Shop Mobile More Submit  Join Login

Similar Deviations
By Romy Lara

I exit the studio, sighing at the sight of the sun quietly hiding behind the trees and buildings. Turn to the right and keep walking. Cars are passing by, people in black suits get out from the nearest buildings; none of them care about their surroundings. I lift up my head and notice in big steel-letters the name of the company that owns that peculiar orange building in the corner of the street. It's the first time I see it. The sky is painted blue with some dabs of gray, just as if somehow the color of the concrete street had been absorbed by the clouds.

Behind me there's a couple discussing something about a house. She doesn't sound happy. And he's just getting mad. She shouts and speeds up, him trying to catch up with her, but it's futile. She is a very good runner despite her heels. The man glances at me. I toy with the white cable of my earphones and pretend I didn't hear anything. I pass him. He just stands there. I wonder what would he do now. But I have no time to sit and stare.

When I arrive at the main avenue, dust and earth hurt my eyes, making it hard for me to see clearly. I almost miss the passageway that goes underground to cross the street, but I manage to get in and let all the smokes and smells of little restaurants hit me. Everyone has to be very careful with the statue that claims herself to be a part of the wall, grabbing it firmly with one hand. Her look is sad, always sad; not even the fresh flowers she got today could cheer her up.

I wait for the bus to come. The sound of the drills at the construction site next to me is annoying. They have been working for six months now. Did they find gold? Or is paving a sidewalk really that hard? I get in the bus, clenching the tube while the driver speeds and manages to give me my change. I stumble through the tiny hall until I drop my body at the farthest seat, near the back door. The bus is filled with awful music. But I think it must be a rule. Bus drivers must have a code or requisit concerning musical genres, because they all play the same distasteful music.

I get the window seat, so I comfort myself on watching life and cars pass by while we travel carelessly. Suddenly I become a spectator to the outer world, that life that happens on the sidewalk.
Two men in dusty jumpsuits and old caps are carrying a little wagon with rocks and shovels down the stairs of a bridge. An old lady in front of them is gazing at them nervously, afraid some accident might happen.
Next, three skinny women with TinkerBell style dresses are waiting on a corner. Their smiles are just as fake as the colour of their hair. I can only see one of them taking out a box of cigarrettes before we pass them.
Four guys running. Two cops behind.
A male biker with a pink helmet.
A lady dressed in black hugging someone, a tissue in her hand.
The man that is sitting next to me starts falling asleep. Ten minutes later he unconsciously drops his head on my shoulder and I freeze at the contact. His lotion is strong. He carries an orange backpack that looks pretty heavy. We go over an ugly hole in the street and he gets startled, unaware that he was sleeping on me.

Through the window I can see the buildings, all kinds of workshops, skinny trees, big columns of concrete that hold the second floor of the avenue. Wild plants defy the laws of nature and spring to life through the cracks on the walls of the tunnels.

One hour later, I get out of the bus, jumping from it to the pavement. It's a nice day. The wind is running through the leaves and messing with my hair. Clouds in shapes of ships and towers start menacing with rain. But I want rain, and all of a sudden I begin to see the tiny drops falling from the sky. I smile widely. The man that keeps the laundry shop stares at me, thinking I'm crazy for smiling at the rain that now wets my hair. It's not so heavy.

I manage to arrive at my house on time, before the real thunder falls. Inside is quiet. I'm the first one to arrive. My family won't be late. I put my bag and my jacket on the couch and stare at the blue and yellow wall, and I just realize how interesting my trip was on my way home.

"Details," my granny would say "it's all about catching those little details of life that makes it worthliving, even in the most boring routines." And I agree.
Like it's said, when I arrived at my house I realized today I had paid a lot of attention to details.
It's pretty interesting how many things happen outside when we are stuck in traffic.

:bulletred::bulletred: Do Not Use This Artwork Without My Permission. :bulletred::bulletred:

EDIT: OMG a DD!!! Wow! :la:
:squee:
Thanks very much to all the people who read, commented and faved this work. I am so honored. :)
And a million thanks to :iconxlntwtch: and :iconbeccalicious: who made this possible. I love you!! ^^
I can't stop jumping and smiling! :D :iconllamajumpplz:
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

She raised her palms to the sky, fingers spread, and sunk her toes into the earth. Heat-filled particles of light warmed her face and the moist cool matter softened her toes. This was life and she relished in its glory.

Nature was her mother and the ruler of the cosmos was her father. She imagined herself as a tree, her feet diving down into the rich folds of the earth, planting their roots, while her fingers extended to the heavens forming into a million branches. Leaves and flowers exploded from her branches as they begged for the gift of light from the sun.

She walked in beauty. From where she stood, a gathering of red poppies reached to her gently brushing against her calf, begging to feel her touch. She leaned forward caressing the petals with the tips of her fingers and the flowers gently kissed her face in return. She laughed. She had always imagined that poppies would make for extremely faithful friends, providing every comfort and need in times of despair, but they would always maintain a chipper demeanor in spite of such travesty. If she had her pick of friends, she would pick poppies.  

Helios drug the sun across the sky, his steeds pounding against the clouds. She delighted in its slow, yet steady passage.

She waved to Helios, though she knew he would not see her and if he did, he would not recognize her. No one would—mortal man or God or demi-God. She had been sheltered in this garden of Demeter's. It was beauteous: filled with forests, streams, and meadows. She could not hate the garden, for it was filled with life and freedom. It was not the garden's fault she was so contained.

"Persephone!" A voice called in the distance, rising alongside the wind. She sighed, rising from her bath of poppy kisses. The wind swirled around her, pulling her into its arms.

"Persephone!" The wind delivered its message again.

She giggled. "I heard perfectly well. Mana wants me?"

The wind swirled around her, causing her chiton to fly in several directions. She danced within the wind enjoying the cool air against her sun-kissed face.

After a few moments, the wind died down and pulled her along. She laughed as her feet were always seconds away from missing the ground. She took leaps too large for her legs and the wind constantly had to keep her lofted as it ushered her towards the temple. "I'm coming, I'm coming." She spoke out of breath.

The wind deposited her at the doorstep of her mother's temple, flicking the ends of her long, curly hair. She waved as the wind flew somewhere else in the big brilliant golden blue. A pang hit her chest, slightly knocking her breath: to be in the sky, what a place to be.

"Persephone, there you are. The nymphs lost track of you."

She did not mind her mother. Her eyes were fixed to the white forms against the blue sky. She saw a tree and a bear in the sky, she smiled. A dark cloud swirled in the distance, a deep purple gray.

"You should not wander so far away. I can't protect you past the river."

"Of course, Mana. I know the boundaries." She turned to her mother, the golden Demeter, Goddess of the Harvest, of Mother Gaia's bounty. She was not as bountiful in her looks as her mother. Demeter possessed golden hair and blue eyes, while she possessed dark chestnut brown hair and green eyes. She had always imagined she was a reflection of her father, the mysterious wielder of the thunderbolt and the powerful ruler of the sky. Perhaps the storm is because of him.

"You worry me when you wander off by yourself. The nymphs try and keep track of you and you should let them. You do not know the evils that exist beyond my garden. Here you are safe. Do you understand?"

"Mana, look at the clouds, a storm is coming. Can't you feel it the air? The wetness of it?" She pointed at the cloud formation to the East, not far behind Helios and his golden chariot.

Demeter sighed. "Hopefully, it won't pass before dinner."

"What is for dinner?" She stared at the entrance, dreading the initial contact of her bare feet with the cool alabaster. It was always unpleasant and she rather disliked it. It almost made her consider sandals, but her feet hated being contained.  

"There was quite the assortment of offerings today."

She made one last glance at the perfect storm forming high in the clouds. She stepped inside and began walking to the dining hall with Demeter, hoping that she could quickly finish and go outside once more, just so that she could dance in the rain.





All throughout dinner, she felt the clouds roll in, threatening to thunder. Rain would come at any moment. She tapped her foot, shoveling food into her mouth.

Her mother kept eyeing her with disapproval. She knew her mother treasured their dinners, but she needed to be outside. This storm was going to be big, huge even. To miss it would be murderous.

"Did you make any discoveries while you were out in garden today?"

"No, but I discovered that enormous storm pattern. It should be hitting at any moment." She tore off a chunk of bread, as she stuffed it into her mouth.

"Must you eat so quickly? I would like to enjoy dinner with you."

"I'll be out quickly after. I promise." She dropped her spoon and quickly rose from her chair.

"No, Persephone. You are not going anywhere until I am done. All that I have of you is our dinners."

"Mana. I just want to go out into the rain. I will be right back."

"No."

She could just scream with frustration. She felt the rain fall from the clouds before it began to patter on the roof.

"I don't understand this obsession with the sky. The garden loves you. You should tend better to them."

Her hands shook. She threw them at her sides, so that her mother wouldn't see. The sky, it was everything. The life-giver and death harbinger all at once. It fed the trees and watered the flowers. It spread their seed across the land. As easily as it nourished, it destroyed: pulling trees from their roots, flooding land, drying out lakes. It killed that which it created. It was beautiful process.

Then, there was the amazing phenomenon of the sky: the stars. The mortals said the stars were painted onto a bronze dome surrounding the earth in which Atlas spun on his back so that the stars would rise and set, as the sun. Who painted all those stars? She needed to know. Her father was of the sky, so a part of her was too. She felt it: in her bones, blood, and her soul.

She looked once to her mother and twice to the door. She ran.

"Persephone!" Her mother called urgently. But she ignored her. Too long has she lived in this shelter, she would not be deprived of the sky too. Her mother could not lock her away, she would not let her.

Through the maze of hallways and out the temple, she ran directly in the rain. It was warm and sticky. The static charge of energy wafted through the air.

Lightning struck.

Her soul was set aflame as she danced. The rain droplets fell onto her and flew off her all in one moment. Mud dressed her feet. She threw her head back, intently listening to the music of the rain, forcing herself to succumb to it fully.

Thunder rolled.

She fell to her knees. Hot tears poured down her cheeks. She just wanted to belong to the sky, maybe to even live on Mount Olympus, in the clouds. She wanted to ride with Helios in his chariot and watch Hephaestus forge the thunderbolt, and better yet to watch Zeus—her father—wield it. She could not believe that all the gods on Mount Olympus were all evil, especially Zeus. He couldn't be.

She felt a soft hand on her shoulder. She shrugged it off.

"Persephone…"

Her stomach clenched her breath, she shook. "I am part of the sky. It is a part of me. I can't help it."

"I know."

"If he is a part of me, then what does that make me? What does he make me?"

Her mother pulled her into her bosom and she cried, allowing her mother to soothe her. "Oh my child, you are not him. You cannot be blamed for the transgressions of your father."

"But he raped you. I am the fruit of his seed."

"And fruit of my womb. Never forget that. You are part earth and sky. You are both."

"I just wanted to be in the rain."

