Group Info Group Founded 5 Years ago Statistics 1,541 Members
76,687 Pageviews1,349 Watchers

Gallery Folders

Featured
Revista Pothook Feb 2020 by pothook
Revista Pothook Enero 2020 by pothook
Revista Pothook Dic 2019 by pothook
Revista Pothook Nov 2019 by pothook
Pothooks
0061-Babylisk by Meglind
0062-Quakatrice by Meglind
Deku by adri-otaku1219
Kakyoin Noriaki by adri-otaku1219
Relatos Cortos
Midsummer Night's Dream 20 [ESP] by Guzbourine
El caballero al que ninguna princesa llego a besarEs curioso cómo una misma historia puede ser contada de una y mil formas. Ese era el arte que tenían los juglares de Medalbádena . Mientras el alegre Sid de Guliers te transformaba todo lo que contaba en una divertida historia donde hasta el más mohíno terminaba soltando alguna carcajada, el solemne William Juliers te atrapaba con su voz grave y su mirada perdida, y te hacía sufrir mientras te preguntabas si el héroe conseguiría alcanzar su meta o terminaría sucumbiendo en alguna de las miles de trampas que sus enemigos tendían a su alrededor. Por eso, el festival de juglares de primavera, que reunía en la Plaza de la Reina a cientos de juglares de todo el reino, era el momento favorito del año para el pequeño Thomas. Sí, ver como la plaza se vestía con sus mejores galas mientras artistas llegados desde más allá del horizonte llegaban. Estaban los bardos moros, cantando las proezas de Saladino o alguno de los cuentos de las míticas Mil y una noches donde la pródiga imaginación de Sherezade la salvó de su cruel destino. Los judíos, sin embargo, preferían las historias de la Torah, donde Yahvé intervenía en su favor, siempre que siguieras sus mandamientos. Del norte llegaban los más castellanos, que trataban de recordar las proezas del Mío Cid, las batallas que libró Fernán Núñez o el reinado del gran Almanzor. Aunque Thomas huía de todas estas historias, de las que sospechaba que secretamente querían siempre enseñarle algo. Prefería las historias donde el aguerrido caballero sorteaba mil y un peligros con tal de rescatar a la dulce y hermosa princesa de sus sueños. Desde que escuchó San Jorge y el dragón, se enamoró perdidamente del género. Soñaba con aprender el arte de la espada, desafiar mil y un peligros y recoger entre sus brazos a una hermosa dama de cabellos rojos como el fuego y ojos azules como el cielo. Y, por una vez en su vida, sentirse querido.Si había algo que le sonaba realmente a ficción era esa parte final de cada historia a la que llamaban amor. No recordaba haber sentido nunca nada parecido. Sus primeros recuerdos eran de aquel convento donde fue criado y alimentado, pero más que amor, lo que sentía era terror. Finalmente, una noche oscura y tormentosa, escapó del lugar, alejándose lo más posible de allí. Nunca supo si las terribles hermanas del lugar saldrían a buscarle, pero no se iba a molestar en averiguarlo. Alimentado solo uno de cada tres días, durmiendo en un frío suelo, trabajando de sol a sol, recibiendo palizas día sí, día también, no era algo que se pareciera ni remotamente con la imagen que los juglares daban del amor. Y al menos debía dar las gracias de no haber nacido niña, ya que cada noche los curas escogían a varias para llevarlas cada noche con ellos. Nunca supo lo que hacían, pero al juzgar por los gritos no debió de ser ni medianamente agradable.Desde entonces había vivido solo andando por los caminos, mendigando algún mendrugo de pan a cambio de algún trabajo por su parte. Con el buen tiempo, aún se podía vivir así. Pero sobrevivir a las nieves del invierno era mucho más difícil. Pero ya llevaba 3 inviernos superados y no iba a dejarse morir tan fácilmente. Vida sólo había una. Era difícil y casi siempre un asco, pero la muerte no parecía muy agradable. Él, por lo menos, no tenía excesiva prisa por experimentarla, desde luego.Tras un rato de diversión escuchando cuentos nuevos, oyendo cantar y contar nuevas o viejas historias, soñando con cada una de sus aventuras o aprendiendo alguna cosa nueva, se puso manos a la obra con su rutina diaria. Al fin y al cabo, ser pobre no daba para comer, así que cada día tenía que despabilarse para no irse a dormir sin haber probado bocado en todo el día, cosa que le había ocurrido ya demasiadas veces. Por suerte, el festival de primavera siempre era buena época. Había más gente que nunca en la ciudad y eso aumentaba las posibilidades de éxito para Thomas. Además, la experiencia le había convertido ya en un experto en la elección de las personas a las que dirigirse. Los caballeros de clase alta pagaban mejor, pero rara vez querían que un muchacho andrajoso y sucio como él. Y los pobres, no tenían con qué pagarle, ni tan siquiera podían compartir un trozo de pan. No. Las mejores víctimas eran siempre hombre de bien venidos a menos, lo suficientemente pobres como para haber perdido el alto concepto de sí mismos que tenían, pero no tanto como para no poder pagar por una ayuda.De repente vio al hombre perfecto. Mayor, encorvado, apoyado con un largo bastón, con un manto gris que cubría el poco pelo que le quedaba. Cargaba una pesada mochila verde y le acompañaba una chiquilla bastante sucia que sería algo mayor que Thomas. Sí, seguramente tendría ya cerca de 14 años, ya que Thomas observaba con deleite como unos incipientes pechos se le marcaban sobre su raída blusa, con agujeros lo suficientemente bien situados como para poder ver la sutil redondez de su forma y parte de uno de los pequeños pezones que los coronaban. Pero nada de eso hizo desearla, ya que la suciedad que la envolvía y la mugre de sus cabellos, tan densa que no podía saberse si es que eran negros o simplemente era todo puro hollín, la hacía tan poco atractiva para él como lo habían sido sus pequeñas compañeras de convento. Hizo una reverencia que le llevó a casi tocar el suelo, para saludar a la curiosa pareja con todo el respeto que le fue posible. Al fin y al cabo, una buena presentación era su mejor baza para poder recibir algún trabajo que le permitiera comer algo sólido durante el día.- Noble señor, joven señorita, permítanme saludarles. Sí me lo permiten, deje que lleve ese pesado fardo por usted. No le pediré más que algún mendrugo de pan, quizás alguna manzana, algo con lo que poder llenar el buche. No les entretendré más, y cuando se cansen, podrán despedirme. Seguiremos siendo tan amigos como hasta ahora, y cada uno seguirá su camino.El hombre le miró, pensando qué contestar. Pero quizás Thomas no se esperaba una respuesta como la de aquel día.