NuxalExVi's avatar
7 Watchers1.2K Page Views13 Deviations

Feliz 2015 - Foros KHWorld

F

Feliz 2015 - Foros KHWorld

31 de Diciembre. No sabría decir cómo ni quién organizó todo, pero la verdad era aquello: Estamos todos allí. Mentos, Sito, Soda, Lait y Sheldon, dirigiéndose los insultos más cariñosos que mis tímpanos han oído nunca. Crys, Aru, Bond, Jolou y Mario, charlando de cosas que ni ellos entienden realmente. Orb, Tidus y Riv, discutiendo sobre asuntos familiares como si fuera algo cotidiano. En un rincón, estaban Red y Kairi, leyendo las desgracias ajenas en ADV. Por ahí se ve a Espe y a Suzu, cantando Let it Go como si realmente fuera a salir hielo de sus manos. En un sofá, se pue

Una Vida Normal

U

Una Vida Normal

Beep, beep, beep. En mi vida normal, no había ninguna canción en el despertador. Sólo simples y monótonos pitidos, que se incrustaban en mi cerebro hasta despojarme de todo el cansancio. En mi vida normal, un café componía todo el desayuno. No había grandes comedores llenos de toda la comida capaz de imaginar, con platos que se rellenaban mágicamente; ni mayordomos que te sirvieran esas crêpes que tanto adorabas. No, nada de eso. Sólo café. En mi vida normal, mi ropa era sencilla. Sin estampados, ni colores vistosos. Ni demasiado ceñida, ni demasiado holgada. En mi armario só

La Esfera de Cristal

L

La Esfera de Cristal

Noche cerrada en Arabia. Los luceros brillaban en la manta de terciopelo oscuro que era el firmamento, como los brillantes del collar de una hermosa mujer. El visir estaba sentado en su trono, solo en la majestuosa sala. Apoyaba el mentón en su moreno puño, mientras con la otra mano se rascaba su recortada perilla. Sus ojos denotaban cansancio, causado por las largas horas frente a libros de cuentas y poderosos hechizos; por las experiencias vividas que muchos no habrían podido soportar; por haber amado y perdido. En ese preciso instante, rodeados de sombras y lujosos tapices, aquellos dos granates observaban con avidez una e

Siempre Juntos

S

Siempre Juntos

En mitad de la noche, una alarma sonó en un reloj de pulsera. Laura abrió los ojos y la apagó rápidamente, con un solo movimiento. Se bajó de la cama de un salto, apoyando sus pequeños pies en el frío suelo de la habitación. Eran las dos de la mañana, hora del cambio de turno de las enfermeras. La hora estipulada. La niña se puso las suaves zapatillas que su abuela le había regalado para mantener los pies calentitos y la bata. Salió sigilosamente de la sala, tratando de no despertar a los demás chiquillos. Bueno, excepto a Carlos. Pero él nunca dormía. Con sus pasos

La Princesa de las Nieves

L

La Princesa de las Nieves

Al principio, todo era oscuridad. Después, una suave luz se posó, blanca y pura, sobre la bailarina. Ataviada con un precioso vestido hecho de sueños, sacrificio y nubes; comenzó su danza de movimientos delicados y gráciles, acompañada por un cuarteto de cuerda. Había trabajado mucho para llegar a ese momento: no sólo meses de entrenamiento y práctica, sino mucho más. Había tenido que esforzarse para llegar a ser el cisne que era. Blanco, perfecto, delicado. Ya no quedaban fotos de su yo anterior: una mezcla de lodo y malformaciones. Horrorosa, putrefacta, imperfecta. Mucho le habí

Como el sol

C

Como el sol

Un pie delante del otro, una y otra vez. Izquierda, derecha. Izquierda, derecha. La vagabunda hacía equilibrios sobre la barandilla del puente. Si perdía pie, le esperaba una caída de cincuenta metros a las aguas heladas del río. Pero ella iba segura y resuelta. Le gustaba el riesgo, la adrenalina; sentirse viva. No como aquellos que la miraban con los ojos desorbitados, pensando que la locura invadía su mente. A ella no le importaba. Prefería estar loca a ser como ellos, atados a sus quehaceres y a banalidades; seres cuya vida les ha sido arrancada, quedando simplemente objetos que ven pasar las horas mientras

El coletero.

E

El coletero.

La conocí un monótono día de esta vida monótona, sin sentimiento. Llegué tarde a la escuela y me quedé fuera. Entonces apareció, como surgida de la nada. De pronto, de mi mundo blanco y negro surgió un nuevo color. Un color de esperanza, de vida, de energía. Era el color del coletero que sujetaba sus raídos y marchitos cabellos, apagados por el frío y la tristeza. La chica se consumía poco a poco en un portal, esperando sin esperanza, con ojos hundidos pero a la vez desafiantes. Traté de acercarme, de ayudarla, de abrazarla; pero simplemente me quede allí mirándola,

Orquidea blanca

O

Orquidea blanca

Un par de pasadas en mi pelo color siena y ya salgo a la calle. El Sol se refleja en mis ojos verde oliva, y sé que hoy va a ser el día. Con rítmicos pasos, voy por la calzada, pasando por los mismos lugares de siempre: la panadería (le guiño el ojo a la dependienta), la zapatería, la floristería. Me paro y compro un una orquídea blanca. Su favorita. Una vez llego al lugar, no tardo en distinguir su cabellera rubia entre la multitud. Está igual de hermosa que siempre: la blusa azul, los tejanos; las gafas de montura verde. Apoyada en una columna, con las piernas cruzadas, escribiendo con pasi

Myrka Dumond - Rol Los Fundadores

M

Myrka Dumond - Rol Los Fundadores

La Luna en lo alto, oronda como una mujer encinta. Hora de cazar. La transformación es un regalo, una liberación. Me hace ser más rápida, más fuerte, más letal. Abandono mi mediocre y frágil cuerpo de humana para convertirme en lo que realmente soy. Un lobo. Le canto a mi Reina mi melodía salvaje y hambrienta, y ella me responde con su brillo desde las alturas. Oigo como me secunda mi hermana a mi lado. Porque nacimos juntas, y así estaremos hasta que no tengamos la suficiente fuerza para desgarrar carne y cartílago. Mis sentidos se agudizan. Huelo una presa, no lejos de nosotras. Ya sien

Huida

H

Huida

Cerró la puerta del portal y suspiró. Sólo había dado dos pasos cuando una sonrisa de pura felicidad llenó toda su cara, desde sus ojos canela hasta los pétalos rosados que eran sus labios. Era libre. Al fin. Le había costado meses de precaución, disimulo y ocultación, pero lo había conseguido. Había tenido que engañar, prometer e incluso robar, pero todo había servido para algo. Para poder escapar de aquella casa. Para poder romper sus cadenas y volver a volar. Libre. Por supuesto, había una parte de su corazón que se aferraba a la seguridad del encierro. Siempre
See all

Feliz 2015 - Foros KHWorld

F

Feliz 2015 - Foros KHWorld

31 de Diciembre. No sabría decir cómo ni quién organizó todo, pero la verdad era aquello: Estamos todos allí. Mentos, Sito, Soda, Lait y Sheldon, dirigiéndose los insultos más cariñosos que mis tímpanos han oído nunca. Crys, Aru, Bond, Jolou y Mario, charlando de cosas que ni ellos entienden realmente. Orb, Tidus y Riv, discutiendo sobre asuntos familiares como si fuera algo cotidiano. En un rincón, estaban Red y Kairi, leyendo las desgracias ajenas en ADV. Por ahí se ve a Espe y a Suzu, cantando Let it Go como si realmente fuera a salir hielo de sus manos. En un sofá, se pue

Una Vida Normal

U

Una Vida Normal

Beep, beep, beep. En mi vida normal, no había ninguna canción en el despertador. Sólo simples y monótonos pitidos, que se incrustaban en mi cerebro hasta despojarme de todo el cansancio. En mi vida normal, un café componía todo el desayuno. No había grandes comedores llenos de toda la comida capaz de imaginar, con platos que se rellenaban mágicamente; ni mayordomos que te sirvieran esas crêpes que tanto adorabas. No, nada de eso. Sólo café. En mi vida normal, mi ropa era sencilla. Sin estampados, ni colores vistosos. Ni demasiado ceñida, ni demasiado holgada. En mi armario só

La Esfera de Cristal

L

La Esfera de Cristal

Noche cerrada en Arabia. Los luceros brillaban en la manta de terciopelo oscuro que era el firmamento, como los brillantes del collar de una hermosa mujer. El visir estaba sentado en su trono, solo en la majestuosa sala. Apoyaba el mentón en su moreno puño, mientras con la otra mano se rascaba su recortada perilla. Sus ojos denotaban cansancio, causado por las largas horas frente a libros de cuentas y poderosos hechizos; por las experiencias vividas que muchos no habrían podido soportar; por haber amado y perdido. En ese preciso instante, rodeados de sombras y lujosos tapices, aquellos dos granates observaban con avidez una e

Siempre Juntos

S

Siempre Juntos

En mitad de la noche, una alarma sonó en un reloj de pulsera. Laura abrió los ojos y la apagó rápidamente, con un solo movimiento. Se bajó de la cama de un salto, apoyando sus pequeños pies en el frío suelo de la habitación. Eran las dos de la mañana, hora del cambio de turno de las enfermeras. La hora estipulada. La niña se puso las suaves zapatillas que su abuela le había regalado para mantener los pies calentitos y la bata. Salió sigilosamente de la sala, tratando de no despertar a los demás chiquillos. Bueno, excepto a Carlos. Pero él nunca dormía. Con sus pasos

La Princesa de las Nieves

L

La Princesa de las Nieves

Al principio, todo era oscuridad. Después, una suave luz se posó, blanca y pura, sobre la bailarina. Ataviada con un precioso vestido hecho de sueños, sacrificio y nubes; comenzó su danza de movimientos delicados y gráciles, acompañada por un cuarteto de cuerda. Había trabajado mucho para llegar a ese momento: no sólo meses de entrenamiento y práctica, sino mucho más. Había tenido que esforzarse para llegar a ser el cisne que era. Blanco, perfecto, delicado. Ya no quedaban fotos de su yo anterior: una mezcla de lodo y malformaciones. Horrorosa, putrefacta, imperfecta. Mucho le habí

Como el sol

C

Como el sol

Un pie delante del otro, una y otra vez. Izquierda, derecha. Izquierda, derecha. La vagabunda hacía equilibrios sobre la barandilla del puente. Si perdía pie, le esperaba una caída de cincuenta metros a las aguas heladas del río. Pero ella iba segura y resuelta. Le gustaba el riesgo, la adrenalina; sentirse viva. No como aquellos que la miraban con los ojos desorbitados, pensando que la locura invadía su mente. A ella no le importaba. Prefería estar loca a ser como ellos, atados a sus quehaceres y a banalidades; seres cuya vida les ha sido arrancada, quedando simplemente objetos que ven pasar las horas mientras

El coletero.

E

El coletero.

La conocí un monótono día de esta vida monótona, sin sentimiento. Llegué tarde a la escuela y me quedé fuera. Entonces apareció, como surgida de la nada. De pronto, de mi mundo blanco y negro surgió un nuevo color. Un color de esperanza, de vida, de energía. Era el color del coletero que sujetaba sus raídos y marchitos cabellos, apagados por el frío y la tristeza. La chica se consumía poco a poco en un portal, esperando sin esperanza, con ojos hundidos pero a la vez desafiantes. Traté de acercarme, de ayudarla, de abrazarla; pero simplemente me quede allí mirándola,

Orquidea blanca

O

Orquidea blanca

Un par de pasadas en mi pelo color siena y ya salgo a la calle. El Sol se refleja en mis ojos verde oliva, y sé que hoy va a ser el día. Con rítmicos pasos, voy por la calzada, pasando por los mismos lugares de siempre: la panadería (le guiño el ojo a la dependienta), la zapatería, la floristería. Me paro y compro un una orquídea blanca. Su favorita. Una vez llego al lugar, no tardo en distinguir su cabellera rubia entre la multitud. Está igual de hermosa que siempre: la blusa azul, los tejanos; las gafas de montura verde. Apoyada en una columna, con las piernas cruzadas, escribiendo con pasi

Myrka Dumond - Rol Los Fundadores

M

Myrka Dumond - Rol Los Fundadores

La Luna en lo alto, oronda como una mujer encinta. Hora de cazar. La transformación es un regalo, una liberación. Me hace ser más rápida, más fuerte, más letal. Abandono mi mediocre y frágil cuerpo de humana para convertirme en lo que realmente soy. Un lobo. Le canto a mi Reina mi melodía salvaje y hambrienta, y ella me responde con su brillo desde las alturas. Oigo como me secunda mi hermana a mi lado. Porque nacimos juntas, y así estaremos hasta que no tengamos la suficiente fuerza para desgarrar carne y cartílago. Mis sentidos se agudizan. Huelo una presa, no lejos de nosotras. Ya sien

Huida

H

Huida

Cerró la puerta del portal y suspiró. Sólo había dado dos pasos cuando una sonrisa de pura felicidad llenó toda su cara, desde sus ojos canela hasta los pétalos rosados que eran sus labios. Era libre. Al fin. Le había costado meses de precaución, disimulo y ocultación, pero lo había conseguido. Había tenido que engañar, prometer e incluso robar, pero todo había servido para algo. Para poder escapar de aquella casa. Para poder romper sus cadenas y volver a volar. Libre. Por supuesto, había una parte de su corazón que se aferraba a la seguridad del encierro. Siempre

Collection

Favourites
NuxalExVi Hasn’t Joined Any Groups yet
Once they’ve joined groups, you’ll see them here.
NuxalExVi is not a Group Admin yet
Groups they admin or create will appear here
Artist // Hobbyist // Literature
  • Dec 12
  • Spain
  • Deviant for 6 years
  • She / Her
Badges
Llama: Llamas are awesome! (1)

Comments

Join the community to add your comment. Already a deviant? Log In