literature

Peacemaker Terapeuta Familiar (caso 1)

Deviation Actions

MakkanFox's avatar
By
Published:
3.3K Views

Literature Text

Peacemaker Terapeuta Familiar


Caso 1: Cuando los dioses se enojan

Me llamo Peacemaker, soy un pony terrestre y desde pequeño siempre me llamó la atención los conflictos entre los demás, no porque fuera alguien morboso que gustara de ello, sino porque me gustaba ayudar a los demás a resolver sus problemas, crecí con los estudios correspondientes para seguir con mi afición, el ayudar a los demás con sus problemas, así al graduarme de la escuela me convertí en terapeuta familiar,  pensé ser el más famoso y de paso ganar mucho dinero en el proceso jejeje, al menos eso pensaba cuando dejé mi hogar en el Broxny y decidí abrir mi consultorio en un lejano poblado llamado Ponyville.

- ¡Pasen y por favor pueden recostarse en los divanes!

Un joven pony color marrón de crines café claro indicaba a sus primeros clientes donde se colocarían durante la sesión, Su marca era la silueta de una pareja de ponys abrazados en forma conciliadora.
Cerca de cada diván había una pequeña mesa con un adorno, una tenía un jarrón al parecer de tierras muy lejanas y se veía muy antiguo, en la otra mesilla una maseta con un helecho que soltaba un fresco aroma, las paredes del consultorio colgaban diplomas de todos sus estudios que cursó para ser consejero y fotos de parejas felices con notas de agradecimiento a Peacemaker.
La dama venía ataviada con un gran y elegante sombrero que le cubría casi por completo el rostro además de llevar puestos lentes de sol, esto para que no la reconocieran, pero la marca del sol en su costado la delataba, la dama tómo el diván cerca del elegante jarrón, mientras su acompañante, un Draconequus de apariencia desgarbada que igual que ella traía un sombrero de ala ancha, lentes oscuros y una gabardina, Peacemaker se sabía discreto ante sus pacientes, pero no sabía si ellos no se daban cuenta de lo obvios que se veían tratando de ocultar sus identidades con tan ridículo disfraz, fue entonces que notó que al Draconequus.

- ¡Emm! Disculpe Sr, pero creo que este diván es un poco pequeño para su persona.
- ¡Mmm! ¡Cierto, pero no se preocupe mi amigo enseguida lo arreglo!     

Dijo el Draconequus con animosa voz para después hacer chasquear sus dedos y el diván se convirtió en una nube de algodón azucarado, tan grande y cómoda como para que pudiera recostarse sobre ella con comodidad.

"¡Mi… diván nuevo!" pensó con los ojos extremadamente abiertos mirando en lo que ahora era su diván, mientras que el Draconequus le arrancaba una parte y se la comía haciendo sonar la boca con fuerza.

- ¡PODRÍAS SER MÁS CORTÉS, ERES TAN CERDO!  

Grito la dama, a lo que Peacemaker que aun estaba en la entrada, alzó sus cascos delanteros y se acercó pidiendo calma, para después ocupar su lugar en medio de ambos.

- ¡Tranquila mi Lady! En un momento veremos la raíz del problema aunque veo una pequeña parte
- ¡Como usted diga Dr.!
- Bien comencemos, Sr disc…
- Solo Señor "D" por favor.
- ¡Ok Sr. "D"! y la dama…
- ¡Sra. "C" por favor!
- Entiendo, bueno veamos primero la Sra. C. dígame ¿Cómo fue que empezó este problema, porque pelean tanto?  
- Pues vera doctor este patán se largo muchísimo tiempo de casa y ahora que vuelve, ¡ME ENTERO QUE ESTE INFELIZ TIENE OTRA FAMILIA!
- Tranquila, estamos tratando de resolver esto.
- Disculpe Dr. Quisiera agregar algo, ella fue la que me convirtió en piedra mil años y me puso como adorno de su jardín.
- ¡ESTABAS ABRAZANDO Y BESANDO A MÍ HERMANA!
- ¡Era su cumpleaños! ¿Cómo crees tú que se felicita a los que cumplen años, eh?
- ¡¡MISERABLE MENTIROSO, POR TU CULPA ENVIÉ A MI HERMANA A LA LUNA!!

Y diciendo esto alzó el jarrón de forma amenazante dispuesta a romperlo sobre la cabeza del Sr. D, Peacemaker rápidamente alzó ambos brazos agitándolos con desesperación pidiendo calma, mientras el Sr. D. se cubría la cabeza con ambos brazos y cerraba los ojos esperando el golpe.  

- ¡Tranquila mi Lady, tranquila no se exalte!

La Sra. C. respiraba con fuerza mientras sus ojos inyectados de furia no dejaban de ver, al Sr. D. completamente intimidado, poco a poco, comenzó a calmarse hasta que de nuevo colocó el jarrón en su lugar y se recostó de nuevo lanzando un suspiro molesto.

- Bien, así está mejor, bien aquí veo una parte del problema, ahora oigamos al Sr. D. para ver qué más podemos encontrar, dígame, Sr. D. como fue que empezó su relación con la Sra. C.
- Pues vera Dr. Era muy joven cuando la conocí, yo vivía en un bosquecillo sombrío y lúgubre cuando ella y su hermana aparecieron de repente, de no sé donde, y ahora que lo pienso, nunca me lo ha dicho, al principio nos llevamos muy bien pues como todo niño, necesitábamos un compañero de juegos, además que su hermana era prácticamente una bebé, yo las ayudé, durante ese tiempo vivíamos con relativa felicidad, ella buscaba gemas para mí y yo buscaba frutos para ellas, hasta que nos hicimos mayores, fue cuando empecé a verla como más que una amiga, un día pensaba decirle algo muy importante cuando su pequeña hermanita se cayó a una cueva subterránea y aparecieron esas malditas gemas, su hermana se acerco a una de ellas y trato de mordisquearla, fue entonces que empezaron los fuegos artificiales (que por cierto me asusté mucho al verlas) y se le tintó el pelo de varios colores, me parecía que se veía muy bien así, pero entonces comenzó a decirme que necesitaba ir a guiar a su pueblo, yo le dije que no era necesario, que iban muy bien sin ella, pero se encaprichó con esa idea y me abandonó, entonces mi corazón se rompió y decidí que haría cualquier cosa con tal que se fijara en mi de nuevo.
- ¡Sí! ¡y comenzó a comportarse como un estúpido!      
- ¡Perdonamee, pero es mi turno!
- ¡OH! ¡CÁLLATE MENTIROSO!
- ¡Tranquilos por favor, Sra. C, déjelo continuar, ok!

La Sra. C. murmuro de mala gana para después callarse y dejar hablar al Sr. D.

- Bueno en que me quedé, ah sí, bien, a pesar de todo, decidí seguirla hasta donde fuera que llegase, se estableció en este poblado, levantó un castillo y comenzó a dirigir la vida de los demás, yo fiel como era trataba de alegrarle el día, a veces hacía llover la leche achocolatada que tanto le gustaba, pero como que ya no era lo mismo, traté de pintar el paisaje con cuadros de colores y tampoco resultó muy bien y ni le digo el día que voltee algunas casas y las hice flotar por los aires.
- ¡ESTABAS FUERA DE CONTROL Y REÍAS COMO LOCO!
- ¡PUES, ME CAUSABA RISA COMO SE VOLVÍAN LOCOS LOS DEMÁS!  

Se encararon a tal punto que derribaron al terapeuta, este se levantó como relámpago agitando los cascos tratando de calmarlos.

- ¡Hey, por favor tranquilos ambos!

Sin dejar de mirarse retadoramente ambos volvieron a recostarse, Peacemaker se volvió para recoger la silla momento que aprovecho el Sr. D. para jalarse el parpado de abajo y sacarle la lengua a la Sra. C. lo cual la puso fúrica y de nuevo levanto el jarrón dispuesta a romperlo sobre la cabeza del Sr. D. pero en ese momento Peacemaker se dio la vuelta y rápidamente lo colocó de nuevo en su sitio.

- ¿Qué fue eso? Me pareció escuchar un ruido.
- ¡No fue nada!

Contestaron ambos al mismo tiempo.

- ¡Ok! Sigamos, Sra. C. dígame ¿cómo fue que se entero que él tenía otra familia?   
- Le encontré una foto donde están los tres juntos atados con camisas de fuerza y abajo decía: "Vacaciones Familiares en casa loca"
- ¿Sr. D. puede explicar eso?
- ¡Solo fue un viaje con una excursión!
- ¡MENTIRAS, MENTIROSO, TE MOLERÉ A GOLPES!

Nuevamente alzó el jarrón y esta vez sí que alcanzo arrojarlo, pero Peacemaker se atravesó atrapándolo justo a tiempo aunque le golpeo el rostro dejándolo un poco noqueado.

- ¡MIRA LO QUE HICISTE GOLPEASTE AL DR.!
- ¡TÚ TIENES LA CULPA POR TODAS ESAS MENTIRAS QUE DIJISTE, QUE EXCURSIÓN FAMILIAR NI QUE NADA, QUE TE CREA TU ABUELA!  
- ¡CON MI ABUELITA NO TE METAS, ELLA NI SIQUIERA VIVE POR AQUÍ!
- ¡TE MATAREEE!

La Sra. C. se le fue encima y tomándolo del cuello con una pata, mientras que giraba la otra varias veces para propinarle un tremendo porrazo en pleno rostro tan fuerte que el Sr. D. se fue de espaldas al suelo con ella encima en donde comenzó una pelea campal que formo una nube de humo, fue entonces que Peacemaker comenzó a recuperarse, la pareja se dio cuenta de ello y rápidamente regresaron a sus respectivos lugares, tratando de aparentar que nada había pasado.  

- ¡Ouch! mi rostro, ¿Qué paso? Auu, ¡Bueno al menos el jarrón está bien!

Se volvió mirando a la pareja sin notar nada raro, después notó algo raro en la pared del lado del Sr. D. los cuadros estaban todos desacomodados, sacudió la cabeza varias veces y se levanto algo mareado, después colocó de nuevo el jarrón en su sitio, aunque al acercarse la Sra. C. se volvió de lado rápidamente para mostrarle el rostro.

- ¿Sucede algo Sra. C? su crin está muy alborotada
- ¿Eh? ¡N-no solo tengo un poco de calor, si, hace calor aquí!
- Entiendo, pondré el ventilador.

Al volverse para buscar el interruptor del ventilador de techo notó al Sr. D.

- ¡Sr. D. está sangrando de la nariz y tiene un ojo morado!

El Sr. D. paso su brazo por la nariz y se dio cuenta que sangraba un poco.

- ¡Eh! ¡Ah, el calor! Si el calor, me pongo así por el calor.
- ¡Vaya eso sí que es nuevo, sabía que podría sangrar la nariz por calor, pero no que los ojos se amorataran!
- E-so es normal en mi familia,
- ¡Familia de deformes!
- ¡OYE TUUU!
- Ya tranquilos, debe ser culpa del calor por lo que están tan irritables.

Peacemaker se apresuró a prender el ventilador y abrió un tragaluz para que refrescase más rápido la habitación, ya un poco más tranquilos continuaron.

- Dígame Sr. D. entiendo que fue convertido en piedra, ah, dos veces, mi pregunta es ¿cómo se liberó de ambas?
- Bueno en realidad solo se necesita un poco de conflicto entre amigos para eso, unas chiquillas se pelearon delante mío y eso fue suficiente la primera vez y la segunda me liberó mi hij… a

El Sr. D. se dio cuenta de su error demasiado tarde, la Sra. C. lo veía con ojos asesinos.

- ¡ESTÁ BIEN, ES VERDAD TENGO OTRA FAMILIA! Pero que quería que hiciera, ella me orilló, me sentía solo abandonado, ni siquiera me hablaba, además se necesita insanidad mental y locura para que haya caos.

Decía todo esto con dramática voz mientras se apretujaba contra la nube de azúcar.

- ¿QUE NO SON LA MISMA COSA, INÚTIL?
- ¡NO CUANDO LAS VES DESDE DIFERENTE PERSPECTIVA!
- ¡Ok, entiendo no empecemos de nuevo! Sra. C. no debería recriminarle tanto, en cierta forma también es culpa suya todo esto, pero ahora díganme, ¿hoy día viven juntos?
- ¡NO!
- ¡¡NI LOCA!!

Peacemaker se quedo con los ojos viscos ante la respuesta.

- ¿Bueeeno, entonces porque siguen peleando?
- ¡PORQUE LA QUIERO CON TODA MI ALMA Y NO ME CORRESPONDE!
- ¡¡PORQUE LO AMO Y HIERVO DE CELOS EL SABER QUE ESTÁ CON OTRA!!
     
El terapeuta se quedo con una cara de insulsa credulidad ante lo que acababa de escuchar.

- ¡Eeentiendooo, si me permiten un momento pasare a meditarlo en mi closet privado!

Peacemaker se encamino a un closet previamente dispuesto para otro tipo de sesiones un tanto más extremas, se metió dentro de él, cerró la puerta y echo a reír a mandíbula batiente, con tal fuerza que si el closet no hubiera estado previamente aislado, sus pacientes se le hubieran echado encima por burlarse de ellos, mientras esto pasaba, la Sra. C. y el Sr. D. se hacían grotescas muecas, poco después Peacemaker salía del closet con los ojos hinchados en lagrimas de risa y tomo su lugar de nuevo, donde suspiro profundamente retomando la seriedad nuevamente.

- ¡Bien! Eh meditado el caso, y usted Sr. D. es extremadamente mentiroso y mi querida Sra. C. usted es extremadamente celosa, sufren lo que se llama el síndrome "Ni contigo, Ni sin ti", un caso interesante donde ustedes dos se maltratan, insultan y se amenazan continuamente, pero no pueden dejar de verse, bien trataremos de solucionarlo, propongo una separación de prueba a ver como se sienten.

El Sr. D. se froto las manos mientras sonreía y se escuchaba decir "¡Sí!" por lo bajo, la Sra. cambiaba de color, de un lindo blanco a un rojo intenso de furia.

- ¡¡ASÍ QUE ESTABAS DE ACUERDO CON ESTE MEDICUCHO PARA DEJARME MALDITO AMORFO!!
- ¡No cariño, y-yo!
- ¡¡NO ME DIGAS "CARIÑO" MISERABLE!!
- ¡Oye no que haces deja eso…! ¡NOOOO!
- Sra. C. cálmese por favor… ¡AUCH!

La Sra. C. estaba fuera de control, Peacemaker recibió una terrible patada en la entre pierna, mientras que el Sr. D. por fin sufría el ataque con el jarrón que soltó una nube blanca al romperse en su cabeza, la Sra. C. juntó a ambos y se monto sobre ellos para aporrearlos mejor con la conocida técnica de "Bocado de puño", su furia era incontenible, Peacemaker aterrado le dijo al Sr. D. que la calmara.

- ¡HAGA ALGO NOS VA A MATAR A LOS DOS!
- ¡NO SÉ QUÉ DECIR, AH YA SE! ¡MI AMOR YO…! ¡TE DARÉ LA CUSTODIA DE MI HIJA Y AAAAAAY!

La Sra. C. al oír esto le tomo el brazo torciéndolo hasta casi quebrárselo.

- ¡¡NO SEA BRUTO, COMO LE DICE ESO!!
- ¡ENTONCES QUE LE DIGO!
- ¡¡Dígale que la ama, que le será fiel y… AAAUH!!  
- ¡Está bien! ¡¡MI AMOR, MI AMOR, SI ME PERDONAS LA VIDA VOY AMARTE SIEMPRE!! Y… ¡¡Y NUNCA TE DEJARE DE NUEVO, PERO POR FAVOR NO ME CONVIERTAS EN PIEDRA!!
- ¡¡¿QUE MÁS INFELIZ?!!
- ¿Dejar a mi otra familia?  
- ¡¡PERFECTO!!

La Sra. C. se bajo de ambas víctimas mientras su color volvía a la normalidad, y con una voz dulcísima le habló al Sr. D.

- ¡Cariñito mío, mira como estás! anda vamos a casa para curarte esas heridas que no sé cómo te las habrás hecho, o pobrecita boquita hinchada, ¿Quiere un besito para que se sienta mejor? Anda di que sí.
- ¡Buenfo!

La Sra. C. le dio un beso que fue todo menos tierno, más bien una advertencia, después se volvió al terapeuta que aun se revolcaba en el suelo con las patas delanteras en sus cositas.

- Muchas gracias Dr. Mándeme sus honorarios por correo con gusto se los pagare, cuando me llegue.
- ¡S-si cuaaando Puueda se losss mmaaaando!

Tomo al Sr. D. por el cuello le colocó el sombrero y los lentes para después abandonar el consultorio.


Al día siguiente en el restaurant del pueblo

- ¡Y qué paso después!
- Cuando por fin me pude parar y despegarme del baño por obvias razones, limpié mi consultorio, que por cierto se lleno de hormigas por el algodón de azúcar que era mi diván, ahora tengo que comprar otro y ¡auuh! Como me duele la boca, oye qué bueno que llegaste a vivir aquí hace un mes Stargazer, me puedes decir donde podrían arreglarme rapidamente mis dientes, me quebró dos.
- Bueno, si conozco quien puede arreglártelos, es una cebra llamada Zecora, vive un poco profundo dentro del bosque Everfree.
- No creo poder ir hasta allá, todavía me duele mucho el cuerpo mejor iré al consultorio de la Dra. Colgate, por cierto te acuerdas del intercambio de estudios en Japony, donde compre el jarrón, ese que decías que era un fraude, que no podía ser una antigüedad.
- Si lo recuerdo, ¿Por qué? cuando te lo rompieron encontraste "Made in Japony" jejejeje
- ¡No! Era la urna funeraria de un samurái y ahora tengo un samurái fantasma en mi consultorio.
- ¡No inventes!

Fue entonces que una espectral figura se materializó detrás de Peacemaker dejando a Stargazer con los ojos muy abiertos, aquel fantasmal ser grito una frase inentendible y saco su espada para acto seguido atravesar la mesa donde comían y esta se partió en dos cayéndose, luego la figura desapareció en una bruma azulada.

- ¿Ahora me crees?

Stargazer asintió lentamente con esa misma expresión de sorpresa, Peacemaker suspiro doliéndose sus golpes mientras pensaba "¡Y apenas fue mi primer día!".

Fin
Un fic basado en los fanarts que abundan por ahí sobre el tema, espero les guste, si hay comentarios y, o sugerencias de quien desean que pase al consultorio a lo mejor seguimos con mas casos.
© 2012 - 2024 MakkanFox
Comments19
Join the community to add your comment. Already a deviant? Log In
Kaizo111's avatar
made in japony jajajaja que desmadre