- Recibo gustoso vuestra ayuda, caballete. Pero dígame. ¿Y si decido no despedirle? ¿Seguiría nuestro camino? No le faltara comida con nosotros, aunque tampoco le faltaran problemas, se lo garantizo. Habrá que caminar mucho, y puede que no conozcamos un lugar al que llamar hogar. Pero como mínimo le prometo, que de hambre no morirá.Thomas le miró con desconfianza, pues nadie jamás le había contestado de un modo tan cortés. Si él hablaba así, era lo único bueno que había conseguido de su vida en el convento. Pero aquello le sonaba a burla. ¿Pero y qué si lo era? No tenía mucho que perder, ni siquiera algo parecido a un orgullo que dañar, así que, sin pensarlo más, se apresuró a contestar del mismo tono.- Señor, será un honor unir mi suerte a la vuestra. No recuerdo la última vez que comí caliente. Cojo vuestra promesa de no morir de hambre. Y no creáis que le temo a los problemas, pues a mi corta edad, mil desventuras contaros podría.Así comenzó un viaje que ya duraba casi 10 años. El hombre resultó ser Sir Justin de Meadolf, un antiguo caballero de un lejano reino. La niña se llamaba Brunilda y era la hija bastarda de la reina Matilda. A la pobre reina le pareció más prudente dejarla al cuidado del viejo caballero a correr el riesgo de que su marido las matara a ambas si descubría el fruto de aquella infidelidad.Mucho aprendió el joven Thomas en aquellos años de largas travesías. Mientras la vista se lo permitió, el viejo Sir Justin ganaba algunas monedas enseñando a los hijos de los nobles a manejarse con el arte de la espada. Si no los convencía mediante los argumentos, los convencía atacando a su orgullo, apostando una moneda a que ninguno de ellos sería capaz de batirse con la pequeña Brunilda. Si el hecho de ser chica no era motivo suficiente como para que se echaran a reír casi inmediatamente, el aspecto flacucho y desaliñado de la joven terminaba de completar el efecto. Lo que nadie sospechaba, es que Sir Justin enseñaba a sus jóvenes acompañantes las mejores lecciones. Para él no había diferencia entre chico y chica. Hombre o mujer, para él era lo mismo. Trataba de no juzgar a nadie precipitadamente, pues él mismo se había aprovechado de su aspecto de anciano desvalido para confundir a sus enemigos.Pero no solo les enseñaba a luchar, si no a pensar. - Un caballero que depende de su espada es solo la mitad de un caballero - solía repetir. - No olvidéis que no tendréis jamás mejor arma que vuestro buen juicio.Thomas aprendía despacio, creyendo que aquello se parecía más bien poco a las narraciones que había oído de los juglares. Aunque a veces también iban en rescate de alguna princesa desaparecida a cambio de algunas buenas monedas de oro, casi nunca acaban como él esperaba. Hoy quizás sería algo diferente. Llevaban caminando casi una semana hacia las montañas grises, donde parecía que un terrible dragón había raptado a la Lady Ernestina de Frousthyn, prometida del tercer hijo del barón de Wertch. Thomas siempre pensaba que iban muy despacio en sus misiones de rescate, pero Sir Justin se mantenía firme en sus convicciones.- Prudencia, muchacho, prudencia. La mayoría de los caballeros andantes mueren por exceso de precipitación. Suelen confundir la valentía con la temeridad y eso no suele acabar nunca bien.Para demostrarlo, mandó hacer una última parada justo delante de la guarida del dragón y comer allí mismo. Brunilda solía ser quien hacía la comida, aunque Sir Justin insistía cada vez más en que Thomas debía ayudar cada vez más, hasta que pudiera hacer los guisos casi tan bien como Brunilda.- ¡Pero cocinar no es cosa de hombres!- Tal vez, pero puede que no siempre tengas cerca a alguien que te cocine, y tu estómago no creo que acepte esa excusa siempre.- ¡Pero huele fatal todo!- Recuerda que hubo un tiempo en que no tenías comida que oler siquiera.No solían ser muchas las discusiones que mantenían, pero aún había ciertas cosas que Thomas no veía claras. Y el tema de tener que aprender a cocinar era una de ellas.De repente, se oyó un ruido espantoso. De la cueva salió una cabeza enorme, del tamaño de una catedral, decorada con escamas de un color entre violeta y morado. Parecía guiarse por el olfato, pues se paró justo encima del caldero de Brunilda. Ni ella ni el anciano caballero parecieron inmutarse, como si fuera lo más normal del mundo el hecho de que de la nada surgiera sobre ti una cabeza tan gigantesca que tapara con su cuerpo la luz del sol y cubriera todo el claro del bosque de una oscurísima sombra. Sólo Thomas se escondió tras un arbusto, asombrado tanto del tamaño de la criatura como de la pasividad de sus compañeros de viaje. Puede que Sir Justin estuviera viejo y achacoso, que hubiera perdido parte de sus sentidos, incluidos vista y oído, pero no era posible que no captara semejante engendro. Y ni siquiera se le ocurría razón alguna para la que Brunilda siguiera removiendo tranquilamente el caldero a base de darle vueltas y vueltas al cucharón.- ¿Quiere un poco de sopa, amigo? - dijo el anciano alzando su plato al cielo, acercándolo a las fauces del dragón, que parecía cada vez más extasiado con el olor - Está recién hecha.- Vaya, gracias - contestó una estruendosa voz - la verdad es que tengo mucha hambre.La voz era lenta y pausada, pero tan sonora que costaba entender el significado de las palabras que emitía. Quizás ambas cosas estuvieran relacionadas entre sí. Si uno lo pensaba bien, sería mucho más difícil de entender una voz tan potente si entre cada sílaba no hubiera un poco de pausa y sería un problema para comunicarse con dragones. Aunque casi nadie lo intentaba, la verdad. Todo el mundo asumía que por su aspecto y tamaño solo podían ser criaturas feroces e infernales, con las que solo se podía discutir espada en vano.- Creo que tenemos comida de sobra. Brunilda suele hacer demasiada comida, por más que le digo siempre que yo ya no necesito alimento...- ¡Claro que lo necesita! - interrumpió indignada - No querrá irse cayendo por falta de fuerzas, ¿no? ¡Faltaba más! Una buena sopa siempre le sienta bien al cuerpo. Proporciona calor y energía. Además, un cuerpo bien alimentado enferma menos. ¿O cree que es por un misterioso encanto que en los últimos inviernos no haya tenido ni el más mínimo resfriado?