"I know. I'm sorry."

"I'm sorry."

"You are my love, my greatest gift to the earth. I love you."

"I love you too, Mana."

They held onto each other as the rain fell, connected earth and sky, dirt and water, mud and thunder. A desperate part of her wanted to meet her father, but she would never tell her mother. She wanted to meet this man, to look him in the eye, to see what kind of man he was. She needed to know how much of him was in her.

After the rain subsided, they went inside and washed the mud off their skin and clothes. A few nymphs started a fire in the hearth and they all laid around it drying off and warming up. She hugged her knees, trying to keep her feelings trapped inside her chest and stomach.

The nymphs gossiped and told stories, Demeter even participated, but that night Persephone noticed that her smile never reached her eyes. As for Persephone, she kept quiet, listening to the left over rain patter against the roof.




For the next week, she did not wander away from the nymphs as her mother wanted. But when they were not looking, she glanced to the forest and heard the rushing of the river that marked her mother's boundary.

She knew for certain her mother would never let her leave. Her mother would not allow her the decision at all. She didn't really know if she wanted to leave, but all she knew was that there was more to the universe than what she could see from her mother's corner of earth.

She had never left this garden. The trees felt like massive, impenetrable walls, caging her in. She planned her escape, the second week after the incident. Although, her mother did let up a bit on some of her rules, allowing Persephone to observe the weather whenever it came. But one rule remained, stay within the boundary. She was watched night and day, though Demeter tried to conceal this fact.

She felt more like a prisoner than a daughter. Soon, the only thoughts that plagued her were of escape, hopefully, to Mount Olympus to meet her father. All she needed was a way to get there.

Though both her parents were gods, Persephone was not immortal. Like many of the children of the gods, she was to earn her immortality or marry a God. Above all, she was not a decision-maker in the realms of the gods, her fate seemed determined by a higher being than she. She ran a risk of becoming a pawn of Zeus, but she hoped for the best and prayed that Hera would not kill her immediately.

Because of her status she, herself, unescorted could not travel to Olympus. She knew of someone who could, and might even help her, if she managed to get his attention. Helios.

Helios was known as the All-Seer, since he crossed the earth every day observing all as he carried the sun through the sky. If she managed to escape her mother's boundary, she could call his attention and tell him who she was. She would ask him to take her to Olympus to meet her father and make a proper introduction to Olympus.

After all that, then she could decide what kind of life she needed to lead. She knew if she stayed, she wouldn't get the opportunity to decide. Even if she discovered her purpose, she would be forced to tend to the garden to the end of her days. While she loved the garden, she wanted to discover the world for herself. She wanted to live among the stars and bask in their glow.

Finally the day came when the nymphs had forgotten the incessant need to continuously watch her. Quietly, and delicately, she snuck away. She backed into a few shrubs, made her way through the meadow, and finally to the tree line. She made it to the river, once she crossed she would be outside of Demeter's protection. No one could stop her.

She found a slow, calm section of the river, underneath a willow tree. The tree extended out its long limbs to her, caressing her hair, pulling her into its boughs.

"I will be back, one day. I promise. I need to do this."

The tree shook its leaves and let her out of its grasp. She reached down and placed her fingers in the water. It was cool, but not cold. Warm enough to swim. The river was about fifteen feet wide. She slipped off her chiton and asked the willow tree to fling it across the river.  

She dove in and swam quickly to the other side. There was a current, but it was not too strong for her to swim across. The fish joined her in her swim. It took a few moments before she reached the edge and climbed out, holding onto tree roots as she lifted herself from the water.

She stepped foot on the ground. Flowers bloomed where she stepped. She looked across the river, viewing the willow. Now that she was here, she almost did not know what to do. She grabbed her chiton.

She found a rock where she could dry off in the sun. While she dried, she observed the river. She was on the other side, out of mother's protection. She smiled. She was free, truly free. The birds sang. The river flowed. The sun shined. All was the exact same as before, except it was entirely different.

She threw on her chiton. She ran through the forest, running out of the sight of the river, and climbed up the first tree that came within her path.

She grabbed each thick branch, propelling herself forward, pushing out to the top. She broke through the leaves and turned her face to the sky. The warmth from the sun felt more glorious than it ever had before, deep, rich and filled with a full spectrum of colors. She savored the feel.

She cast her eyes upon the rich blue sky. Helios charged forth, his steeds galloping at full speed.

"Helios!" She cried at the top of her lungs. Her heart beat wildly in her chest and her blood rushed through her veins.

Helios turned to look at her, his golden helmet glinting daringly in the light.

"I am Persephone, daughter of Zeus and Demeter. For all my life, Demeter has locked me within her garden, preventing me from seeking an audience with my father. Could you help me reach Mount Olympus?"

He looked down upon her, judging her for a moment. He nodded. "Persephone, daughter of Zeus and Demeter, I will have Hermes deliver your message to Olympus. Zeus will send for you."

Relief flooded through her. She had not known the anticipation she felt. If Helios denied to help her, then she had no clue what she should have done--would have done.

"Thank you, great All-Seer, Helios!"

Helios nodded before returning to directing his carriage across the sky. She smiled, unable to contain her joy. Her mouth felt like it would split her face open from the joy in which she felt.

She jumped down from her tree. Now, all she had to do was wait for Hermes to collect her. She turned to the tree. It was a beautiful, giant wych elm tree, with thick green leaves. It was her savior. She placed a kiss upon its trunk, to show her gratitude. Its branches and leaves reached towards her in their appreciation. She threw her head back and laughed. "Thank you for raising me into your highest branches."

Her giggling was disrupted by a low and distant rumble. She turned her head to the sky, looking for a break in the trees. She squinted.

"Strange," she said to no one in particular. "I did not see any storm clouds in the sky. Nor do I feel any weight in the air."

The rumbling became louder and louder. She heard heavy breathing. She turned behind her.

In the distance she saw a tall, dark figure, in a black chariot drawn by four horses, heading directly towards her. She froze. The figure wore a dark helmet. They were cold. Every tree they past shriveled, every flower turned brown and died. No grass lived past the hooves of the horses. It was as if the cold grip of death himself, strangled out each life in his way. A high shriek pierced through the air. Only once she was out of breath did she realize it was her own.

She dashed for the nearest tree, desperately trying to find a branch to climb onto. Maybe if she climbed to the top she wouldn't be trampled, maybe she could save the life of this tree if she clung to its branches. She heard the hoof steps grow louder, more thunderous, more terrifying with each step.

Something grabbed hold of her and pulled her off the tree. She watched in horror as the tree died before her eyes right as her touch was forcibly pulled away. With its final spark of life, the tree reached to her. She cried. There was so much destruction, beyond the force of nature, beyond the magic of the sky. This was not beautiful, it was monstrous.

The front horses bucked before they circled around the tree, her beautiful elm tree. "No!" She screamed. Hermes would not know where to find her. She needed to go back. She needed to comfort the wildlife that still remained. Tears poured down her face. Steam only rose from where her tears fell.

She turned to see that which destroyed her tree, that which destroyed all the life around her. She locked eyes with cool, black eyes. Coldness gripped her, ceased her. All that was left was a void: a void of life, light, and warmth. A darkness fell over her and her body went limp.
Here is my second attempt at telling Persephone's story.

This is the first installment. I don't know how many there will be. I hope I set it up well enough.

A few side notes:

Mana is like Mama or Mom in Greek.

The title is a play off another title of a novel that I recently read and adored: The Particular Sadness of Lemon Cake by Aimee Bender. Food is very important in that story, and the magical is wound with the ordinary, something that I hope to capture except in reverse. Maybe? I do not know if I will keep the title, but I do love it.

Enjoy! And Happy New Year! =D


..........................................................

EDIT:

I added a preview picture of my story. I do not own this picture. It is "Summer" by Alphonse Mucha.

I loved the way he depicted summer, with the flowing brown locks, and the crown of poppies. I feel in many ways this embodies Persephone. It is a beautiful picture. I absolutely adore the picture and love his style. :heart:
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

Posdata (¿ya dije que te amo?)


Manuel tiene siete años y corre y corre. Corre entre la gente que camina sin sobresalto, corre entre las malezas de la calle y hace a un lado a quien se interponga en su ruta contagiosa. Su aliento es pesado y el cabello largo y castaño vuela en el aire, incluso su jardinera azul se enreda entre sus piernecitas demasiado delgadas, haciéndole casi caer. El pequeño chileno espera el impacto con los ojos cerrados, la boca apretada y el pelo en la cara, pero nada de eso llega, porque nunca cae al cemento.

Manuel pestañea, ¿qué está ocurriendo? Estira las manos pero sigue sujeto. No entiende.

- ¡Te atrapé!

De inmediato pega un saltito, recuperando su equilibrio. Hay brazos que le rodean el pecho y Manuel teme, sobre todo cuando ese misterioso frota la zona de arriba hacia abajo y se queda quieto, como estático y las risas tras su espalda se detienen de un momento a otro. El cabello cobrizo, con gatitos en las puntas roza sus mejillas, y alguien pasa sus manos por él también, después de haber acariciado su pecho.

Manuel está temblando.

- Sos pibe.

Y apenas responde:

- Sí.

Aunque no tiene idea de lo que significa pibe.

La primera vez que se ven, Manuel tiene siete años y Martín ocho. Manuel está vestido como se vería una niña un poco descuidada y Martín luce como esos chicos de los comerciales, pero ya no porque ha hecho la carrera siguiendo al chileno desde que lo vio solitario sentado en los columpios y se acercó y le dijo ''sos muy linda'', entonces Manuel se puso de pie y no halló nada mejor que correr metros y metros para zafarse del niño tonto que lo había confundido con una mujer.

Es primavera y Santiago tiene una temperatura tan agradable; el sol brilla y el viento mece con suavidad el forraje de los árboles verdes, así que los niños están en un escenario completamente deslumbrante. Manuel mira hacia el cielo, despejado y con nubes pasando; tiene las mejillas sonrojadas y no funciona que Martín le acaricie el cabello separándoselo hebra por hebra.

Pero entonces Manuel no sabe que Martín se llama Martín y no se lo pregunta. El pequeño rubiecito se lo dice, sonriendo ampliamente.

- Me llamo Martín.

Y sólo lleva un pantalón desgastado y zapatillas negras, una polera de manga larga y algodón, azul. Manuel no tiene puesto más que su jardinera y su camiseta blanca, y llevaba zapatos atados hasta los tobillos y baja la cabeza, mirando hacia el piso.

No le interesa realmente saber su nombre. Ni siquiera le ha visto a los ojos totalmente.

- Yo me llamo Manuel.

- Soy argentino, llegué aquí hace dos meses, ¿y vos?

Manuel no responde. Se esconde tras su cabello largo y sus rasgos de niña.

