M
literature

Mision en el planeta Yugot (cap 2.4)

1 Favourite
0 Comments
85 Views
Capítuo dos.-Carta parte

El regalo

    No es difícil imaginar que una vez en las duchas es Michelle quien se encarga de ayudar al chiquillo con el baño y a vestirse. Cuando está vestido y peinado lo llevan a conocer a la Reina Anémone, que en aquel instante ya se ha hecho un tiempo para poder saludarlo, como corresponde. Dennis viste una camisa cuadrillé que ajusta dentro del pantalón negro de tela que le ha calzado Michelle antes de encajarle un chaleco que realmente incomoda, pero el niño lo soporta, pues debe verse presentable para la ocasión. De igual forma, Estela luce un bello traje blanco, simple, pero con delicados encajes que la hacen parecer un pequeño ángel. Sus cabellos sujetos en dos coletas con cinta blanca se encuentran tan apretados que la niña tiene la sensación de que sus ojos se estiran más de lo normal. Por su parte, la mujer luce una melena corta acomodada de tal forma que de sus rubios cabellos ni un pelo se sale de su lugar.
    Con ambos pequeños listos y tomados de la mano, Michelle se acerca a London con una sonrisa y hace un gesto desde lejos para despedirse de Darma, Salvattore y Daniel. No puede negar que se siente tan emocionada como sus hijos de ver en persona a la Reina de Laureloth, y es que… ¿cómo no? Si ella es la máxima autoridad de todo el planeta.
    Pasando por los largos pasillos de mármol del palacete, avanzan con calma, ambos adultos delante de los niños, los que no evitan mirar cada
objeto que hay en las paredes como si fuera un tesoro de la antigüedad. Una vez que llegan al segundo piso, doblan una esquina y se detienen frente a la tercera puerta, donde un cartel simple recita: “Despacho”, puerta que London golpea con suavidad antes de girar el picaporte.
–Ah… eres tú, London –dice la Reina con tono amable desde el centro de la oficina, y se coloca de pie tras su escritorio para saludarlos muy recta desde su lugar.
Ella con una estatura media luce un vestido celeste y crema de mangas anchas y lisas.
–Majestad –London y la mujer hacen una reverencia secundados por los pequeños, y el hombre se adentra en la oficina mientras agrega–: le presento a Michelle Grant y sus hijos Dennis y Estela Grant. Él es mi aprendiz, el futuro Guardián Noche –explica con solemnidad, indicando a los niños que han ingresado de la mano, tras entrar Michelle.
–Es un placer conocerlos, tomen asiento –saluda ella e indica una mesa con sillas que se encuentran en un extremo de la estancia, notando la mirada curiosa de Dennis posarse en su trigueño rostro de nariz respingada, cruzando sus verdes ojos con los burdeos de ella.
    Haciendo lo dicho, Michelle ayuda a su hija a sentarse junto al pequeño quien, una vez en su lugar, no tarda en interrogar cuándo va a casarse la Reina. Casi en un murmullo su madre lo hace callar avergonzada, mientras los pálidos labios de la soberana esbozan una sonrisa.
La entrevista es corta y tocan los temas típicos de los que se habla con cada madre de aprendiz. Para empezar, se entera de que los entrenamientos comienzan con la jornada escolar y duran hasta unas pocas semanas de la Estación del Agua, que al ser más fría coincide con las vacaciones estudiantiles, que vale decir, pronto acabarán.
–Debido a los viajes constantes, Darma y Daniel se mudarán a Ciudad Capital, comenzando las clases, pero, no sé si usted desee hacerlo todavía– comenta la Reina con sutileza, explicando de inmediato que no hay problemas con seguir enviando la carroza por ellos hasta el pueblo.
–Algo me ha comentado ella, pero no estoy segura de querer cambiar al niño de ciudad aún… Emerik está muy apegado a sus compañeros, y mi marido no puede dejar su trabajo.
–Comprendo, puede pensarlo con calma ya que el entrenamiento de Dennis no será oficial hasta empezadas las clases.
–Hablaré con mi marido y, una vez tomada la decisión, no tardaré en informarle.
    Aquellas palabras no dejan de inquietar un poco a Dennis, que sentado junto a Estela se queda quieto analizando las cosas con el ceño fruncido; cambiarse de instituto siempre es terrible para un niño, pero peor que eso sería apartarse de su familia. No importa cuántos guardianes o incluso elementales le pongan de vecinos; irse de la casa…, no lo hará.
Published:
© 2013 - 2020 SasamiHanatsuki
Comments0
anonymous's avatar
Join the community to add your comment. Already a deviant? Log In