- ¡Vale, vale! ¡Me rindo! Aún así, creo que es de buenos cristianos el compartir nuestros alimentos con nuestro prójimo. Y ahora mismo, nuestro prójimo es este dragón.Thomas observaba aterrado, pero al ver que ni Brunilda se asustaba, le avergonzaba ser el único del grupo en tener una actitud tan cobarde ante el colosal animal. Fue por más vergüenza que gallardía que finalmente se animó a salir de su escondite y arrimarse al grupo.- ¡Vaya, muchacho, ya era hora! Si llegas a extraviarte un poco más, te hubiéramos dejado sin una gota de sopa, y eso hubiera sido imperdonable. Por cierto, tenemos un invitado con nosotros. Creo que llegó al adentrarte tú en el bosque, por lo que seguramente te habrá sorprendido verle con nosotros. Os presentaría, pero los nombres de estas criaturas son demasiado complicados para que la mente de un anciano pueda retenerlos sin dificultad.- Sgluargolf. Me llamo Sgluargolf.- Bien, lo habré olvidado antes de terminar la sopa, así que habrás de disculparme. Bien, Thomas, cuéntanos. ¿Has encontrado nuevas pistas sobre el paradero de nuestra doncella mientras estabas inspeccionando aquellos arbustos?Thomas miró con sorpresa al anciano. Cierto que entre las muchas lecciones que el viejo caballero le enseñó era el arte de seguir pistas: como distinguir las huellas de caballos, como saber diferenciar si iban al paso o al galope, el entender el significado de la ausencia de un fuego donde quedaban restos de un pequeño campamento... pero nada de eso se le había pasado por la cabeza mientras permanecía escondido. Aun le duraba demasiado el miedo para hablar, así que se limitó a hacer un gesto vago con la cabeza, agachándola avergonzado. Obviamente, el maestro lo interpretó como una negativa, aunque seguramente ya sabía la respuesta incluso desde incluso antes de hacer la pregunta.- No, ¿eh? Me temo que hayamos perdido la pista de esta muchacha. Seguramente hayamos de desistir. Son tantos días de búsqueda que ya la pista no es lo suficientemente fresca como para seguirla. Sí, lo mejor será que mañana vayamos a buscar una nueva misión. En esta hemos fracasado sin remedio.- Disculpadme por meterme en vuestra conversación, pero quizás os pueda ayudar. ¿A quién buscáis?Sir Justin le contó los detalles de su misión, de como Lady Ernestina de Frousthyn había desaparecido y su prometido yacía desconsolado en su alcoba. Obviamente, no mencionó la sospecha del rapto ni la creencia de que el dragón era seguramente el culpable. Si algo le había aportado la edad a Sir Justin, era el saber decir no más de lo que quería decir. El comprender que la sabiduría comenzaba con lo que decíamos, e, incluso, con lo que callábamos.- ¿Hace una semana, decís? Sí, vi una joven como la que decís, perdida en el bosque. Se asustó un poco al verme, pues para uno de vuestra raza soy gigantesco. Pero al menos no intentó arrojarme nada como suele hacer la mayoría. Eso ya era un punto a su favor. Aunque puede que fuera porque simplemente no tenía nada a mano que usar como arma.- Vaya, entonces ha sido una suerte que os encontráramos. ¿Sabes dónde la podríamos encontrar?- Está en mi cueva. La ofrecí cobijo, ya que me dio bastante pena. Trata de pagarme la estancia alimentándome, pero la verdad es que los guisos que hace son horrorosos. Y lo dice alguien que come hasta carroña. No es por despreciar, pero nada que ver con esta sopa tan deliciosa. Claro que yo no quiero decírselo por no herir sus sentimientos. Le pone tanto entusiasmo a prepararme una buena cena...- Bueno, quizás sea que nadie le enseñó a cocinar bien. Yo podría hacerlo y así siempre tendríais buenos platos para degustar.Al terminar de comer, entraron en la cueva y vieron a la dama desaparecida. Mientras el dragón dormía la siesta, la preguntaron si no quería volver a casa.- ¿A casa? ¡Ni hablar! No quiero ser la esposa de un cretino que solo me quiere para que limpie, cocine y le de descendencia. Al menos, este simpático dragón no me obliga a yacer desnuda a su lado ni a mantener relaciones íntimas. ¡Prefiero vivir aquí y no volver a esa estúpida ciudad con mi estúpido castillo!Sir Justin no insistió, prometiendo no quedarse más allá del tiempo que Brunilda necesitara para enseñar a la dama a cocinar. Pero al ver su primer plato, entendió que necesitaría mucho tiempo. Deberían hacer un alto unos cuantos meses.- Muchacho, quizás sea ya hora de que emprendas el vuelo. Aquí poco más podré enseñarte. Creo que estás listo para tu primera misión en solitario. Quizás debas visitar el condado de Furteng, donde creo que otra princesa ha desaparecido. Y recuerda lo que siempre te he enseñado. No hagas nada precipitadamente. Un juzguéis, dice el evangelio, y no seréis juzgados. Nosotros nos quedaremos en este bosque, creo que ya estoy cansado de ir tanto de un lado para otro.Thomas hizo una reverencia, prometiendo ser digno de su maestro. Se despidió de todos, incluso del dragón, que resultó ser mucho más simpático que la mayoría de hombres que había conocido. Así que caminó hasta Furteng, a 2 semanas de camino. Con su anciano protector seguramente hubiera tardado el doble, pero la verdad es que se le hizo mucho más pesado el tener que recorrer todo el camino sin nadie a su lado.Efectivamente, tal como su maestro le dijo, en Furteng hacía tres meses que la hermosa princesa Rigoberta había desaparecido con su doncella. Miles de caballeros habían partido en su búsqueda, pero sin éxito. Thomas, imitó a su maestro. Escuchó el caso y no prometió nada, pero su corazón se aceleró al ver su retrato, y más cuando su padre dijo que quien encontrara a su hija, sería digno de desposarse con ella.No fue un viaje sencillo. En cada paso que daba dudaba, tratando de recordar sus lecciones. A cada paso echaba de menos a su maestro, sus consejos y su buen hacer. Incluso extrañaba a Brunilda, sus guisos, su carácter duro, pero bondadoso. Incluso su hermoso cuerpo, al que ya se había acostumbrado a admirar a hurtadillas. Incluso el color de sus cabellos, negros como el carbón, o las manchas que solían cubrir su rostro. Cinco años de convivencia habían hecho que viera a Brunilda como algo más que aquella