Cuando Martín tiene doce y Manuel once, el chileno ya ha dejado de lado las épocas pasadas y no tiene absolutamente talente alguno del pequeño niño afeminado que Martín alguna vez vio. Su cabello ahora es corto y se viste como lo haría un muchacho de su edad, y camina con una mochila al hombro directo a su escuela. Él no espera encontrarse con Martín, que va un grado delante de él, -tampoco lo desea-, hacen contacto con la mirada por el pasillo del segundo piso y Manuel siente tanta, tanta vergüenza en el momento en que Martín casi salta contra sus brazos para rodearle. Se queda estático, como aquella vez, frunce el ceño y le empuja tan discretamente, que muchos alumnos que caminaban por ahí se detuvieron a mirarles.

Sin embargo, a Martín no le interesa en lo absoluto, porque se ríe y aunque Manuel sigue caminando, sin prestarle atención, Martín alardea, tan fuerte.

- ¡No puedo creer que vamos a la misma escuela! Te ves re diferente desde la última vez que te vi. ¿Dónde vivís ahora? Casi no te reconocía, Manu, ¡con el cabello corto enserio parecés un pibe!

Esa fue la primera vez que Manuel sintió deseos casi incontrolables de asesinar al argentino.

A los quince, Martín se autoproclama el mejor amigo de Manuel, cuando Manuel no lo quiere ni ver. A esa edad, también, resulta que han obtenido una cercanía envidiable. A los quince, el chileno ha salido de esa capa metafórica y ha pegado el estirón, su cuerpo de pronto se convierte en piel delgada y curvilínea y Martín entra en el equipo de fútbol de la escuela; Manuel se queda en el club de teatro, aunque sea para los marginados, porque el ama todo, exactamente todo lo que tenga que ver con el arte.

Se ven en los recreos, a veces, el argentino siempre está demasiado ocupado con el equipo, y a Manuel no le interesa juntarse con los chicos populares. Pero no importa, porque al tiempo da frutos. Casi a los dieciséis Manuel consigue su primera novia, una chica bonita de ojos verdes y cabello oscuro, la niña más tímida del salón. Tiene una figura menuda y pequeña y tras sus gafas y aspecto algo desaliñado esconde un rostro de facciones dulces y hermosas, de las cuales Manuel se enamora inmediatamente. Y a pesar de ser tímido, no se le complica hablarle y a la semana ser tan cercanos que se ha olvidado por completo de que Martín sigue existiendo; pasan unos meses y Manuel puede decir orgulloso que tiene una novia y que su novia es la chica más linda del mundo.

Se llama Florencia –el chileno de cariño le apoda Flo- y Manuel cree que está enamorado.
Uno de los días, cuando llevan más de dos meses de noviazgo, ambos se despiden con un beso a la salida del colegio; no pueden irse juntos porque Florencia tiene que ir donde su abuela y toma la dirección contraria a Manuel. Entonces el chileno se mueve solo por la calle con los audífonos y tarareando una canción de The Clash, imaginando dentro de su cabeza los ojos de Flo, hasta que algo o alguien le ha agarrado del brazo y obligado a sentarse en el suelo, contra un rincón. Los audífonos caen de sus oídos y se oye el sonido de la guitarra al comienzo de ''I'm so bored with the USA''. Manuel se aleja dispuesto a golpear a quién sea, pero la cabeza gacha rubia le hace detenerse al instante, porque…

- Odio a tu novia.

… Martín pronuncia aquello.

Así fue el real principio.

A los diecisiete, Manuel ya no tiene una novia, porque privilegió a Martín antes de la chica bonita y adorable. Entonces se vuelven inseparables y los límites, dudosos. Manuel no tiene que llamar para visitar al argentino y cuando Martín se hace espacio en su casa, es bienvenido como uno más de la familia.

Una mañana, Martín se despierta con el nombre de Manuel en la punta de la lengua. Pestañea lentamente intentando que el sol no pegue en sus ojos claros ni le despierta de la ilusión que ha estado soñando, esta vez, él y Manuel recostados juntos mirando el cielo y las nubes pasar y están cogidos de las manos.

Fue entonces que Martín se dio cuenta de que estaba enamorado de Manuel González.

Para el día de san Valentín, Martín paga todo, la salida al cine y las palomitas y frituras y aunque al principio el chileno hizo un escándalo porque salir en esa fecha podría ser malinterpretado y las personas les verían y señalarían por ser maricones, se tuvo que callar obligatoriamente cuando Martín le agarró de los hombros y besó su boca, a la salida del Mall Vespucio.

Manuel besa de vuelta a los segundos y Martín casi salta de alegría.

- Me gustas mucho.

- Nooo, ¿en serio?

- ¿Tan evidente es?

- Un poco.

Por algunos meses las cosas son felicidad, pero dos personas tan opuestas no podrían llevarse bien para siempre. Para su tercer cumple mes, Manuel crea un alboroto porque Martín ha llegado a su casa con chocolates y nadie allí sabe de su relación. El chileno le empuja y lo echa, murmurando que no quiere verlo porque es irresponsable, poco ubicado y en resumidas palabras (en su idioma), un hueón.

A Martín la rabia le gana y deja la caja botada en el piso y se da la vuelta, caminando de regreso, ¿pero por qué Manuel no es capaz de soportarlo? Sabe que actuó mal y le sigue para abrazarlo por la cintura cuando lo encuentra y apoyar su cabeza en la espalda apretada.

- Sorry.

Y Martín sabe que Manuel no necesita disculparse, porque él ya le ha perdonado con descuidada facilidad.

Para arreglarse, Manuel insinúa mandar las cosas al carajo e ir a cualquier parte. Martín está de acuerdo. Terminan estilando y mojados dentro de la Pileta del metro Salvador, por allá por Providencia, cuando son más de las ocho de la noche y Manuel sabe que no puede volver a casa así, pero ahí está su novio, invitándolo a la suya.

Esa noche, hacen el amor.

El tiempo pasa rápido y ni cuenta se dan cuando han cumplido dos años de noviazgo ininterrumpido –contra todos los pronósticos existentes-. Manuel tiene 19 años, Martín 20 y ambos están estudiando en universidades diferentes.

Después de pasar un día entero buscando libros en la biblioteca, la pareja llega a la casa del moreno, cansada. Martín quiere quedarse y pasar la noche con su chilenito, pero apenas pisa la puerta y le besa, Manuel interrumpe con su mano entre ambas bocas, empujándole con el ceño fruncido.

- No, estoy ocupao'.

- Andá, Manu, un ratito.

- No, weón. Tengo que estudiar, ándate. –y se aleja y el rubio no quiere y lo sujeta- ¿Y hasta cuando vai a tener ese acento culiao?

- Admitilo, es sexy.

Martín estira la boquita, pero Manuel le aprieta sin consideración. Pone sus manos en su pecho y le empuja fuera de su casa, sin recibir ningún beso, pero con un aire divertido. Martín es echado a regañadientes aunque riendo y Manuel puede oír el ¡Te amo! Al que como siempre, no responde.

Luego se queda apoyado en la puerta, sonriendo como un imbécil.

No, Martín es un imbécil.

Pero es su imbécil.

Después de una media hora, Manuel se prepara un té en la cocina y su celular suena. Deja la taza sobre la mesa y camina despreocupado, repasando mentalmente la materia. Lo toma en sus manos y aprieta el botón.

La voz que suena desde la otra línea es ronca pero firme, y no la conoce, entonces Manuel frunce el ceño confundido.

- ¿Aló?

- Buenas noches, soy el mayor de carabineros Patricio Arriagada, ¿hablo con… cómo dice? Sí, disculpe. ¿Con Manuel?

- Eh… Buenas noches. Sí, yo soy Manuel, González, ¿por qué?

- Es usted familiar o conocido de… ¿cómo se llama el chico? ¿Martín? Disculpe otra vez, Martín, de ¿Martín Hernández?

A Manuel se le hizo un nudo en el pecho.

- Sí, yo soy… -Manuel suspiró, siempre iba a avergonzarle el admitirlo- su pareja. Pero, ¿por qué? ¿Qué pasa?

¿Por qué le llamaban? Se movió a paso rápido por su departamento hasta el balcón para mirar a la oscuridad. Bajó sus ojos a la calle y la vio tranquila, oscura, sin desenfreno, sin rastro de griterío ni algo que tuviese que tomar en cuenta, estaba pacífica, sin tropiezos, demasiado apacible y eso le asustó, pero fue a su vez como un mantra tranquilizador, porque entonces no había nada de lo que temer cerca de casa.

- Mire, tranquilícese primero. El joven sufrió un accidente, un auto chocó su motocicleta. Ahora él está…

- ¿Que él qué?

La pequeña Golden Cocker café aparece moviendo la cola porque la pelota rosada que estaba  mordiendo ha caído cerca de los pies de Manuel y ella la coge con sus dientes chiquititos, mordiendo sin querer los cordones de su dueño y el chileno se aleja, susurra un ''No, Conchi'' mientras se echa el flequillo hacia atrás, siempre lo hace cuando está nervioso y, ¿qué más decir? Con cada palabra que dice este hombre que está rompiendo sus ilusiones, sus ojos se llenan de lágrimas y mira hacia todas partes o los cierra con fuerza y así las lágrimas se van y su pecho se aprieta un poquito, solo un poquito, ¿o las piernas son las que le tiemblan? No está seguro, sólo sabe que duele.

- Ahora está camino al hospital, al Barros Luco, ¿sabe dónde es?

Manuel hace un ruido con su nariz.

- Sí –dice apenas.

- Lo lamento.

El carabinero oye por respuesta un quejido, la forma en la que cualquier persona suena cuando se ha quebrado y se impacienta, porque él no tiene tiempo para ese tipo de cosas. Observa a los otros uniformados, que le hacen señas para que corte y siga con su trabajo. No hay tiempo, nunca hay tiempo para el consuelo de un joven herido.

- Buenas…

- No, espere –Manuel se limpia la nariz con el costado del dedo índice, con sus ojos miel que ahora lucen pardos por las lágrimas directamente fijos en su mascota. Ella sigue jugando, sin saber lo que pasa, completamente ajena al dolor que inmoviliza todo el cuerpo del castaño- ¿Él… está muy grave?

El mayor de carabineros Patricio Arriagada de la doceava comisaría de San Miguel carraspea y se toca la manga de su uniforme, todo verde.

- Las lesiones eran de consideración.

Fue todo lo que necesitó decir para que la comunicación fuese cortada y comenzara a caer una lluvia débil en el lugar donde el responsable del accidente entraba al retén, y todo lo que Manuel pudo pedir para agarrar sus llaves, la billetera y guardar el celular en el bolsillo. A la mierda la lluvia, él corrió las escaleras y llegó llorando a la puerta del edificio en busca de un taxi; en ese cielo negro y sin estrellas y el viento que le mueve el cabello y le moja, parece que la fantasía en la que estaba viviendo se deshoja de un solo golpe y él se siente caer, así, libre a cualquier precipicio, libre y solo. Y Manuel llora por eso llevándose la mano a los labios y sus lágrimas se confunden con las gotas de lluvia transparentes que manchan su cara y mira hacia la izquierda, las calles silenciosas, a lo lejos no nota nada más que oscuridad.

Y tiene miedo porque el tiempo corre y el tiempo nunca espera a nadie. Y mucho menos a alguien como él.

O

- Usted no puede pasar allí, el joven está grave, nadie ha autorizado las visitas…

- ¡Yo soy su pololo! ¡Yo tengo derecho a estar ahí!

La mujer pone mala cara cuando Manuel casi le escupe las palabras, le da la espalda y se aleja caminando. Manuel frunce el ceño pero deja la puerta entrecerrada, quedándose por un momento afirmando la manilla dorada, asustado y se voltea suavemente, como si la escena se estuviese deteniendo. Él quiere que se detenga, quiere que se detenga exactamente en el momento en que se da cuenta de cómo está Martín acostado en la cama blanca, lleno de tubos, correas de silicona en sus venas y la máquina sonando cada segundo. Es impactante, tan impactante que Manuel corre a su cama y le toca la mano amoratada por la presión; le mira los ojos, cerrados e hinchados, y su boca, sin abrir.

De sus ojos vuelven a caer lágrimas y se aferra a las sábanas con necesidad, más cerca, más cerca de su rubio, invadiéndole el espacio personal. Quiere que vuelvan a compartir ese espacio, porque los límites entre ellos nunca estuvieron claros.

- ¿Martín? ¿Martín, me escuchai? –pregunta y es tan obvio que no recibirá una respuesta. Pero el cerebro de Manuel no está funcionando con normalidad, todo dentro de sí es un revoltijo confuso, un desastre. Él lo es, él siempre ha sido un desastre- Puta, Martín, mírame. Mírame, háblame, ¡Martín!

Nada más suena en la habitación que la máquina que mantiene vivo al argentino.

- Martín, ¿por qué no sonreí?

Lo más impactante es su cara inexpresiva. No es quién Manuel quiere que sea.

- ¡Sonríe! ¡Sonríe! –Y él está acostumbrado de una manera caprichosa a que Martín cumpla todos sus deseos, sin embargo, ya no puede hacerlo nunca más. Le mueve los dedos, pero nada resulta, toca su pecho, su cabello y ni oye cuando la puerta se abre con fuerza, porque él se está cayendo contra la cama, con las manos apoyadas en las sábanas y con la mejilla acurrucada en sus brazos mojados. Sigue llorando, sigue susurrando y sigue gritando: sonríe, sonríe, ¡sonríe para mí! Hasta el momento en que las enfermeras llegan y le sacan arrastrando de la habitación y los sollozos sorprenden a todos los que están en la sala de espera.

Manuel se sienta y se tapa la cara, para que nadie le vea llorar. En ese entonces eran las 10 y 24 de la noche de un día jueves y la lluvia comenzaba a atenuar de a poco. Manuel está seguro que alguien comenzó a hablar por celular cuando se tranquilizó y dio gemidos, y contó sobre que había a su lado un chico que no paraba de lamentarse. ¿Habrá sido él el objeto de tal conversación?

O
O

- ¡Mira lo que me hací hacer! ¡Con la calor que hace! ¿Te acordai que ese día estaba lloviendo? Ah, Martín, ya se cumplió un año… los días pasan tan rápido…

El tiempo no espera a nadie, Manuel repite eso suavecito, recostando sus piernas y sosteniendo de la correa a su perra, que no ha crecido nada, y que ahora olfatea curiosa por todas partes sin alejarse de donde su dueño está. Mira hacia arriba por un momento, observando el sol y sonríe, de vuelta a su objetivo. Pasa la mano en una caricia sincera por la lápida gris y acerca a su perrita, tomándola en brazos y señalándole el lugar donde yace Martín. Mira, ahí está el papá, murmura dulce acariciándole las orejas y ella no hace más que levantar su naricita.

Y como el día está soleado, Manuel no puede evitar recordar la primera vez que vio a Martín y se ríe, así, de la nada, con la idea de volver a escuchar la voz del rubio en su cabeza, confundiéndolo con una niña. Realmente, no le importa que lo haya confundido con una chica, no importa que lo haya hecho correr metros con sus piernas que eran demasiado débiles en ese entonces, porque cuando tentó a caer, Martín no dudó en sostenerlo y evitarlo y siempre fue así, tropezó un montón de veces pero nunca se golpeó contra el piso, porque sabía que él iba a estar siempre esperando tras su espalda para coger su mano y jamás iba a dejarle solo.

Pero te fuiste…

- Cashay que me ha ido bien en la universidad. Aunque me da como cosa porque todos mis compañeros son súper flojos, y como que les va mal y yo, ahí, ni siquiera tengo cincos. ¡Ya, si sé lo que me diríai! –Sonríe feliz llevándose las manos a la cara y cubriéndola para que no llegue el sol, pero es solo una costumbre infantil que abandona inmediatamente- Que debí haberme ido a Harvard o a Yale, que daba pa' más que quedarme en Chile, ¿y te digo algo? He estado meditando la idea de buscar algo así como… un intercambio. A Estados Unidos o Inglaterra pero tendría que aprender inglés y qué paja, además, no estoy seguro si me gustaría dejar todo lo que tengo aquí… a la Conchi, a mis papás, mis amigos… y entonces tendría que dejar de verte, y no quiero eso.

Silencio. Las brisas que pasan por los cabellos de Manuel suenan como si dijesen déjalo ir. Y su corazón responde con todas las fuerzas un No quiero.

- Tú sabí que yo soy una persona que se aburre muy rápido de todas las cosas, pero no me he aburrido de ti, y no creo que lo haga así que… Igual, no sé, voy a pensarlo, a pensarlo harto y todo, porque sería como volver a empezar y no me gusta vivir en el pasado, Martín.

La perrita se mueve inquieta y Manuel le mira sin mirarle realmente. La coge del vientre y la sienta entre sus piernas, sacudiendo la cabeza.

- Ayer la Conchi durmió conmigo. ¿Te acordai cuando dormíamos los tres juntos en la cama, cuando te quedabai en mi casa? ¡Uh, dormía pésimo realmente! ¡Por que vo' tení un dormir horrible y la Conchi no se quedaba nunca quieta! Pero igual, ya no es como antes… porque ahora se pone a aullar en las noches, como que cree que vai a ir a acostarte, como tú siempre te acostabai de los últimos, y ella te esperaba sentá' afuera del baño y después se subía a la cama y se ponía al medio de los dos… -así, de repente y sin siquiera proponérselo, la voz se le quiebra. Es que los recuerdos son más fuertes que él, siempre han sido y siempre lo serán, porque aunque intente aparentar que es un chico fuerte y que no necesita a nadie para sobrevivir, Manuel busca desesperadamente sentirse querido, busca con exaspero a cualquiera que sea capaz de enseñarle a amar… es sólo una lástima que esa persona se encuentre ahora ocho metros bajo tierra.

Se seca los ojos mientras se muerde el labio, pero no tiene expresión. Hay gente que está en silencio rodeándolo, que visitan también a sus muertos, y Manuel deja ir al animal que seguía sosteniendo, para que camine un rato por los alrededores.

- Te traje algo… Encontré que estaba como muy pelao' y que las flores no eran tan suficientes… -Se pone de rodillas para quitar del bolsillo trasero de su pantalón dos fotografías. De la mochila que traía en sus hombros saca scotch transparente. Se queda mirándolas por un rato largo hasta que parece despertar y quita un poco de la cinta adhesiva con los dientes, esos dientecillos graciosos que le gustaban a Martín porque eran extraños, porque los colmillos parecían más desarrollados y sus paletas eran adorablemente grandes.- Mira –dice, como si en realidad él pudiera hacerlo- Es una foto de nosotros tres, como a los dos meses que encontramos a la Conchi… no sé si te acordai, esa vez que hicimos lasaña… fue un sábado, no teníamos nada que hacer. Bueno, traje esa porque me gusta cómo se ve, y porque estamos juntos… -La imagen es sencilla, no es la gran cosa. Está Martín y en sus brazos tiene a la perrita café y Manuel está haciendo conejito a la cámara; sentados en el sofá, se ven como iluminados porque probablemente las cortinas estaban abiertas y permitieron que los rayos de sol se internaran en la habitación- y la otra… es de los dos. No sé si a ti te gustaba, pero era mi foto preferida. La tenía hasta de fondo de pantalla en el celular.

A Manuel le gusta porque cree que Martín se ve mejor que él. Están en el patio trasero del edificio, sentados a lo tipo indio pero eso no se nota en la foto; Manuel está mirando al rubio dejando ver su costado izquierdo y el otro levanta el dedo pulgar con los labios fruncidos hacia la derecha y las cejas arqueadas y no se puede pasar por alto el detalle de que usa un bigote de papel como el de Dalí. Manuel está observándolo con la nariz arrugada y lleva esos lentes negros y grandes, al estilo hipster y es una fotografía bien lograda y tuvieron miles de notas cuando Manuel la colocó en su Tumblr.

Pero a él no le hubiese importado si no hubiese sido así.

- Eso… -termina de pegarlas con un toque lastimero, echando vistazos hacia todos lados buscando a su perra, luego le hace una seña con la mano para que vuelva con él, porque ya se van- ¡Ah! y te escribí una carta. Me da vergüenza leértela –se ríe, y vuelve a cubrir su boca con el papel. Lo único que queda a la vista son sus ojos miel que se curvan hacia arriba y bueno, Martín siempre dijo que Manuel se reía con los ojos- igual puse todo mi talento, ¿cashay? Si por algo voy a ser crítico literario, po. O sea, no es muy larga, son versos realmente.

Ya la tenía en las manos mucho antes que cualquier pudiese darse cuenta. Carraspea como si pidiera atención de algún ser imaginario.

Y lo que tiene escrito en la carta, son todas las cosas que nunca se atrevió a decir, que tiene clavadas muy dentro de sí, y por las cuales se mordía el labio en los momentos que sentía que no podía detenerlas e iban a salirse de cualquier manera. Cada palabra es una lágrima que cae rodando por sus mejillas cada noche que estira el brazo y el lado de su cama está frío, es un pensamiento en su cabeza que se transforma en un lío todo el tiempo que intenta alcanzarlo en sueños, pero entonces levanta los ojos y se da cuenta que para él no hay lugar en el cielo, o por lo menos, no todavía, hay mucho más que hacer con su vida, el problema es que imaginar que está solo duele, y al verse por su cuenta no puede más y cede, cede cada uno de los trozos de su corazón para que queden sellados y el llanto calle y busca algo en su interior que realmente valga y no lo encuentra. Y es cuando se da cuenta que está llorando, que la voz le está titubeando y que las cosas no se van a solucionar. Que al morir Martín, condenó su triste alma al martirio infinito, casi como en la Divina Comedia. Manuel estará caminando en círculos por una escalera en caracol hasta el fin de sus días y no hay nada que cualquiera pueda hacer.

Las cosas van así.

- Me tengo que ir.

La perrita mueve la cola y Manuel le agarra de la correa, aprieta la carta entre sus manos y la deja botada en el pasto, que cualquiera la vea y haga algo con ella, a él no le importa, porque al decirla hizo que su corazón se abriera completamente y se sintió vulnerable. Se pone de pie, se limpia la cara y se coloca sus lentes, los mismos de la foto. Mira por unos segundos la tumba de Martín sin decir nada y se da la vuelta, echando a andar lentamente, como si una parte de sí se quedara allí, para siempre.

Las brisas nuevas que pasan por los cabellos de Manuel suenan otra vez como si dijesen déjalo ir. Y su corazón repite a gritos el No quiero, porque…

- ¡Ah, se me olvidó algo! –corre, tironeando la correa y se pone en cuclillas para recoger el papel arrugado. Lo vuelve a aplanar, curiosea y toca la última línea, la más oculta y la más borrosa, porque no marcó casi nada el lápiz al escribir. Se pone la carta muy cerca del rostro y se aclara la garganta, de pronto, tiene frío. Y recuerda que hay un trabajo sobre literatura contemporánea aguardando en casa- Pucha, soy tan volao'… ya, era esto… como que se me olvidó decírtelo desde siempre.

Y vuelve a carraspear pidiendo la atención de algún ser propio de su imaginación, Manuel se ha comenzado a volver rutinariamente predecible pero él no se da cuenta, porque mientras sus ojos leen aquellas palabras su mente cae en cuenta de una verdad indiscutible y que ahora le carcome por dentro: él siempre supo que tenía a Martín, pero nunca imaginó que fuese capaz de perderlo. Mira al cielo, memorizando. La cachorrita ladra pidiendo su atención.

- Posdata: ¿ya dije que te amo?
Tenía escrito este fic hace tieeeeeeempo, pero la emoción me duró como un día y dejé de escribirlo ._. Y después como que me bajó la onda y me dije: Noo, debo terminar de escribir ò.ó y lo hice c: Igual echaba de menos hacer fanfics así :DD

Creo que Manu me quedó un poquito occeado... pero, es lindo que a veces demuestre que quiere a Martín :)

En fin, eso po :B Ojalá les guste y haya quedado boni *-*

Martín Hernández y Manuel González pertenecen a Rowein y disculpen algún mal acento y muchas gracias por leer.

Segunda parte: [link]
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

I am perfect in every way. Hewn from the most beautiful rock by the greatest sculptor in the world, during the pinnacle of humanity’s artistic energy, I stand proudly as a monument to the human ideal. I represent one of the Bible’s greatest heroes, making one of the most pivotal decisions of his life. And in my centuries of existence, I have come to symbolize and inspire the defense of liberty. People come to look at me from all over the world and stare in awe.

Yet I cannot help but feel humiliated in my exhibition. Though it cannot be known for sure, I am fairly certain my template was not naked when he came to his decision to slay the giant Goliath. Being a statue is not so bad, I suppose. At least I stand upright. I cannot imagine how my friend the Thinker’s back must be killing him after all these years hunched over. But how I wish someone would sculpt me a robe, or at the very least a quartz Speedo.

:iconflash-fic-month:
July 19: I'm perfect in every way, except I don't want to be.

If you haven't figured out who this is, you're an uncultured swine. But here's a big hint..

Yeah, I fell off the train for a couple days. Not even trying the other two challenges this week. Things got crazy and I'm worn out.
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

—Dos de Abril…—susurró en plena mañana frente al calendario que tenía colgando de una de las paredes de su habitación— dos de abril de 1982… y parece que fuera ayer cuando era libre, feliz… verlo sin que nadie ande jodiéndote con ironías macabras.

Sonrió apesadumbrado. Sus ojos se desviaron de las hojas con números y se fijaron en el espejo pequeño que tenía a un lado. Arregló un poco su cabello rubio, ordenándolo luego de haberlo secado. Sus botas militares, el uniforme; todo lucía como debía. Aunque no dejaba de ser extraño: Argentina no era una nación formal. Para nada. Le molestaban esas situaciones de extrema formalidad, en las que juntarse con sus hermanos y sus tíos europeos eran asuntos de negociaciones frías y no jornadas de risas como lo eran hace siglos.

Estaba nervioso, y temía que aquello le jugara en contra. En ese día se definía absolutamente todo. Ese día su corazón albiceleste tomaría el verdadero rumbo hacia el corazón tricolor de su vecino; mas estaba, a pesar de todo; confiado. Argentina confiaba en Chile, ahora más que nunca. Y es que lo del día anterior, aquel encuentro, el juramento, no podía tomarlos como acciones banas ni intentos baratos de preservar lo que el chileno temía perder. Eso era ridículo, bien sabía el argentino que Chile no era así. Y prefería pensar eso antes que martirizarse con ideas no basadas en absolutamente nada, salvo mentiras británicas.

Bajó al primer piso de la Casa Rosada, yendo inmediatamente a la puerta principal, saliendo de su hogar. Estaba listo para recibir a Estados Unidos, Canadá, Francia…

A Inglaterra y a Chile. Al resto de sus hermanos. O a la mayoría por lo menos…

Los militares y los ministros le hacían compañía, con la vista siempre fija en la carretera en la que prontamente aparecerían los vehículos de las otras naciones. Mas parecía ser que sólo él era el real interesado. Su superior tenía el semblante neutro, indiferente… sus ministros no eran demasiado diferentes. Eso lo irritó un poco, pero prefirió no darle importancia a cosas tan, en ese momento, triviales.

Había otros asuntos de los que preocuparse. Sí, lo demás no tenía importancia alguna.

Sólo quedaba esperar.

...

—¡Vámonos ya, demonios! —gritó un desesperado Inglaterra enfrente de las dos naciones del Nuevo Mundo por tener que esperar a un francés obsesionado con su apariencia.

—Aún queda mucho para llegar a tiempo—dijo Canadá, tímido como siempre.

—No me gusta llegar justo a la hora—informó irritado—. Soy puntual, deberían saberlo a estas alturas.

—No estamos en Inglaterra, Arthur—dijo Alfred, colocando en su lugar a Reino Unido—. Esperemos a Francis diez minutos. Si no está listo en ese tiempo, nos vamos.

Kirkland chistó molesto. Caminó hacia la puerta olvidándose del asunto y odiando con toda su alma a Francia—o al menos más de lo normal—.

Pasaron los diez minutos que Jones sentenció y Bonnefoy apareció de repente.

—¿Por qué te demoraste tanto? —preguntó Canadá, sin hacer cambiar ni un poquito su tono de voz.

—Estaba arreglándome. No me gusta salir desaliñado a la calle, menos en un continente en el que no ven una nación como yo todos los días—contestó orgulloso. Inglaterra rodó los ojos y abrió la puerta, invitando a todos los demás a salir del condenado hotel para dirigirse a la Casa Rosada.

El recorrido no duró más de 20 minutos. Las cuatro naciones más poderosas de la Organización de Tratado del Atlántico Norte volvieron a pisar tierra argentina. Gran Bretaña se dirigió directamente hacia la ex colonia española, saludando con cortesía. Martín respondió al gesto sólo por protocolo.

—Qué gusto verte, Argentina—ironía. Ya se le hacía extraño al argentino no escuchar ese tono.

—Lamento no poder decir lo mismo—y el mismo tono. Arthur no pareció molestarse, todo lo contrario…

Francia y Canadá se le acercaron a saludarlo. Con ellos fue más cordial, dándoles la mano con una sonrisa. Se sorprendió al ver que Francia seguía igual que hace siglos, con su mismo aire seductor. Argentina rodó los ojos con simpatía mientras sentía el abrazo de su tío francés, haciéndole un melodrama por haberlo dejado de ver por tantos años. Canadá esperó paciente a que terminara el show del galo, y le dio la mano. Nunca había tenido demasiada confianza con aquel norteamericano, pues lo encontraba demasiado parecido—físicamente, claro— a Alfred, cosa que a pesar de no ser culpa del canadiense, lo intimidaba.

Y allí faltaba Jones. Parado frente a él, al lado del británico, insultándole con los ojos. Le dio la mano de forma fría y demasiado falsa, invitándolo a pasar. Iba a encaminarse detrás de él cuando Inglaterra lo tomó del brazo con disimulo, besándole fugazmente la mejilla.

—¡Soltáme! —gritó, sintiendo los fríos labios británicos sobre su piel. Sintió que el calor se acumulaba en aquella zona de su rostro, haciéndolo sentirse totalmente avergonzado.

—¿Por qué debería hacerlo? —dijo el europeo—Ya todos entraron, incluso tu superior y tus ministros. No sería malo que me dieras otra clase de bienvenida…

La sangre le hirvió. —Sos un…

Angleterre! ¡Entra ya! —la aparición de Francia en la puerta interrumpió el rosario que se vendría a continuación. Lo agradeció a pesar de todo, no quería empezar con el pie izquierdo en ese día tan decisivo.

El mencionado soltó el brazo argentino y se encaminó hacia adentro, siendo guiado por los ministros que lo esperaban dentro de la casa. Hernández se quedó fuera esperando a quien más le importaba ver.

Y allí lo vio llegar en su vehículo. Sonrió ampliamente, contentísimo de volver a verlo.

El pecho chileno volvió a encogerse cuando observó a Martin con la enorme sonrisa, sabiendo que aquel gesto tan tierno era provocado por él. La culpa lo asechó, lo devoró. Dudó si es que no se desmayaría en plena reunión…

Aunque ver de nuevo al rubio latino, entretanto, dibujó también una sonrisa. Una sonrisa alegre y al mismo tiempo tremendamente triste.

Bajó de su auto y se dirigió a él, saludándolo con cortesía. Argentina se olvidó del mal rato con Inglaterra y Estados Unidos, concentrándose solamente en ese adorable ser que tenía enfrente. Respondió al estrechamiento de mano y acercándolo repentinamente a él le susurró al oído.

—Si no fuera porque estamos aquí y porque todos nos miran, te saludaría como mis deseos me exigen hacerlo…

Chile se sonrojó sin remedio. Movió su cabeza suspirando por lo dicho y miró a Martin con cara de resignación.

—Tú no tenís remedio…

—Ya lo sé, boludito mío…

Pronto llegaron Perú, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Ecuador… saludándose todos. Perú, Bolivia y Chile con cierto grado de tensión, pues aún quedaban abiertas viejas heridas. Argentina quiso ponerle fin a esas miradas entre Miguel, Julio y Manuel; invitándolos a entrar.

Se sentó cada uno en un asiento de la gran mesa redonda de la sala principal de la Casa Rosada. Argentina se sentó entre Chile y Uruguay. Inglaterra justo en frente de Chile, Estados Unidos en frente de Argentina. Francia al otro lado de Gran Bretaña y a su costado Canadá.

Estaba todo listo para comenzar.

El corazón chileno se aceleraba sin remedio. Cerraba los ojos intentando calmarse, queriendo huir de allí, huir de la mirada lasciva de Inglaterra enfrente suyo… ¡Ya no soportaba ese silencio infernal!

—Bien Martín, comienza tú—dijo Reino Unido, sin dejar de mirar con deseo al chileno.

Argentina lo ignoró y sólo comenzó a hablar.

—Para empezar, no quiero que esto sea una reunión como todas las que tenemos. Esas que hablan de negocios egoístas y de relaciones políticas hipócritas. Seré claro con mis dichos. No quiero que ninguno de nosotros sea ambiguo al expresarse. No quiero insultos camuflados por palabras cultas y bonitas. Esto se ha hecho con un objetivo, sólo uno. Y es el caso de mis islas: Las Islas Malvinas…

Chile palideció, moviendo frenéticamente las piernas bajo la mesa.

—Corrección—intervino Inglaterra—. Se llaman The Falklands Islands.

Argentina volvió a ignorarlo olímpicamente, aunque conteniendo las ganas de romperle la cara a patadas.

—Da igual como se llamen—dijo Ecuador de repente.

—¿Qué sucede con las islas? —Intervino Uruguay, un tanto tenso.

—Las Islas Malvinas tienen una posición estratégica. Son consideradas un punto geográfico importante que serviría de abastecimiento para quien las tome, gracias a la cercanía que poseen con el continente antártico. —informó Argentina.

—Y alguien quiere quitártelas por esa razón—infirió Sebastián.

—Exactamente—respondió Martín, mirando a Inglaterra.

—Quitarlas suena feo. Mal que mal, esas islas no te pertenecen oficialmente. Te recuerdo que hasta hace poco era mi gente la que las habitaba—volvió a hablar el británico.

—Eso no quiere decir que sean tuyas—contra atacó el argentino.

La situación se volvía tensa. Demasiado tensa.

—Tampoco tuyas—insistió el europeo.

—Pertenecen a Argentina por mera cercanía al continente—dijo Bolivia.

—O sea que Irlanda puede pertenecerle a Inglaterra por mera cercanía a Reino Unido—intervino Francia, quien sorprendió a Gran Bretaña por haberlo hecho a su favor.

—Irlanda es un país. Las Malvinas son sólo islas—contraatacó Paraguay—. Una cosa no tiene nada que ver con la otra.

—¿Y si las Malvinas fueran un país no sería lo mismo? La cercanía a una nación o a un continente no determina la soberanía de esas islas—insistió el galo.

Estados Unidos se mantenía al margen de la situación al igual que Chile. Aunque el primero no parecía estar interesado, el segundo estaba pálido como el papel.

Argentina se entristeció al darse cuenta de la posición de Francis.

"Vaya que te gusta beneficiarte del conflicto ajeno, tío Francia…" Pensó con aflicción.

—Sea como sea no voy a entregarle mis islas a Inglaterra tan fácilmente. Si las quiere de verdad que luche por ellas. No le tengo miedo. —dijo firme el argentino, intentando poner fin a las tensas palabras entre Bolivia, Paraguay y Francia, volviendo a hacerlos concentrarse en el real problema.

—¿Crees que me faltará valentía para luchar contigo, Martín? —Dijo el británico—. No estoy solo en esto, ¿sabes?

—No, no lo sé. Pero lo que sí sé es que yo tampoco lo estoy.

—Claro que no lo estás, Martín—dijo Perú, dándole el apoyo a su hermano latinoamericano—. Yo voy a ayudarte.

—Yo también—dijo Uruguay, mirando a su vecino. Chile se percató de ello, dándose cuenta de cierto tinte especial dibujado en los ojos de Sebastián.

—Y yo—intervino Ecuador.

—Gracias, che—dijo el argentino de la forma más sincera que podía.

Y Chile… en total silencio. Tenso como mil situaciones de ese tipo.

—¿No ves, Arthur? —Volvió a hablar Hernández—Yo tengo a mis hermanos. ¿Vos a quién tenés? —dijo amenazante y burlista.

Kirkland rió irónico.

Allí terminó la paz del chileno.

—¿De verdad quieres saberlo?

González casi siente morirse.

—¡Claro, che! —reclamó.

Inglaterra sólo miró a Estados Unidos, quien asintió indiferentemente al británico.

—¿Norteamérica? —dijo Argentina, ofendiendo un poco a Canadá quien seguía indiferente—. ¡No será suficiente! ¡Necesitarías soldados por mil y armas a toneladas!

Inglaterra rompió aún más la tensa calma chilena, mirándolo otra vez.

Su entorno se quebró, derribándose sobre él. Los ojos verdes europeos gritaban que ya no había vuelta atrás.

Estaba condenado. No había escapatoria.

Todo había terminado. Ya no más… estaba a la puerta de la utopía.

Un solo paso y el sueño se derrumbaría sobre él.

—Chile, has estado muy callado en toda la reunión—acusó Perú. Manuel no supo si lo dijo con segunda intención o sólo por curiosidad.

González lo miró desconcertado. Hernández frunció el ceño, asustado.

—Chile… ¿estás de mi lado también, verdad? —preguntó Argentina, con un hilo de voz. El silencio del chileno era intimidante, amenazante.

Miró a Martín, y sus ojos terminaron por destruirlo.

—Contesta, Chile—dijo Estados Unidos. Eso acabó por sumirlo en lo que menos quería hundirse: un horrible cargo de consciencia gritándole a cada momento que era un mentiroso, que era un traidor.

—No dejes a Argentina con la pregunta hecha, González—intervino Inglaterra, captando la mirada nostálgica y nerviosa del chileno.

No. No había nada más.

"Perdóname Martín…"

Ante la atenta mirada de Gran Bretaña, se dedicó a hablar por primera vez en todo el rato que llevaba la reunión.

"Perdóname…"

—¿Manu…?—Argentina estaba destruido.

"Por favor… perdóname…"

—No Martín—Inglaterra sonrió triunfante alzando la cabeza. El corazón de Chile se detuvo y Argentina sintió el propio romperse en mil pedazos…—Yo apoyaré a Reino Unido.

Lo dicho, dicho estaba. El curso de su historia cambió para siempre a partir de ese momento.

—¿Q-qué…?—Las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos verdes, sin poder creer lo que escuchaba.

—Lo que oíste, Argentina…

El cielo pareció caer sobre los hombros del rubio. Las gotas cayeron por sus mejillas, sus piernas flaquearon, su cerebro corría de un lado a otro no dejándolo pensar. Su corazón no le respondía.

—No… no… ¡No puede ser! ¡Me dijiste que me apoyarías! ¡ME LO JURASTE, MANU! —Ya no pudo hacer mucho por controlarse, yendo de inmediato hacia el chileno dispuesto a hacerlo despertar.

Queriendo regresarlo a la utopía…

—Te mintió—dijo Inglaterra, tremendamente odioso. Se colocó entre Argentina y Chile evitando que el rubio más joven pusiera las manos encima de Manuel.

—¡VOS NO TE METÁS! ¡EL ÚNICO CULPABLE DE ESTO SOS VOS! —Gritó, desesperado. Las lágrimas parecían tener vida propia huyendo de sus párpados rebeldes, escapando de los orbes verdes de todas formas. —¡SI VOS NO HUBIERAS APARECIDO OTRA VEZ NADA DE ESTO ESTARÍA PASANDO!

—¡Calmate, Martín! —dijo Uruguay sosteniéndolo por la espalda, intentando evitar que ya le llenara la cara de golpes al británico—¡Tranquilo!

—¡SOLTAME! ¡NO TENÉS IDEA DE LO QUE ESTO SIGNIFICA! —Bramó intentando soltarse del agarre uruguayo—¡ERES UN HIJO DE PUTA, ARTHUR! ¡OJALÁ TE PUDRÁS EN EL INFIERNO!

Chile sólo retenía como podía las ganas de llorar. No podía hacerlo…

—Supongo que ahora estás feliz—dijo Bolivia a Chile, más enojado que nunca.

Manuel sólo guardó silencio ante ese atrevimiento. No tenía energías para librar otra batalla en contra de Julio. No en ese momento…

No en ese MALDITO momento…

—¿Quién ríe ahora, Argentina? —Inglaterra… ¡Cómo detestó a Uruguay en ese momento por sostenerlo con tanta fuerza! —Chile será mi aliado más fiel. Sus costas son mías. Estarás rodeado; la Cordillera que compartes con él será tu mayor perdición. El Atlántico terminará por destruirte.

—¡CERRÁ EL PICO! —Gritó, librándose por fin de Sebastián. Caminó hacia Chile apartando con brutalidad al inglés, lo agarró de su uniforme haciendo que estuviera de pie frente a los ojos verdes—Chile… Manu… boludito mío… Por favor, despierta… ¡MANU!

"Perdóname…" le dijo en su mente. No podía hablar, moverse, mirar a Argentina como quisiera. Hacerlo significaba demasiado.

Pero sólo lo miró, y Argentina juró que nunca en su vida había visto los ojos miel tan vacíos como en ese momento.

Ni los labios, ni los ojos ni su cuerpo decían absolutamente nada. Parecía que entre sus palmas sostenía el rostro de un muerto y no de quien más amaba en el mundo.

"Perdóname…"

—¡Chile…! ¡Amorcito lindo! ¡Decíme que Inglaterra miente! ¡Decíme que no me mentiste! ¡DECIME QUE ME AMAS! —Ver a Martín desesperado era demasiado tortuoso. Verlo llorar así por su culpa… ¡Por culpa de quien tanto odiaban ambos!

—¡Basta, Martin! ¡No te tortures!—dijo Uruguay detrás de él.

Argentina no se molestó por eso.

Verde nostálgico. Para Chile, la peor pesadilla de todas.

Sólo lo miraba pero no podía hacer absolutamente nada por él. Sólo mirarlo con los ojos miel vacía. Con la miel amarga y que nada tenía de esa dulzura que a Argentina solía embriagarlo en esas últimas noches en las que compartían todo lo que tenían. Conversaciones, caricias… Sólo mirarse significaba una tranquilidad. Pero ahora… Los ojos perdieron su belleza, su gracia…

—Perdóname…—lo único que podía decir era eso. Ni siquiera alcazaba a ser un susurro. La voz del chileno estaba tan debilitada que el argentino creyó que un pajarito había piado en el exterior de la Casa Rosada— Por favor… perdóname…

Y cuando Argentina menos lo esperaba, un recuerdo asechó sus pensamientos torturándolo de la peor forma.

—Tanto que te preocupás por Chile, Argentina. No sé ni me importa qué clase relación tenés con él, pero sólo espero que toda esa preocupación valga la pena, y no termine saliéndote el tiro por la culata.

"Él tenía razón…"

Come on, Chile. ¿Pides perdón por actuar inteligentemente? —Inglaterra se burló de nuevo. Los ríos carmesí que corrían debajo de la piel argentina intensificaron su velocidad. Estaba furioso, y juró que jamás en su vida odiaría tanto a una nación, como lo hacía con Reino Unido. —Sólo hiciste lo que te convenía a ti y a tu gente. Me alegra que lo hayas entendido.

González lo miró a los ojos, débil. Su cabeza no podía levantarse casi nada. La situación era demasiado tensa.

—No pensé que fueras capaz de esto. Siempre marcando la diferencia, ¿Verdad? ¿Cuál es la puta idea, chileno? —gritó Perú, quien estaba a un lado de Bolivia. Esa intervención lo sacó del trance en el que estaba.

—¡Cállate hueón! —gritó.

—¿Por qué? No hay razones para callar lo que es cierto. Siempre egoísta. Terminarás solo, Chile. Bueno, siempre lo has estado. —continuó Bolivia, hiriéndole el orgullo; mas sólo guardó silencio. Ánimos de pelear con esos dos otra vez no tenía.

—¡Qué mierda se meten ustedes! —volvió a bramar. No sabía qué hacer, donde esconderse, cómo excusarse…

Francia y Canadá quisieron intervenir en ello. Sacaron a Chile, Ecuador, Bolivia, Perú, Paraguay, Uruguay… dejando a Inglaterra y a Argentina solos.

Estados Unidos le dio una palmadita en el hombro a Kirkland. La mirada inglesa por sobre la norteamericana no fue un gracias, y por supuesto, el viceversa no fue un "de nada".

—Me debes una—dijo Jones. Gran Bretaña asintió sabiéndolo a la perfección. Luego el líder de la OTAN se retiró también.

Las puertas se cerraron.

El silencio los envolvió. Argentina lloraba furioso, Inglaterra… nada.

Con Inglaterra nunca pasaba nada.

—Sos un hijo de puta…

—Quizás.

—¡Sos la nación más repudiable de todas!

Maybe.

—¡¿QUÉ CARAJO LE HICISTE?! —Ya no pudo contenerse. La pregunta sonó plana, no había signos de interrogación en los extremos de la frase.

—¿A Chile? Yo nada—Fue acercándose al argentino, haciéndolo caminar hacia atrás. Tener ese rostro británico tan encima de nuevo era una burla a su sufrimiento, a su decepción. —. Tengo influencias, creo habértelo dicho antes.

—¡Lo chantajeaste! —Le gritó en la cara. Su espalda baja chocó contra la mesa redonda en la que antes habían conversado tensamente la situación.

—¿Quién dice que fui yo?

—¡¿Y quién más sino?!

—¿Estados Unidos, quizás? —la pregunta sonó irónica, como no queriendo ser un cuestionamiento realmente—. Te dije que no iba a quedarme de brazos cruzados. Sólo me dediqué a buscar un poco de ayuda, así como tú encontraste la tuya hoy.

—¡PERO POR QUÉ ÉL! ¡POR QUÉ CHILE! —pareció que por un segundo Argentina se derramó sobre el pecho de Inglaterra. Sus puños lo golpeaban como queriendo desquitarse infantilmente, sabiendo bien que aquello era por demás estúpido.

—Por su posición estratégica. Si Chile está de mi lado puedo atacarte por ambos flancos. —Crudeza pura. Lanzó la frase sin inmutarse por lo que el argentino pudiera sentir. Pero Martín supo que Arthur mentía. Esa no era la razón real.

—¿Que me viste cara de pelotudo? ¡Quiero saber la verdad!

—Insistes. Eres un necio. ¿Por qué más sería? —sostuvo los brazos de Hernández para impedir más golpes sobre su pecho. Ya estaba comenzando a dolerle.

—¡Porque te conozco! —contestó. Suspiró intentando detener las lágrimas pero éstas, caprichosas, no se detenían, y seguían corriendo por su nariz hasta llegar al suelo donde se perdían en la alfombra gruesa. Levantó la cabeza y el verde se volvió a enfrentar su par—Sé que buscás otra cosa… ¡Decíme que es!

Arthur sonrió depravadamente cruel. Tomó el mentón de Hernández con su mano, acercó su boca a la argentina y sus manos se posaron en su cintura haciéndolo caminar hacia la pared más cercana. Allí lo aprisionó posesivo, directo, sin rodeos.

—Chile y tú son demasiado especiales…—confesó, rozando su nariz una y otra vez con la húmeda del otro rubio— a ti ya te tuve. Ahora lo necesito a él…

No…

¡Eso no!

—¡A CHILE NO LE TOCÁS UN SOLO PELO! —Gritó furioso, y poco le importó recibir futuros regaños de su superior o del que sea.

—¿Quién me lo impedirá? ¿Tú? ¿Pondrás guardias alrededor de La Moneda para protegerlo de mis soldados o de mí? Please, Martín. No seas ingenuo. Sólo te queda hacerte la idea de que lo compartirás por unas horas…

Apretó sus puños con fuerza.

No podía creer en lo odioso que resultaba aquella sonrisa irónica que Inglaterra usaba cuando le hablaba.

De verdad que lo detestaba. Demasiado.

Las manos inglesas viajaron por su espalda, subiendo por su abdomen hasta su pecho, su cuello; acariciando lascivamente.

—Ya quiero verlo retorcerse de placer entre mi cama y yo…

Las manos seguían viajando, ahora hacia abajo. Los ojos verdes más viejos fijos en los suyos.

—Escucharlo gritar mi nombre mientras entro y salgo de él una y otra y otra vez hasta hacerlo agonizar de puro goce…

Los dedos tocando el broche de su cinturón, la boca tan cerca de la suya casi queriendo posarse en ella.

—Y mirar sus ojos miel entrecerrados, su boca abierta gimiendo sólo por y para mí… diciendo cuánto le gusta que lo tome, que lo toque sin ningún tipo de cuidado ni consideración…

Los ojos recorriéndolo, mostrándose macabros y posesivos. La boca susurrándole al oído.

—Igual que tú… hace años.

Suficiente.

—¡YA! ¡BASTA! —Kirkland dejó caer sus brazos permitiéndole a Argentina salir del reducido espacio entre el terreno británico y la pared. —¡NO VOY A PERMITIR QUE LE HAGÁS DAÑO!

—¿Lo sigues defendiendo luego de que te traicionó? ¿Después de que te prometió seguir a tu lado a pesar de todas las cosas? No eres demasiado distinto de Chile entonces. Al parecer vivir al sur del Atlántico y el Pacífico te termina convirtiendo en un imbécil.

Se quedó callado. Era cierto… le había mentido…

La palabra de Chile valía menos que cualquier cosa…

—¡Lo chantajeaste! ¡¿Qué carajo fue lo que le dijo Alfred esa vez?!

—Ni yo lo sé.

—¿Estuviste estos dos días sin saber? —y de nuevo la pregunta pareció no ser pregunta.

—Sí—volvió a hacer desaparecer la distancia entre ambos—. Lo importante es que abrió los ojos.

—¡No me digás esas estupideces!

—Y tú deberías hacer lo mismo.

Lo abrazó por la cintura haciendo que su rostro volviera a enfrentarse al propio. Martín sólo lo miraba asustado, con el odio consumiéndole toda acción y pensamiento sensato para que así sus ojos verdes concentraran sólo la ira con la que miraba a Gran Bretaña.

—Entrégamelas por las buenas, Argentina.

—Tengo suficiente dignidad como para enfrentarme a vos.

—¿Seguro? —las manos lo recorrieron de arriba abajo, queriendo desvestirlo. Hernández forcejeó.

—Soltáme.

—¿Por qué? —sonrió otra vez. Sus labios volvieron a mostrar intenciones de devorarlo.

—Me das asco.

—No decías eso hace años.

—Hace años era un pelotudo. Ahora sé lo que realmente sos.

—He sido siempre igual y tú también. Los años de vida de las naciones no influyen en el hecho de que éstas no cambian.

—Nadie ha dicho que cambiaste.

Silencio otra vez. Las manos invasoras se detuvieron en sus caderas; una en La Pampa, la otra en Entre Ríos.

—¿Entonces?

—Cuando te amé no quise darme cuenta de cómo sos en realidad. Sólo veía lo que quería ver…—su voz sonó nostálgica. Tomó con brutalidad el rostro de Inglaterra entre sus manos con tanta fuerza que sabía que lo dañaba, pero sin querer alejarse realmente de esa mirada posesiva— de niño te vi como a un padrino, alguien tan grosso que parecía de fantasía como los personajes de todos los cuentos que me contabas —sus ojos lloraron… sentidos—. Crecí, y esa admiración se transformó en otra cosa… En un deseo irremediable que me consumía cada noche y que hacía latir mi corazón tan rápido cuando te veía que España muchas veces pensó que estaba borracho o algo por el estilo—tomó esas manos posadas en sus caderas, colocando una en su pecho, la otra rodeó su cintura por instinto—.Yo te amé… y no tenés idea de cuánto…

—Aún lo haces… puedo sentirlo…—la tortura de saber que tocaba su pecho y su cintura mientras Argentina no forcejeaba para soltarse estaba consumiéndolo.

Martín negó con la cabeza.

—No, Inglaterra… Ya no…

—¡Sí lo haces!

Volvió a negar.

—Yo te hice un regalo hace años… pero fue tu culpa que lo hayás perdido…—la mano europea arrugó el uniforme militar de Hernández, dejando un relieve extraño en la zona de su pecho—. No sabés cómo lo lamento… Fuiste un descuidado…

Argentina acarició las mejillas de Inglaterra subiendo hasta su cabello, apretándolo entre sus dedos y tironeándolos por el roce brusco. Arthur juró que no eran los ojos verdes quienes lo miraban; las esmeraldas no eran verdes. Por un momento parecieron ser rojo. Uno sangriento, despiadado…

—Te atreviste a rechazar lo que con tanto cuidado reservé para vos… más que mi cuerpo, más que intercambios de miradas cómplices…—los dedos se deslizaron hasta el cuello, acariciando apasionado, frenético e enfurecido— ¡Más que a cualquier cosa yo te amaba!

Sus manos apretaron allí. Los ojos verdes británicos se cerraron. El deleite morboso de aquella escena sufridamente lujuriosa lo excitó.

—Apriétame… vamos, Argentina, hazlo…—lo incitaba. Su razón le reprochaba, le exigía hacerlo. Apretar el cuello inglés hasta que sus dedos delgados y blancuzcos se cansaran, hasta que la furia de sus ojos verdes rojizo se disipara—Aquí tienes mi cuello…

—Te odio… ¡TE ODIO!

—Aquí me tienes… ¡Apriétame! ¡Desquítate! —dijo, volviendo a abrir sus ojos y a quemarlo con ellos.

Lo odiaba. No mentía cuando se lo decía. ¡Pero no era capaz de apretar ese cuello apeteciblemente indefenso entre sus dedos! Había algo que lo detenía…

El aire se hacía pesado, la ira y el deseo comenzaron a hacer de las suyas entre ambos, borrando todo ápice de ternura, de paz.

Y la tribulación de ambos, la oscuridad de ambos pares de esmeraldas dominaron sus cuerpos.

Inglaterra no hacía absolutamente nada, estaba inmóvil. Argentina temblaba frenéticamente sin poder decidirse. Los labios finos abiertos sólo lo necesario para dejar pasar el aliento comenzaban a hacer nacer algo dentro de su pecho. El deseo de matarlo, de desgarrarlo…

De besarlo…

—Te diste el lujo de rechazarme…—continuó Martín al borde de la locura.

Un barranco directo al vacío del que era imposible escapar.

—No sabés cuánto te odio…—volvió a decir, escabullendo la tentación de apretar el cuello.

Reino Unido cerró los ojos ante esas palabras. No las creía en lo más mínimo. O quizás sí, pero aquella situación era demasiado contradictoria. ¡Martín era una contradicción! ¿Por qué simplemente no apretaba aquella presa indefensa entre sus manos? ¡Inglaterra estaba allí! ¡En bandeja de plata listo para ser devorado por el odio y la ira!

Las manos se posaron en los antebrazos latinos, prohibiéndole alejarse de aquella región de su cuerpo. La rigidez que nacía entre sus piernas, imposible de ignorar, comenzó a tomar dominio de sus instintos.

—Hazlo, Martín…—insistió, tentándolo… conduciéndolo hacia la perdición.

Los dedos subieron desde el cuello hasta la barbilla, y luego, como en un paso a paso, subieron más aún. Los dedos tocaron sus labios finos, húmedos y fríos. Los pellizcaron, se deslizaron por el contorno.

Y los ojos parecían temblar junto con las manos.

No quería abrir los ojos. Sentir esos dedos en sus labios era todo lo que necesitaba. La dureza que pesaba entre sus piernas fue doliendo cada vez más, necesitando un mayor contacto, una caricia más brusca…

Una mejor humillación… una mejor tortura.

Una mano argentina se quedó en la boca, la otra subió hasta el cabello otra vez, tironeándolo, sintiéndolo ahora mucho más fino. Parecía que la ira consumía todo lo que tocaba…

Lo deseaba. Allí fue cuando se dio cuenta de la humillante realidad.

—Adelante… Mátame… si te hace feliz hacerlo, hazlo…

Lloró por esas palabras. Arthur había sonado... extraño, enternecido… comprensivo… ¿Cómo demonios explicar esa voz?

Más tentación, más deseo, más odio, más tortura…

—Mátame…

—No puedo…

—Eres un cobarde…

—No puedo matarte…

—¿Por qué?

—Porque te odio…

—Eso no tiene sentido…

—Lo tiene para mí…

—Y para mí también: me amas aún.

—¡No! —Y la mano otra vez fue a su cuello, haciendo que Gran Bretaña cerrara los ojos más fuertemente aún—Yo no te amo… ¡Ya no te amo!

¿Por qué entonces no podía dejar de tocarlo? ¿Por qué lo sentía tan adictivo?

¿Por qué sentía muy dentro de su corazón que Inglaterra lo sentía a él de la misma forma?

—Sí lo haces…

—¡Que no! —gritó, apretando la garganta inglesa con su mano. La otra aún estaba pellizcando ambiciosa e imperiosamente sus labios. Recorrió el superior con la yema de su dedo índice e hizo lo mismo luego con el inferior disfrutando de la suavidad martirizante. La frialdad de la boca británica era abrumadora, excitante, deliciosa…

Los ojos verdes más viejos se cerraron más fuertemente aún al sentir esa presión en su cuello. La falta de aire no le importó en comparación a la placentera sensación dolorosa que reinaba tanto en su garganta como en Londres.

—Entonces mátame…

Suplicó que dejara esa maldita petición. No soportaría mucho más sin poder desgarrarlo con sus uñas mientras…

Mientras…

—Mátame y sé feliz…

¡¿Mientras qué?!

—Mátame…

—No puedo…

Se sonrojó y fue esa la gota que rebalsó el vaso. El cuello británico volvía a hablarle por sí solo… ¡quería apretarlo con todas sus fuerzas!

¿Pero por qué sus dedos no respondían a las órdenes que su cerebro les daba?

Si sus dedos no lo hacían…

—Mátame…

"¡BASTA!"

Furioso, como envuelto en el mismísimo fuego salido del infierno acercó su boca al cuello inglés, raspando y arrastrando sus dientes por la piel salada, deseando morder pero sin hacerlo tampoco…

Cuánta tortura… cuánta contradicción.

Inglaterra echó su cabeza hacia atrás aún con sus ojos cerrados, soltando un alarido placentero, sabiendo bien que Argentina lo hacía con sus segundas intenciones. Estaba excitando a Reino Unido hasta donde nunca llegó.

La lengua lo recorría, los dientes intentaban perforarlo. Frunció el ceño soltando un jadeo necesitado. Quería más de Argentina, no sólo la boca… ¡Volvió a desearlo como tantas veces hace años!

Pero… como un botón en su memoria, el recuerdo volvió. No podía estar dándole ese placer. Hacerlo era abandonar la dignidad, SU dignidad y la de su gente…

Se alejó de él repentinamente, olvidándose de sus deseos de matarlo y no matarlo, de besarlo y no besarlo, de desgarrarlo o no…

—Andate de aquí—pidió en un hilo de voz, dándole la espalda.

Inglaterra, al sentir que aquel contacto tan obsceno y lujurioso terminaba, abrió los ojos un tanto frustrado.

Pero Argentina tenía razón. Sólo era odio y deseo. Nada más que eso.

Sin negarse, pero sin querer obedecer a esa petición, se retiró de allí, dejándolo solo.

Había otras cosas ahora en mente.

"Chile".

Claro, Chile. Sería él quien iba a satisfacerlo ahora. Y así lo supo cuando al salir y cerrar la puerta lo vio correr en dirección a la salida de la Casa Rosada, huyendo de su presencia.

Sería divertido a pesar de todo. La indiferencia y el egoísmo volvieron a plantarse en su corazón de piedra. Las cosas que antes volvieron a despertar su deseo aparecían otra vez, frente a la silueta de González alejarse de él, huyendo despavorido.

Escapando de sus palabras, de su mirada, de su olor, de su voz…

Aquello realmente volvía a ponerse antes que cualquier cosa.

De pronto la imagen de Argentina apareció tras las grandes puertas de la sala principal de la Casa Rosada.

—Hoy, 2 de abril, te declaro la guerra. —habló específicamente hacia Inglaterra, pero sin dejar de referirse a los demás.

El mencionado no dijo nada. La guerra no sería un problema, no del lado de Estados Unidos quien seguía mirando la escena con indiferencia. Y tampoco si Chile también estaba en ese bando…

A Chile lo deseaba como nunca deseó a nadie. Ni como a Argentina.

Manuel sería suyo, tal cual lo fue Martín.

Volver a Hernández era como mirar otra vez un trofeo ya ganado, volver a competir en una carrera en la que ya había salido vencedor. González era uno distante aún, demasiado alejado de sus manos con olor a pólvora y metal.

Eso lo hacía más tentador que cualquier cosa.

Volvió al hotel junto con Francia, Canadá y Estados Unidos. Esa noche había cosas que planear y hacer. Una guerra se avecinaba, y un galardón lo esperaba al otro lado de la cordillera.
Este fanfic tiene contenidos a cerca de política.

Capítulo 10 listo :3

Este cap, particularmente, fue el que más me gustó escribir. Hace mucho tiempo ya que venía fantaseando con esa escena de Martín y Arthur. Ojalá lo hayan disfrutado leyendo tanto como yo lo hice escribiéndolo.

Un detalle que creo no está demás, es la aclaración de Francia: Sé que quizás no estuvo bien su intervención a cerca de Irlanda, sin embargo todos sabemos que el galo es alguien que ama beneficiarse del conflicto ajeno. De una u otra forma, él también sale ganando con ese asunto de Argentina e Inglaterra.

Me costó un poco el hecho de acomodar las fechas exactas xD La guerra de Las Malvinas comienza el 2 de abril de 1982, es por eso que quise narrar esta parte de la historia específicamente ese día.

En fin, muchísimas gracias por leer! se los agradezco de todo corazón :3 y los fav's también ♥ jamás pensé que esta cosa iba a ser tan amada por todos ustedes xD tenía bajas espectativas con respecto a ella, pero me equivoqué ♥

Prólogo: "La supuesta Salvación" [link]
Capítulo 1: "La noticia, los recuerdos" [link]
Capítulo 2: "La demanda del reencuentro" [link]
Capítulo 3: "La decisión más difícil" [link]
Capítulo 4: "Jamás" [link]
Capítulo 5: "Rebeldía" [link]
Capítulo 6: "Un deseo Egoísta" [link]
Capítulo 7: "Intenciones de Cristal" [link]
Capítulo 8: "Despertar" [link]
Capítulo 9: "Promesa" [link]
Capítulo 10: "Traición y Deseo" Here
Capítulo 11: "Falsas Verdades" [link]
Capítulo 12: "Inaccesible" [link]

Capítulo 13: "Escombros" [link]
Epílogo: "El Derecho de vivir en Paz" [link]

Hetalia:
Inglaterra (Arthur Kirkland)/America (Alfred F. Jones)/Francia (Francis Bonnefoy)/Canada (Matthew Williams) © Hidekaz Himaruya.

Latinhetalia:
Chile (Manuel González)/Argentina (Martín Hernández)/Uruguay (Sebastián Artigas) © ~Rowein
Perú (Miguel Alejandro Prado) © *kuraudia
Ecuador (Francisco Burgos Torres) © ~Nefis
Paraguay (Daniel de Irala) © ~MakotoHayama
Bolivia (Julio Paz) © ~narusasuchan
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

Miguel estaba aquella tarde sentado en los escalones de la gran casa donde vivía junto con el resto de integrantes del Virreinato del Perú. Andaba aburrido, ya se había cansado de jugar y de corretear por la casa.

Justo entonces pasó por allí España en compañía de una mujer. Debía tratarse de alguien importante, pues la dama iba vestida con ricas ropas y no paraba de reir y hablar con el ibérico. Este parecía encantado con la presencia de la joven, sonreía y asentía a todo lo que ella le decía. Miguel pronto dejó de prestarles atención. