Shop Forum More Submit  Join Login
Ash y Serena en Alola - beso by Yumi-999verde

Después de pasarlo bien y de haber estudiado más a fondo a los oricorios, los chicos se quedaron en la isla esa noche. Todos acamparon, se quedaron ahí por 2 días. Después eso, regresaron a la isla Melemele. Salieron temprano por la mañana. Serena estaba feliz por su nueva compañera, oricorio. Todos estaban en el yate, Sophocles, Mallow y Lillie aún seguían con sueño, por lo que siguieron durmiendo durante el viaje. Ash, Kukui, Serena, Lana, Kiawe y el capitán, junto con sus pokémon seguían despiertos. Aunque no durarían mucho el estar despiertos, Lana apenas se mantenía despierta, entre cerraba los ojos a cada rato. Kiawe está bien, porque él esta acostumbrado a ser tempranero. Kukui descansaba leyendo un libro. Ash estaba a punto de quedarse dormido, pero luego mira a Serena, que seguía despierta. Sospechó que no quería dormirse, Ash creía que seguía feliz por nueva atrapada. Él se sonroja, por ella. 


Sin embargo, no todo era como Ash creía. Serena si estaba feliz por su nueva compañera, pero en realidad estaba triste: sabe que cumplió con su objetivo y que ahora debe marcharse a Hoenn. Vio su bolso, lo abre para sacar un papel que dice qué día y hora debe irse. Lo que leyó la dejó en shock. Quería llorar. ¿Tanto tiempo estuvo en Alola? ¿Y ahora se tiene que despedir de sus nuevo amigos y de Ash? ¿Ahora? No lo podía creer. Según la información, Serena debe tomar un barco con dirección a Hoenn y la fecha es la misma que el día en el que estaban regresando a Melemele, debía partir a 6:50 pm.

Serena le salió una lágrima, pero no se permitió el dejarse ver a los demás que le pasaba, ni siquiera Ash. Tenía miedo de herirlo. Pero sabe lo que tiene que hacer, y es despedirse. El día de hoy, es el día de las despedidas. Serena debe seguir sonriendo y confiando que volverá a ver a Ash, algún día. Mientras observaba el mar sujetándose del pasamanos, baja la cabeza y derrama una lágrimas, tal vez así se desahogue. Estuvo poco tiempo en Alola. Es cierto que Ash ha cambiado y dejó su sueño por un tiempo, pero él es Ash, solo Ash; Serena lo reconocía como tal. Es del quien se enamoró y le mostró sus verdaderos sentimientos. Por fin terminó de llorar sin que nadie la notará. 

-"Ahora que lo pienso..."-pensaba Serena.-"Desde que me encontré con Ash de nuevo, no me ha dado una respuesta desde el día en que nos separamos en Kalos. Ash, ¿sientes lo mismo, o no?"

Ash estaba despierto, pero esta con la cabeza en las nubes. Ash mira el techo del yate, pensaba. Con la cara sonrojada, piensa en Serena. 

-"Ahh..."-pensaba Ash.-"Hasta el momento, no le he dicho nada a Serena...¿Cómo explicarle lo que sentí ese día? Me quedé aturdido por ese momento, y me gustó, pero... Ahora querrá que le diga algo, pero no sé que palabras decir. Y cada vez que quiero tocar el tema, me avergüenzo o nos interrumpen. En verdad me he vuelto más idiota que antes."

Kukui miró a Ash por un momento. Kukui se veía preocupado por la situación que pasaba Ash. Una vez que lleguen a Melemele, las cosas iban a cambiar.

Después de unas horas, llegaron a Melemele. Todos querían regresar a sus casas para descansar, pero Serena los detiene y les da un aviso a todos. 

-Chicos.-decía Serena.
-¿Qué sucede?-pregunta Kukui.
-Verán...esto es difícil de explicar pero,...
-¿Serena...?-pregunta Ash.
-¿Te sientes bien?-pregunta Lillie. 
-Chicos...el día de hoy...regreso a Hoenn.

Al escuchar la noticia, sus amigos quedaron petrificados. Estaban muy sorprendidos. 

-¡¿QUÉ?!-Mallow estaba muy sorprendida.
-¡¿Tan pronto te vas?!-Lana tenía ojos como platos.
-Si acabas de llegar a Alola.-decía Lillie apenada.
-Todavía hay cosas que quiero preguntarte...-decía Sophocles. 
-Y yo quería otra lucha con tu braixen.-decía Kiawe apenado.

Todos se veían tristes. Pero Ash era el más sorprendido, seguía en shock. Se quedó sin habla, no sabía qué decir. Kukui lo nota, tenía que hacer algo para que Ash no se ponga peor. Decidió hablar también.

-Es un lástima...-decía mientras se acercaba a su alumno reboltoso.
-Sí...-Serena saca del bolso los documentos en donde decía la información de su partida a Hoenn.-La verdad es que, me entretuve tanto con ustedes en Alola que se me olvidó por completo el día en que debo partir. Ese día es hoy en la tarde. Lo lamento mucho. Pero la he pasado muy bien aquí en Alola con ustedes.

Serena se veía triste, sus amigos lo notaron y quedaron igual. Ash seguía sin decir nada, pero se movió, bajo su cabeza. Kukui lo notaba.

-Es una pena, pero tengo que irme. Ash, también me disculpo contigo.
-No...-Ash habla bajo.-Está bien. Después de todo, es tu responsabilidad.

Serena ve bien a Ash. Estaba frustrado. Para no hacerlo sentir mal decidió no hablar con él.

-Bueno, es una pena, pero antes debes prepararte y comer algo antes de irte.
-Sí, profesor. 

Los chicos se despidieron, se fueron a casa tristes.

Al regresar a la casa del profesor Kukui, Serena, Rotom y Pikachu decidieron entrar, pero Ash era el único que estaba afuera.

-Profesor.
-¿Qué pasa, Ash?
-Disculpe pero,...tengo que hacer una cosa, vuelvo en un rato.-se voltea y se va corriendo.

Serena preocupada quiere detenerlo.

-Espera Serena.-Kukui la detiene.
-Profesor...
-Deja que se vaya, creo que debe estar solo por ahora.
-Yo...
-Serena, sé que lo amas.

Serena se sorprendió por lo que ha dicho.

-Ash me lo contó. Me lo contó a mi, como si yo fuera su padre.
-Profesor...
-Y sé que él debe tener también esos sentimientos, y ahora que sabe que te vas, lo devastó. Ni siquiera te ha dicho lo que él siente por ti.
-Yo...
-Creo que ahora, solo puede despedirse.

Serena baja la cabeza triste. Ya no volverá ver a Ash, quizá dentro de mucho tiempo.

Ash seguía corriendo con la cabeza baja, solo corría, a donde sea. Va a donde lo lleve la tristeza. Ash llorá. 

-"Serena..."-pensaba Ash.-"Serena...Serena...¡SERENA!"

Por cosas del destino, todo terminó en un triste final. Ash al final no consiguió decirle a ella lo que sentía por ella. Serena quería una respuesta clara de Ash, pero él no lo hizo. No lo hizo antes. 
El destino se burlaba del joven entrenador, poniéndole roca a mitad de camino, haciendo que el joven se tropiese y ruede por el suelo.
Ash no quedó tan herido, solo unos rasguños y suciedad en la ropa fueron los que se impregnaron en él por su ser incompetente. Ash se queda en el suelo.

-Yo...yo...la amo...Soy Ash del Pueblo Paleta, y soy un incompetente...-llora.-Serena, no hice caso el hecho de que te vas ir, tu estancia en Alola fue lo más maravilloso que me ha ocurrido. Si te lo hubiese dicho antes- No. Habría sido lo mismo, soy un tonto. Quiero en verdad decirte lo que siento. Por lo menos, solo quiero decirte eso antes de que te vayas. Yo...

Ash lo meditaba a cada rato. No podía...no. No debía seguir así. Tiene que decirle lo que siente antes de que ella se marche. 
Se levanta del suelo, mira a su alrededor. ¿Hasta dónde lo llevó ese deseo de correr? Se dio cuenta de donde estaba, ya había estado en ese lugar antes, estaba en las afueras de las Ruinas de la Guerra, donde reside la deidad guardiana de la isla Melemele.
¿Por qué estaba allí? No lo sabe. No sabe el por qué, pero de algo estaba seguro, está decidido. Tal vez Ash llegó hasta allí por mero deseo. ¿Acaso Ash necesitaba ayuda? ¿Tapu Koko es el que le levantaría las fuerzas a nuestro héroe? No puede ser posible, solo fue una coincidencia, o al menos es lo que creía el joven entrenador.

Sin pensarlo dos veces, el joven Ash se levanta, se limpia, seca sus lágrimas y regresa a la casa del profesor Kukui. Pero se dijo algo así mismo antes de regresar: "me despediré primero de la manera correcta, y una vez que esté con ella hasta el final, se lo voy a decir"-pensaba el nuevo Ash.

Mientras iba de regreso, por otra parte, Serena ya tenía todo listo para irse. Aún era temprano, así que decidió ir a explorar los alrededores, se despediría de los nuevos amigos que ha hecho y de Ash. 

-¿Segura que no quieres quedarte un poco más en la casa?-pregunta Kukui.-Ash puede regresar en cualquier momento.
-Creo que es mejor que no. No todavía. Aún es temprano, así que quiero salir un rato.
-Está bien, pero no pierdas la noción del tiempo. Así podremos despedirnos.
-No se preocupe. Hasta luego.

Serena se va a la ciudad. Kukui la observa, pero luego se voltea y entra de nuevo a la casa. Serena se pasea por el centro comercial de la ciudad, ve algunas prendas de moda, accesorios e incluso compró malasadas para ella y sus pokémon, pero no podía evitar el estar triste. Pensaba en Ash. Si en verdad sentía lo mismo que ella por él, entonces no debería estar triste. Sin embargo, quiere una respuesta clara del chico. Si repasamos los momentos que han vivido en Kalos, el Ash de ese entonces, no parecía mostrar señales de interés amoroso hacía Serena; sin embargo, si se notaba que tenía cierto aprecio el uno por el otro. Ash es un despistado, así ha sido hasta el día que ambos se despidieron en Kalos. En un principio Ash creyó que ella le diría algo, pero no fue TAN así. Ese momento fue el más impactante para nuestro héroe Ash. Un cambio bastante radical ocurrió en él después de haber recibido el beso. Cuando Ash llegó a Kanto esa noche, no paraba de pensar en todos los momentos que pasó junto a ella. 

*Flash Back*

En la noche en que Ash llegó a casa, se fue a dormir después de cenar y de hablar con su madre, pero hay algo que todavía no le ha dicho. En su cama hablaba con pikachu.

-Pikachu.-decía Ash un poco sonrojado.-¿Cómo es que no me dí cuenta? Y ahora...
-¿Pika?-pikachu miraba preocupado a su entrenador.
-Cada vez que...recuerdo "eso"...mi pecho...siento cosquilleos en el pecho, también puedo sentir el acelerar de mis pulsos.-pone la mano en el pecho y se aprieta.-Yo solo podía sentir eso cuando estoy en una batalla. En especial cuando sincronizaba con Greninja. Ahora...

Pikachu se acerca a Ash y lo abraza.

-¿Qué rayos me pasa, pikachu?-Ash abraza a su amigo.
-Pika, pika...
-Si Brock estuviera aquí, él me explicaría sobre estas cosas.
-¿Pi?
-Creo yo...
-Pika...
-O tal vez no. ¬¬'
-Pika, pika.
-Hablando seriamente, de verdad que me siento extraño y a la vez tonto. Ahora que por fin entiendo este tipo de sentimientos, no hay manera de que los pueda expresar bien...quiero decir...ella no está aquí. Debí darle una respuesta, pero al final...no le dije nada. Soy un completo idiota. 

Ash trató de no darle tantas vuelta y se durmió, pikachu también hace lo mismo. 

*Fin del Flash Back*

Ash había recordado esa conversación en la noche que llegaron a Kanto. Ahora sabe lo que le pasaba y puede demostrar esos sentimientos con esa persona tan especial. Ash llegó a la casa del profesor Kukui. Esté último lo recibió seriamente.

-Ash.
-Profesor.
-¿No te has topado con ella?
-No...
-Ash, no tienes idea de cómo se siente ella ni de ti mismo. Me siento un tanto culpable por no haberles hablado antes. Además, me preocupa...
-¿Le preocupa?
-Ambos son muy jóvenes para entender este tipo de sentimientos, y si siguen así, ambos terminarán lastimados. 

Ash se quedó un momento en silencio. Es verdad que son muy jóvenes para entender este tipo de sentimientos; a pesar de que Serena lo pudo demostrar cuando viajó junto a Ash en Kalos, si bien, todavía seguía siendo un amor inocente. Y Ash seguía siendo un despistado. Pero ahora es diferente: son niños, es ciertos, pero sus sentimientos del uno por el otro son REALES. De eso no hay duda.

Ash aprieta el puño, adopta una pose con firmeza y decidida, y le habla a Kukui con la cabeza en alto.

-¡Profesor Kukui... sé que soy un niño y...soy un lento...! ¡Pero lo que yo siento por Serena es real! Tal vez no nos veamos nuevamente en un futuro cercano, sigo sin entender muy bien esta emoción y eso de que saldremos heridos, pero aún así...¡Me siento bien por haberme enamorado de mi amiga de infancia! ¡Y quiero decírselo!

Hubo un silencio prolongado, pero después de esa pausa llena de tensión, Kukui sonrío dulcemente.

-Era lo que esperaba que dijeras.-dijo Kukui, sintiéndose orgulloso de su alumno.
-Profesor...-dijo Ash.
-Ve tras ella. Su crucero pronto va a partir.

Ash sale de la casa corriendo, fue a buscarla. 
Rotom y los pokémon de Ash que notaron todo lo que pasaba, se mostraban preocupados por su entrenador enamorado.

-¡Increíble!-Rotom se veía muy sorprendido.-¡Nunca pensé que Ash manifestaría la emoción humana más famosa y expresiva de toda la historia de la humanidad! ¡Subiendo nuevos datos...!
-Rotom. En el amor no hay cálculos o ciencia, se vive.
-¿Vivirlo? No lo entiendo-roto.
-Esta bien. No hay por qué entenderlo.

Rotom se mostraba muy pensativo. Miró a pikachu por un momento, esté le devolvió la mirada. Asintieron ambos.

-Creo que después de todo iré tras él-roto.
-¡Pikachu!

Ambos se fueron rápidamente en busca de Ash.

-Creo que es mejor que no los detenga. Siento que algo bueno se avecina.-dijo Kukui.-Pero será mejor que vaya donde los chicos.

¿Qué quiso decir Kukui con esto? Bueno, después de que se marchara Ash de la casa y Serena estaba fuera, los compañeros de clase de Ash llamaron al profesor Kukui, diciéndole que estaban organizando una de fiesta sorpresa a Serena como despedida. La salida del crucero de Serena sería a las 7:15 pm, a esa hora, ya estaría atardeciendo. La fiesta sería en el patio del centro pokémon, la enfermera Joy les habría dado permiso.
La fiesta comenzó una hora antes de la partida del crucero. Serena estaba junto a sus nuevos amigos, pero Ash no estaba, de seguro no sabía lo de la fiesta de despedida.

-No pudimos contactarnos con Ash.-dijo Mallow un poco decepcionada por no saber nada de Ash.
-Esto es muy raro...-dijo Lana.
-No se preocupen, de seguro vendrá en cualquier momento.-dijo Serena con una tímida sonrisa.
-Rayos, olvidé decirle lo de la fiesta.-dijo Kukui sintiéndose mal por su error.

Por otra parte, Ash, que no sabía en dónde se encontraba Serena, tomó la decisión de regalarle algo especial a su querida amiga.

-Quiero darle algo lindo para que me recuerde.-decía Ash pensativo.-¿Pero qué?
-¡YO SÉ-ROTO!-gritó una voz conocida.
-¡Waaa, Rotomdex! Me asustaste...
-Lo siento, pero sé cual es regalo perfecto para Serena.-la pantalla de rotomdex mostraba una cara de sonrisa orgullosa-roto.
-¿Qué sería, rotom?
-Ustedes dos están enamorados ¿no?

La pregunta dejó rojo a Ash. No respondió.

-Si es así, yo creo que ustedes querrán algo como esto como un recuerdo para los dos-roto.-En la pantalla mostró la foto de una especie de pelota hecha con cuerdas.
-Eso...¿qué es?
-¡Esto, mi estimado Ash, es...!

Ya eran las 7:00 pm, la fiesta había terminado y todos ya estaban cerca del muelle para despedirse de Serena, excepto Ash.

-Serena, fue divertido tenerte aquí.-dijo Mallow con una sonrisa alegre.
-Fue corto el tiempo que pasó, pero me agradó conocerte.-dijo Lana.
-Vuelve a Alola cuando quieras.-decía Sophocles.
-Espero luchar de nuevo con tu Braixen.-decía Kiawe.
-Espero ver más de tus bellas exhibiciones.-dijo al final Lillie.
-¡Gracias chicos, son geniales!-se despidió Serena de sus nuevos amigos amablemente. Se giró hacia Kukui.-Profesor, siento mucho las molestias, gracias por darme hospedaje en su casa.
-No hay ningún problema, eres bienvenida.-dijo Kukui a la chica.

Serena vio los alrededores, Ash todavía no aparece.

-¡Ese Ash! ¿Cómo se atreve a no aparecer y sin siquiera despedirse?-dijo enojada Mallow.
-¿Le habrá pasado algo?-pregunta Lillie.
-Esto es raro en Ash.-dijo Sophocles.

Serena se veía triste, pero aún así sonreía.

-Sé que Ash no es así, de segura debe haber una razón por la cual no se aparece...
-¡Y la hay!-gritó alguien.

Todos se voltearon para ver quién había hablado. Era el desaparecido Ash.

-¡ASH!-dijeron todos.

Serena lo vio sonrojada. Ash se acercó y se disculpó con todos. Se pone enfrente de Serena.

-Serena, lamento la tardanza.-estaba tratando de ser el mismo.
-¿Qué te pasó?
-Estaba buscando algo...y quiero dártelo.

Ash sacó del bolsillo el objeto que buscaba.

-Toma.
-Ash, eso es...¿un lazo destino?
-Eso mismo.

El objeto lazo destino es un objeto que sirve en batalla y en la crianza de los pokémon. Pero también tiene un significado profundo: está basado en la creencia asiática del "hilo rojo del destino".

-De seguro, lo usarás en el futuro...-sí, es lo mejor que pudo decir.
-...Gracias, Ash. Lo voy a cuidar mucho.

Tal vez se deba a que había más personas con ellos en el momento, pero ambos jóvenes no pudieron evitar el sonrojarse. Pero para Serena eso ya no era nuevo para ella. Ya había ocurrido. Lo hizo enfrente de Clemont, Bonnie, Dedenne y Pikachu.

-Serena, quiero decirte algo. Quiero darte una respuesta.-declaró Ash ignorando completamente quienes estaban detrás de él y Serena.
-...-Serena calla.
-Después de mucho pensarlo...sigo sin entenderlo bien, pero..."aquello"...me gustó.
-¡Eh...!-Serena abre la boca sorprendida.

Los demás que estaban viendo la escena no entendían nada. Pero parece que Lillie y Mallow sí comprendían la realidad de la situación. 

-¡Serena...! ¡ME-!-justo cuando le iba decir algo a Serena, pasó lo inesperado.

Serena lo sabía muy bien y se debe a su conversación con el profesor Kukui. Y más aún cuando vio ese lazo destino. Supo perfectamente lo que Ash intentaba decirle. Se sintió extraño, pero a la vez tierno. 
Los amigos de Ash quedaron impresionados, incluyendo el profesor Kukui: Serena lo besó nuevamente.
Serena se separa de Ash para verlo.

-...gustas.-dijo Ash al final. 

Después de eso, ambos se miraron el uno al otro, sin decir nada, solo bastaron 3 segundos para entender lo que acababa de suceder para ambos jóvenes. Ya pasado esos segundos, Serena volvió en sí y se despidió de Ash.

-Gracias, Ash. Espero volver a verte.-le dijo con una amable y tierna sonrisa en el rostro. Se alejó de Ash con dirección al barco.-Adiós, Ash. Adiós, chicos y a usted también profesor Kukui. ¡Alola!-alza el brazo y lo mueve de un lado a otro en señal de despedida.

Ash, que hasta hace nada quedó aturdido por el segundo beso, se incorporó y se despidió de la misma manera que en Kalos. Los demás que estaban detrás de él, hicieron lo mismo. Todos se despidieron de su nueva amiga. 


-¡Alola, Serena!-todos se despidieron.

Serena subió por las escaleras y esperó la partida del crucero rumbo a Hoenn. Partió. Serena con una sonrisa, mira por última vez a sus nuevos amigos y a Ash, su amor de infancia. 

-Nos vemos, querido Ash.-murmura Serena con cara sonrojada.

Serena se adentra en el crucero. Ya todos se despidieron. Ash está feliz, porque fue correspondido y tiene por segura que él y Serena se volverán a ver.
Pero luego, al voltearse...

-¡QUÉ ROMÁNTICO!-decían Mallow y Lillie juntas tomadas de las manos por el suceso.
-Asombroso...-Lana estaba colorada, pero maravillada.
-¡¿Por qué no nos dijiste que ustedes dos son novios?!-interrogaba Sophocles.
-¡Primer...beso...!-Kiawe se veía celoso.
-¡Eres todo un hombre, Ash! ¡Ja, ja, ja!-se reía el profesor Kukui.
-¡LO HE DOCUMENTADO TODO-ROTO!-Rotom pasaba imágenes del suceso romántico por su pantalla.

Ash quedó de piedra. Se veía avergonzado. Pero respondió.

-Eee...eto...yo...-por la vergüenza no modulaba bien y le constó responder.-Yo he...de hecho fue mi segundo besó.
-¡¿EL SEGUNDO?!-gritaron los amigos. 

Ash estaba en una situación complicada, se sintió en una especie de interrogatorio en la comisaría, afortunadamente, no era la oficial Jenny quién lo interrogaba. 
Kukui ayudó a Ash controlar el bullicio, y Ash les explicó todo a sus amigos. Todos quedaron fascinados; no obstante, Kiawe no lo encontró justo el que Ash haya dado su primer beso antes que él. 

-Haaa...-suspiró Kiawe.-Yo también quiero una linda novia...

Mallow le pisa el pie con fuerza.

-¡Aaay!.-gritó Kiawe.-¡¿Y eso por qué fue?!
-Pues entonces date prisa y ya pídele que sea tu novia.-dijo Mallow un poco molesta.
-¿Quién?
-¡Exacto!-dijo con firmeza.

Los chicos no entendieron el por qué el descontento de Mallow, pero las demás chicas si parecieron comprenderlo. Lillie le habla al oído a Mallow.

-Aún así, me das envidia Ash.-decía Sophocles.
-¿Eso creen?-avergonzado, Ash se rasca la cabeza y muestra una tímida sonrisa.

Rotom comienza a interesarse más en el tema.

-No concuerda. No concuerda.-decía Rotom.-Según la información sobre ti entregada por Serena, se supone que deberías ser alguien más maduro, y mis datos sobre ti aquí en Alola son incomparables a los que describía ella-roto.-Rotom muestra una gráfica en la pantalla, en la que aparece la figura de Ash con su vestimenta de Alola en la parte izquierda de la pantalla, y a la derecha, está la figura de Ash con la vestimenta de Kalos.-Ilógico, ilógico, ilógico.-Se altera.-¡No eres el Ash del que habló Serena cuando estuviste con ella en Kalos! ¡¿Qué sucedió?! ¡Mis cálculos fallan!
-Ehh...-Ash se pone pensativo.-Ni siquiera yo lo sé bien...

Sí...los del staff del anime de Pokémon no quieren mucho a Ash y lo cambiaron por algo más infantil para Alola... Bueno, no hay remedio. ¬_¬

Todos regresaron a sus casas. Ya era de noche y era hora de dormir. Pero antes de que Ash se fuera a la cama, Kukui interrumpió.

-Por cierto, Ash.-habló Kukui.-¿De dónde sacaste el lazo destino?
-Me lo regaló el kahuna Hala, le conté lo que me pasaba y me entregó el lazo destino, dijo que era el regalo perfecto.
-Conque Hala ¿eh? Bueno, eso quería saber.
-Ok. Buenas noches, profesor.
-Buenas noches, Ash.
-¡Profesor!

Kukui se voltea.

-¿Sí?
-....Gracias por los consejos que me dio. Eres una gran amigo...y padre.
-...

De repente el ambiente se sintió alegre y conmovedor. Después del largo silencio, ambos se fueron a dormir.

-Ash...eres el hijo que nunca imaginé tener.-dijo para sí mismo.-Aunque no creo que el kahuna Hala allá tenido ese lazo destino de un momento para otro, más aún por todo lo que hemos visto y vivido el día de hoy. ¿No habrá sido Tapu-Koko?

Aún con la duda, Kukui se fue a dormir. 

Afuera de la casa, una silueta negra esta enfrente de la casa del profesor Kukui. Se eleva suavemente hasta ser iluminado por completo por la luna llena. Era Tapu-Koko, quien de repente se aleja y vuela sobre el mar e Alola, con dirección al horizonte. ¿De verdad fue Tapu-Koko quien tenía el lazo destino desde un principio? ¿Otra travesura? No seguridad sobre ello, pero tendremos nuestras sospechas.

FIN.
Hola a todos.
Debo disculparme con todos ustedes por la espera del último capítulo. He estado muy atareada con cosas de la universidad y he tenido exámenes. Y con las vacaciones, se me ha olvidado escribir, pero ahora si tengo tiempo.
¡Aquí el último capítulo! 
No comments have been added yet.

Add a Comment:
 
×

:iconyumi-999verde: More from Yumi-999verde


More from DeviantArt



Details

Submitted on
February 7
Submitted with
Sta.sh Writer
Link
Thumb

Stats

Views
223
Favourites
2 (who?)
Comments
0
×