piojosa cocinera de armas tomar que parecía a simple vista. Pero él seguía soñando con su princesa de cabellos rojos como el fuego. Y, a juzgar por su retrato, la princesa Rigoberta podría ser aquella con la que siempre había soñado.Muchas veces pensó abandonar. Muchas veces volvió sobre sus pasos. Muchas veces deseó dejarse morir en el suelo. Muchas veces pensó que mejor hubiera sido volver con Brunilda y tratar de besar su boca, aún a riesgo de que le atravesara el hígado con la daga que siempre llevaba encima.Pasó casi un año, hasta que llegó a una pequeña granja donde dos jóvenes chicas labraban la tierra. Estaban sucias, llevaban la ropa raída, cubrían sus cabellos con sencillos pañuelos para protegerse del sol. Pero una de ellas tenía un cabello tan rojo que quizás fuera la princesa. Pero había que obrar con prudencia, al menos si quería ser digno de su maestro. Así que se acercó pidiendo simplemente hospitalidad.Pasó el día con ellas, sorprendiendo miradas de complicidad y vergüenza entre aquellas damas. Era como si ocultaran un amor secreto que temían que fuera descubierto. Thomas sonrió. Evidentemente, aquellas dos mujeres se amaban. No como amigas. Eran como un joven matrimonio, aún con el primer amor fresco. Él lo comprendió solo con estar con ellas un rato. Así que les contó brevemente el motivo real de su visita.- Cuando os vi, supe rápidamente que erais la princesa que buscaba. Pero vi claramente que vuestro corazón le pertenecía ya a vuestra compañera.- Sí, es inútil negarlo. Nos amamos tan intensamente que creo que ya se nos hacía imposible ocultarlo. Llevábamos ya acostándonos juntas a hurtadillas tres meses. Sabíamos que si nos descubrían, nos ejecutarían, así que huimos alejándonos lo más posible, buscando un sitio tan solitario que pudiéramos hacernos el amor todas las noches sin miedo a ser descubiertas. Pero cada mañana siempre temíamos que uno de los caballeros que mandó mi padre tras nosotras. Por favor, os ruego que sigáis vuestro camino y guardéis nuestro terrible secreto.- No os preocupéis, ni una palabra saldrá de mi boca.- Y si queréis un consejo, no sigáis posponiendo el hablar claramente al objeto de vuestro amor. Si, no os sonrojéis. He leído vuestros sentimientos en vuestras palabras, en vuestros suspiros, en vuestras miradas. Yo callé demasiado tiempo, por miedo a no ser correspondida. Tardé demasiado en comprender que mi amor verdadero había estado siempre a mi lado, sin darme yo cuenta. No cometáis el mismo error.- Así lo haré.Thomas salió al día siguiente, esperando que el dragón supiera que había sido de sus viejos amigos. Por suerte, Brunilda y Ernestina habían seguido viviendo allí, aunque Sir Justin había muerto hacía meses atrás. Y por mucho que lamentara la muerte de su maestro, ver de nuevo a Brunilda fue tan reconfortante que no pudo esperar a hablar para estrecharla entre sus brazos y besarla largamente. Y no le clavó daga alguna, si no que también le abrazó, besándole larga y apasionadamente. Y tal vez no había conseguido besar jamás a la princesa con la que había soñado siempre, pero para él Brunilda era mejor que todas las princesas del mundo.
La muerte silenciosaEsta historia está relacionada con otras historias creadas por mí. En ellas se relata como la Tierra es destruida por una guerra nuclear. Cincuenta años después, cuando apenas quedan supervivientes, es invadida por una raza de gigantes alienígenas, los Dnerma.Puedes ver estas historias en mi galería:- "Kidit, la giganta alienígena". Narra la historia de la primera alienígena que llegó a la Tierra.- "La última batalla contra las gigantas". Explica la historia de la última batalla entre los ejércitos humanos y los Dnerma.- "Arráncale la cabeza". Cuenta la historia de un francotirador que intenta cazar a una alienígena.- "La caza". Una giganta alienígena recibe la orden de localizar y capturar a un grupo de fugitivos humanos.LA MUERTE SILENCIOSADainara era una giganta alienígena, de la especie de los Dnerma, que había sido destinada a la Tierra. Con sus casi cien metros de altura y sus aparatos protectores de alta tecnología era intocable para cualquier terrícola. En ese planeta desierto, en el que apenas quedaban algo más de tres millones de seres humanos, tal vez no hubiera ninguno capaz de detenerla.La misión de Dainara era patrullar una amplia superficie, de varios miles de kilómetros cuadrados, donde apenas había algunas pequeñas ciudades nuevas, habitadas por aldeanos y campesinos humanos. Ella visitaba regularmente esas ciudades, hablaba con sus habitantes y se aseguraba de que no se violaran las normas que los Dnerma habían impuesto: nada de aviones, coches de gasolina, edificios de más de tres plantas ni aparatos de energía nuclear, entre otras cosas. Dainara, como todos los alienígenas, ayudaba a los diminutos humanos regalándoles cosas útiles: semillas, ropas, herramientas... Eso hacía que casi siempre fuera bien recibida. Tal vez contribuyera a ese buen recibimiento el hecho de que la giganta llevara un vestido de falda corta, que dejaba ver gran parte de su generosa anatomía, además de calzar sandalias. Aparte del tamaño, las mujeres Dnerma eran casi exactamente iguales a las terrícolas, y además muy atractivas.Los Dnerma eran pocos: tal vez habían seiscientos en todo el planeta, aunque estaba previsto que llegaran más. Habían hombres y mujeres extraterrestres, pero los hombres permanecían recluidos en sus bases y en sus minas, sacando los recursos necesarios para la industria de los alienígenas. Sólamente las mujeres patrullaban para vigilar a los pequeños terrícolas. A esas gigantas alienígenas, con esos vestidos cortos y vaporosos, las llamaban "guardianas". Eran las encargadas de patrullar las enormes extensiones desiertas, en las cuáles no sólo había pequeñas ciudades nuevas, con dos o tres mil habitantes humanos cada una. También podían verse los restos de la antigua civilización humana, las ruinas que habían quedado después de la destrucción nuclear. Ciudades destrozadas, en las que a veces podían verse airosos rascacielos, muchos de ellos en mal estado, pero igualmente imponentes. Lo cierto es que esas urbes arrasadas eran una acumulación de escombros: cascotes, restos de vehículos carbonizados, trenes oxidados y un montón de esqueletos por doquier. Nadie había podido enterrarlos, porque después del holocausto nuclear los supervivientes se mataron entre sí, sin darse un sólo día de tregua. Eso sin contar con los altos índices de radiación, que hacían imposible permanecer ahí mucho tiempo.No todos los habitantes humanos que quedaban estaban recluídos en las nuevas ciudades. Quedaban grupos de fugitivos, muchos de ellos bandidos, que no querían vivir bajo la supervisión de los extraterrestres. Estos grupos viajaban de un lado a otro, buscando los escasos recursos que una Tierra desierta podía ofrecerles. Las guardianas tenían la misión de capturarlos, porque suponían un peligro, ya que atacaban a los viajeros que iban de una ciudad nueva a otra. Ya habían pasado varios años desde que los Dnerma colonizaran la Tierra, de modo que cada vez quedaban menos fugitivos. Esos pocos se habían vuelto mas cautos y sigilosos, y eran cada vez más difíciles de capturar.En esas cosas pensaba Dainara mientras estaba tumbada y tostándose al sol.En comparación con sus compañeras guardianas, Dainara era joven e inexperta. Todas las guerreras Dnerma que estaban en la Tierra habían pasado un tiempo en el frente, sirviendo en la guerra contra el único enemigo capaz de plantarles cara en toda la galaxia: los kroots, una especie de cangrejos de setenta metros de altura. Dainara también tenía experiencia militar, pero su hoja de servicios no era tan brillante. En comparación con las otras guardianas, era descuidada e inexperta. De ese modo, a Dainara le dieron misiones que podrían llamarse "de retaguardia". No se encargaba de perseguir a los fugitivos, sino de patrullar y hacer tareas de vigilancia rutinaria. Una de esas tareas era escoltar a los grupos de robots que se encargaban de reparar las carreteras que conectaban las nuevas ciudades. De este modo, los viajeros podían moverse de un lado a otro, intercambiando mercancías y noticias. A escala humana, esos robots eran grandes como camiones, y trabajaban en grupos de ochenta o cien. Vistos de lejos, parecían una manada de escarabajos, con su aspecto compacto y su color oscuro. Los robots podían trabajar solos sin ningún tipo de ayuda, así que la misión de Dainara consistía sólamente en protegerlos de un posible ataque de los bandidos.Tal vez su jefa le hubiera echado una bronca de haberla visto tan despreocupada. Se suponía que una guardiana debía estar siempre alerta, atenta a cualquier ataque, o en busca de posibles rastros que delataran la presencia de fugitivos. Pero Dainara se aburría. Sus compañeras no le llamaban mucho la atención, porque en el fondo sabían que le estaban endosando las tareas más aburridas y rutinarias, las que no quería hacer nadie. Ver trabajar a esos robots era igual de divertido que observar cómo se secaba una pared recién pintada. Entre los Dnerma, Dainara era poco más que una adolescente, de modo que nunca se quejaba cuándo le daban esas tareas, pero luego se relajaba bastante cuándo estaba sola."Al fin y al cabo ¿Qué puede pasar?" pensó ella. "Esos humanos son demasiado insignificantes para atacarme. Y si lo intentaran no podrían hacerme nada, porque siempre llevo activado el campo protector". Dicho campo era una invisible barrera de energía, capaz de repeler cualquier ataque, incluso una explosión nuclear. Como sabía que era descuidada, su jefa le había ordenado que siempre lo tuviera encendido. Era una de las pocas normas que Dainara cumplía siempre.Esta actitud negligente, aunque ella pensara lo contrario, estaba a punto de meterla en problemas. Porque en el lugar donde estaba ahora, poco antes de que llegara, había un grupo de fugitivos. Habían huído apenas vieron despuntar la enorme silueta de la giganta en el horizonte. Una auténtica guardiana los hubiera visto, o al menos habría detectado los rastros que dejaron a su paso: huellas, pisadas, incluso las marcas de los neumáticos de sus vehículos. Se habían ocultado en unas colinas cercanas, a dos kilómetros de donde Dainara tomaba el sol. En la base de esas colinas había una serie de cuevas, inaccesibles para una giganta, en las que se habían metido. Era el único escondite posible, ya que el resto del paisaje era una inmensa llanura, donde podrían verles a kilómetros de distancia. Dos fugitivos estaban ocultos tras una roca, vigilando todos los movimientos de la extraterrestre.- ¡Yaaaawnn!La guardiana pegó un bostezo, estiró los brazos y se incorporó. Fijó su mirada en la larga fila de robots que estaban reparando la antigua carretera. Los Dnerma no reparaban todas las vías asfaltadas, sino sólo aquellas que comunicaban las nuevas ciudades. A medida que los robots reparaban el firme, iban avanzando, de modo que habían dejado a Dainara un poco atrás. Ella sabía que siempre tenía que estar al lado de los robots, por si pasaba algo. "Ya estoy cansada de estar tumbada", se dijo. Se puso en pie y estiró los brazos hacia arriba, volviendo a bostezar. Los humanos que la vigilaban pudieron ver su enorme envergadura, así como su gran belleza. Llevaba un vestido corto, muy bonito, y sandalias. Sujetos a la cintura llevaba varios artefactos con forma de esferas, de diferentes tamaños. Uno de ellos era una esfera traductora, con la cuál podía comunicarse con los humanos. Medía dos metros de diámetro, pero para ella apenas era más grande que un cascabel. También tenía una esfera que era un arma, la cual disparaba unos rayos capaces de destruir cualquier cosa. Además había otros objetos: el dispositivo del campo protector, un aparato detector, y otras esferas, mas pequeñas.Dainara se fijó en los robots. Era una larga fila de máquinas trabajando a lo largo de una distancia considerable, tal vez tres kilómetros. El que estaba más cerca de la guardiana se encontraba en el punto en que la carretera pasaba junto a unas colinas que tenían unas cuevas en su base. "Un sitio perfecto para sentarse", pensó ella, que aún no se había dado cuenta de la presencia de los fugitivos. De modo que fue caminando, despreocupadamente, hacia donde estos se encontraban. Los humanos se habían escondido en el fondo de las cuevas: era un grupo de sesenta personas, entre los cuáles había mujeres y niños. En realidad, no eran unos despiadados bandidos, sino más bien un grupo de fugitivos que no quería vivir bajo el control de los Dnerma. Asustados, sintieron como el suelo temblaba con las pisadas de la guardiana, cada vez más fuerte a medida que ésta se acercaba. De modo que ya sabían lo que ocurría cuando los vigilantes regresaron.- ¡La guardiana viene hacia aquí!Dainara se puso cómoda. Aquellas colinas tenían una forma parecida a la de un sofá para ella, de modo que se sentó y se quitó las sandalias.- ¡Ah! ¡Qué bien se está aquí!- dijo la giganta en voz alta, en su idioma. Inmediatamente la esfera traductora, que por casualidad estaba encendida, lo tradujo a la lengua de los humanos, con voz potente, de modo que todos los refugiados escondidos en las cuevas pudieron oírlo.A la giganta eso le hizo gracia. Por un momento pensó en apagar el aparato de traducción. Al final decidió dejarlo encendido. Todavía no se había dado cuenta de la presencia de los humanos escondidos. En lo más profundo de las cuevas los fugitivos guardaban silencio, para no llamar la atención. Una madre mecía a su bebé y le ponía un chupete en la boca para que no llorara. Algunos de los terrícolas pensaron si no sería mejor rendirse. Después de todo, si la guardiana los capturaba no los mataría. Las gigantas tenían orden de llevar a los prisioneros vivos hasta la base, sin maltratarlos. Sólo si se rebelaban o intentaban escapar podían matarlos. Además, no eran bandidos ni malhechores, sólo un grupo de gente desesperada que quería ser libre. ¿Por qué les iban a hacer daño?Mientras tanto, Dainara empezaba a aburrirse de veras. Tenía ganas de que acabara el día para volver a la base. También echaba de menos las peleas con sus compañeras, aunque perdiera la mayoría de las veces. Las gigantescas guerreras Dnerma siempre estaban entrenando, luchando entre ellas para no perder su destreza. Eso las mantenía alertas y en forma, aunque no podía decirse que ese fuera el caso de Dainara. Por puro aburrimiento, la extraterrestre comenzó a examinar el suelo, cosa que no había hecho en todo el día.Y entonces se le heló la sangre en las venas."Soy una estúpida", pensó.El rastro podía verse claramente, incluso sin la ayuda de los aparatos ópticos que llevaba en las lentillas, las cuáles disimulaban el aspecto reptiliano de sus ojos.Había huellas de pisadas, rastros de ramas pisoteadas, e incluso marcas de neumáticos. "¿Cómo he sido tan tonta de no descubrirlo antes?", se dijo. Ahora se dio cuenta de que estaba sentada sobre el escondite donde se encontraban los fugitivos. La giganta no tenía miedo por su seguridad; sabía que su campo protector era invulnerable. Lo que le preocupaba es que los humanos pudieran escapar. ¡Menuda bronca le echaría su jefa!Decidió actuar con disimulo.Sabía que no podía acceder al interior de aquellas cuevas. Eran muy profundas, y la entrada demasiado estrecha para que ella pudiera meter el brazo. Tenía que lograr que los terrícolas salieran por su propia voluntad, y disponía de un medio para lograrlo.Lentamente, con mucho cuidado, deslizó su mano hacia la cintura, donde tenía las esferas. Una de ellas contenía un gas nervioso, que provocaba risas y ataques histéricos cuando se empleaba contra los humanos. Estos salían del sitio donde estaban escondidos para respirar aire libre y librarse de aquel tormento. Al lado de esa esfera tenía otra, del mismo tamaño, pero con un gas totalmente distinto, cuyos efectos eran muy diferentes.Al fin consiguió coger la esfera con los dedos. Con el rabillo del ojo, pudo ver la entrada a la cueva, por donde pensaba lanzar su artefacto. Actuaba con disimulo, como si no hubiera descubierto la presencia de los fugitivos.Giró un resorte de la esfera y la dejó caer dentro de la cueva.La granada estaba pensada para soltar el gas a los cinco segundos. Sus efectos provocarían que los humanos salieran de la cueva, y entonces los capturaría uno a uno. Repartidos a lo largo de su vestido, tenía bolsillos suficientes para llevarlos a todos. Por si eso no bastaba, en uno de los bolsillos llevaba un macuto plegado, el cual, una vez desplegado, tenía capacidad suficiente para llevar a cientos de humanos.Pero entonces se dió cuenta de su error.- ¡Maldita sea! ¡Esa no es la granada que deseaba lanzar!La esfera traductora tradujo la frase al idioma humano, de modo que todos pudieron entenderla.Dainara se había equivocado. La granada con gas nervioso, que era la que quería lanzar, todavía seguia colgada de su cintura. Lo que había utilizado era otra esfera, del mismo tamaño, pero con un gas diferente. Era un arma tan letal que las guardianas no la utilizaban nunca, pero siempre llevaban una encima, por si acaso.Ese gas congelaba todo lo que estaba en su radio de acción a una temperatura de 170 grados bajo cero, de forma inmediata. Los humanos que eran alcanzados por él morían al instante.Los fugitivos vieron como la esfera caía rebotando hasta llegar al fondo de la cueva, donde se encontraban. Y justo antes de que se abrieran los orificios que liberaban su letal carga, los humanos oyeron su sentencia de muerte.- ¡Soy una patosa! Esa esfera los va a matar a todos ¡Menuda bronca me voy a llevar!Fué lo último que oyeron antes de que la muerte silenciosa se extendiera por toda la cueva. Ni siquiera les dio tiempo a gritar. Ni uno sólo quedó con vida.Pasados unos minutos, Dainara utilizó su aparato localizador para confirmar la tragedia. Había muchos cuerpos, pero ninguno tenía rastros de vida.Si hubiera estado atenta, habría utilizado antes ese aparato para localizar a los fugitivos. Muchos hubieran sido reasignados a las nuevas ciudades, sobre todo las mujeres y los niños, donde les esperaba una vida aburrida pero tranquila. No tendrían que preocuparse de su seguridad, ni volverían a pasar hambre. Sólo los más violentos eran encerrados en cárceles, o enviados a trabajar a las fábricas, a escala humana, donde los Dnerma fabricaban cosas para los humanos.La guardiana sabía cuál era su deber. Por un momento pensó en ocultar lo ocurrido. Pero sabía que tarde o temprano sus compañeras lo descubrirían. Ella no sabía disimular, y los restos podían ser encontrados en cualquier momento. Sus compañeras eran capaces de localizar cualquier cosa a kilómetros de distancia. "No como yo, que soy una idiota", pensó Dainara. Además, le pesaba en la conciencia. "Que esto me sirva de lección".Tomó su intercomunicador y llamó al cuartel general.FIN

Mature Content

Novelas
Sextember2020 Day27 Cosplay by Pauly-chan
Sextember2020 Day26 sleep by Pauly-chan
Sextember 2020 Day25 chubby by Pauly-chan
SEXTEMBER 2020 Day 22 fruta by Pauly-chan
Fanfics
Mi mucama y la orden de restriccin 4.1 by Mao2018
Mi mucama y su orden de restriccion Ep. 3 by Mao2018

Mature Content

Nice new hat. by MetaDoodles
Get your popcorn ready by MetaDoodles
Arte tradicional

Mature Content

Mai Shiranui by KanashiTenshi
Suddenly DIO! by Midieka
Oc's: juliet by vicious-roses-smell
Oc's: yumi  by vicious-roses-smell
Arte Digital
Kasai vs Dora by rob3r7oc2012
Kawaii Dango from 2017 by JFideo
B1tch by JFideo
Fireball !! by Rokumaru
Bocetos
Thinking by TheRizkPiecraft

Mature Content

NSFW - Marisu by Dokuromah
Personality type by Dorapz
Mai cosplay [inktober bnha oc] by Dorapz
Tiras
Wrestling Marge vs Bowser - 2 by Jose-Ramiro
Trixie's Magical Hat - King Julien by Jose-Ramiro
Wonder Woman Growth by Jose-Ramiro
Wrestling Irene vs Pink Lady by Jose-Ramiro
Paginas Manga yo Comic
The Cats 9 Lives Chapter Three Cover Pg45 by GearGades
Tutoriales
Wrestling You vs Ronnie Anne by Jose-Ramiro
Fan-Art
Hera - Destripando la Historia by Ivy-Tiny
Fotografia
Coming soon by Dorapz
Animaciones
Cuphead Ps4. by Mario-19
Cosplay
The Riddler Vs Wonder Woman - Judgment Day by DashingTonyDrake
Furry
Wendigo by JFideo
LGBT
COM || Yoweee by AderiArts
+18

Mature Content

A S S by ErotixXx
+18
Inktober 2017
Sextember 2019 Dia 27 Geisha (Frida Sakurai) by Pauly-chan
Arte Digital LLENA
Ych - Witch [Open] by MiMi-Uri
Fan-Art LLENA
Pikachu girl by OmegaAN
Arte tradicional LLENA
Eco by eme2000
Actividades 2020
Mega Ampharos - The Fluffy Dragon by EdoNovaIllustrator

Latest Favourite Artists

Affiliates

Nuestros grupos amigos, visitalos ;)
:iconvenezuelacreativa::iconocs---forever::iconspanishartistsunite::iconayu-da::iconspain::iconjust-spanish::iconhijosdelosdioses::iconart---universe::iconcomunidaddibujante::iconspecial-groups::iconfotografos-latinos::iconkawaiilatino::iconfursvenezuela::iconkanion-land::iconthe-art-side::iconthe-spanish-library::iconsubcultura-es::iconanimemexart::iconlatin-artisticos::iconcaninos-latinos:

Team Pothook





Esta comunidad fue formada para apoyar a los escritores y dibujantes, todos son bienvenidos y libres de mostrar su arte.

¿Quieres apoyar a la comunidad? Dona puntos para que los obsequiemos en las actividades mensuales nwn esta es la cuenta:

:iconpothookbank:

Chat de pothook:

Right Mood Icon by GasaraPide una Chatreunión aquí

Postea el día, la hora y el motivo

Todos pueden invitar a los miembros a reunirse una noche, tarde o mañana
y puede ser el motivo que gusten, hablar de animes, intercambiar cosas o criticas, etc.
Una vez pongan lo solicitado yo creare el journal invitando a la comunidad a entrar en ese horario.



:bulletblue:Revista Pothook
El día 15 de cada mes se publica la revista mensual digital Pothook en la cual se muestran oneshots, series, artículos, tiras cómicas, novelas etc. Todos los integrantes de la comunidad pueden publicar en ella y difundir su arte.
Si deseas participar envía un correo a:
pothook.contacto@gmail.com

:bulletblue: Actividades

:bulletgreen:Actividad mensual
Para practicar y divertirnos cada mes desarrollamos actividades tanto para escritores como dibujantes. Primero se crea un tema para que todos ustedes recomienden la actividad a desarrollar, después pasamos las propuestas a votación para elegir cual realizaremos. Como premio se obsequian puntos a cada participante.

:bulletgreen:Concursos
La comunidad desarrolla concursos especiales para dibujantes y escritores en la cual se otorgan premios (como membrecía premium).

:bulletgreen:Switch around meme
Se crean equipos de 3 usuarios para desarrollar una ilustración entre los integrantes.

:bulletgreen:Teléfono descompuesto
Los Dibujantes van redibujando el mismo dibujo.

:bulletgreen:La historia encadenada
Entre todos creamos una historia. Cada participante puede aportar un párrafo y debe esperar un turno para volver a comentar.

:bulletgreen:Calendario de Pothook
Cada año se crea un post sorteando los meses del año para que los que deseen participar soliciten un mes y lo ilustren. Al finalizar el calendario es puesto como descarga libre.

Right Mood Icon by GasaraCALENDARIO POTHOOK 2017

Pueden recomendar más actividades


Galerías

Pido de la manera más atenta que suban su arte en la carpeta correspondiente para mantener el orden.


Star Mood Icon by GasaraPoesía
Star Mood Icon by GasaraRelatos Cortos
Star Mood Icon by GasaraNovelas
Star Mood Icon by GasaraFanfics
Star Mood Icon by GasaraArte Digital
Star Mood Icon by GasaraArte Tradicional
Star Mood Icon by GasaraFan-Art
Star Mood Icon by GasaraBocetos
Star Mood Icon by GasaraTiras
Star Mood Icon by GasaraPaginas Manga/Comic
Star Mood Icon by GasaraTutoriales
Star Mood Icon by GasaraActividades
Star Mood Icon by GasaraFotografía
Star Mood Icon by GasaraAnimaciones
Star Mood Icon by GasaraCosplay
Star Mood Icon by GasaraExtras
Star Mood Icon by GasaraComisiones

Group Info

Una comunidad de dibujantes y escritores que buscan una oportunidad para mostrar su arte a los demás y demostrar que el talento existe en cualquier parte del mundo. Creamos Mangas, Oneshots, Comics, Relatos, Series etc. Ùnete!

Tags: Spanish, Manga, Mangakas, Dibujantes, Escritores, Yonkomas, Pothook, Shonen Jump, Historias, Relatos, Cómic, Comic, Ayuda, Help, Tutorial, Hispano, Español, Espaniol, Espanol, Latino,Tutoriales, Guías, Opinión, Arte, Comunidad, Club, Usuarios, Literatura, Debate, Cultura, Comentarios, Críticas Constructivas, Actividades, Concursos, Participación, Foros, Revista, Promoción, Difusión, Juegos, Mensual, Publicación, Libre, Amistad, Convivir, Reconocimientos,Castellano, Fotografias, Poesia, Novelas, Fanarts, Digital, Fanfic, Cosplay, Furry, +18, Comisiones
Group
Founded 5 Years ago
Feb 5, 2016

Location
Global

Group Focus
Art Creation

Media Type
Mudkip tattoos

1,541 Members
1,349 Watchers
76,687 Pageviews
Daily Pageviews


La actividad ganadora es:

Dibujar a nuestro OC haciendo Cosplay


gracias a :iconmizukii-c: por recomendarla!!!


Star Mood Icon by Gasara ¿En qué consiste exactamente la actividad?
Dibujar a nuestro OC (Personaje Original)haciendo cosplay de la serie que desees. No hay restricciones. Solo que no sea +18.

Star Mood Icon by Gasara ¿Hasta cuándo tengo tiempo de presentar mi entrada para la actividad?
Se dará una semana para finalizar la ilustración. (7 días)
3 de Febrero 2020

Star Mood Icon by Gasara ¿Dónde subo mi entrada?
La carpeta ya esta creada y disponible para todos.
www.deviantart.com/grupo-potho…

Star Mood Icon by Gasara Especificaciones
La ilustración puede ser digital o tradicional. Puedes colorearla o no.


*Agreguen por favor el icono del grupo: :icongrupo-pothook: de manera que sea más fácil verlo.



Star Mood Icon by GasaraPara estar siempre al tanto de las noticias síguenos en: Star Mood Icon by Gasara
More Journal Entries

Deviants

Gracias por visitarnos

You're not here because you're not logged in
  • :iconkanashitenshi:
    KanashiTenshi - Members
    Visited here 3 hours and 34 minutes ago
    Did something awesome today
  • :iconerotixxx:
    ErotixXx - Members
    Visited here 18 hours ago
    Did something awesome yesterday
  • :icondashingtonydrake:
    DashingTonyDrake - Members
    Visited here 1 day ago
    Did something awesome 2 days ago
  • :iconstargeneral410:
    Stargeneral410 - Members
    Visited here 1 day ago
    Did something awesome 2 days ago
  • :iconmisikushina:
    Misikushina
    Visited here 2 days ago
    Isn't a member

Newest Members

Active Members

Admins

Moderadores
:iconpothook:

Autores que colaboran actualmente en la revista Pothook:
:iconmargu3112080: :iconbalsyka: :iconmizukii-c:

Founder


:iconpothook:

Comments


Add a Comment:
 
:iconred6235:
red6235 Featured By Owner Sep 1, 2020  New Deviant
Gracias por aceptarme.
Reply
:iconred6235:
red6235 Featured By Owner Sep 1, 2020  New Deviant
Hola soy nueva en deviantart.
Reply
:iconmizukii-c:
Mizukii-C Featured By Owner Aug 18, 2020
Hola
Reply
:icontranza2003:
tranza2003 Featured By Owner Aug 30, 2020  Hobbyist Traditional Artist
Holaaaaa!!!
Reply
:iconcellakelli:
CellAkelli Featured By Owner Jul 16, 2020  Student Digital Artist
Reply
:iconocurimi:
Ocurimi Featured By Owner Jun 7, 2020  Hobbyist Digital Artist
disculpen, la carpeta de arte digital está llena...
Reply
:icondajif:
DaJiF Featured By Owner Apr 12, 2020  Hobbyist General Artist
¡Hola! Solo quería decir que la carpeta de "Arte digital" ya se llenó. :)
Reply
:iconstelluxfero:
Stelluxfero Featured By Owner Mar 25, 2020  Student Traditional Artist
hola
alguna novedad por aqui?

veo este grupo muy calladito
cuando antes tenia mucha actividad

bueno tambien para hacerme un poco de advert, pasen a mi pagina de DA y Watts
(porfis)

Lovely Shoujo (Pretty Please) [V3] 




Gracias!
Reply
Add a Comment: