Shop Forum More Submit  Join Login
×

Edouard MANET

Los años de Argenteuil representan una edad  de oro para  el impresionismo. Allí se juntaron Monet, Manet, Renoir, y también Caillebotte y Sisley. De la amistad que les unió dan  testimonio algunas telas.

Monet,  que había tomado a Manet  bajo  su protección, le encontró en Argenteuil, en una casa cuyo anterior inquilino había sido Renoir. La grandeza del alma de Monet  quedó patente en este corto escrito a Théodore  Duret:

          «Ayer  fui a  ver  a Monet. Lo encontré preocupado... Me preguntó si sabía de alguien

que le comprara  un cuadro,  el que fuera de  los diez o veinte que tiene acabados, a

razón de 100 francos cada uno. ¿Qué le parece que lo hagamos nosotros por 500

 francos cada uno? Evidentemente,  no sabrá que  somos nosotros. Por desgracia,  hay

 que saber  mucho de pintura, como nosotros, para que, a pesar de lo repugnante

que  nos pueda  resultar, hagamos un excelente  negocio y al mismo tiempo ayudemos

         a un hombre de talento».

EL CUADRO

    Por la misma época, Renoir pintó a Monet trabajando en su jardín. Por su parte, Manet decidió representar a su amigo en el famoso barco-taller que permitía al artista pintar el Sena y sus márgenes no  desde  la  orilla,  sino desde el río.

La
mujer  que  aparece en la cabina es  Camille, la esposa de Monet. Pero, por miedo a que se cansara, Monet la substituyó por una modelo que hizo venir expresamente desde París.

Estos juegos eran frecuentes entre los dos pintores. Según escribió el residente en Argenteuil

«En este barco  he pasado horas inolvidables con Manet. En él pintó mi retrato, y yo hice el suyo con su mujer».

Monet aprendió  mucho de  su relación con los impresionistas. Y se lanzó a pintar escenas al airelibre.  

Pero el  paisaje  no  fue  el  principal motivo de  sus telas, prefería  hacer  figuras, por más qule colocara la naturaleza de fondo.

LA HISTORIA

El cuadro fue comprado por 1150 francos por Víctor Choque En la década de 1880. Después de la dispersión de las telas de aquel célebre coleccionista, fue adquirido  por la pinacoteca nueva de Múnich.

Magnífico retrato de Manet por  Fantin-Latour. Del  mismo modo que  Manet pintaba a Monet, o Renoir  a Bazille, a los  impresionistas  les gustaba servirse de  modelos

Cotización

En las subastas se ven muy pocos Manet. Un simple dibujo a lápiz vale más de treinta mil euros. Respecto a las telas, hay que hablar  de decenas  de millones.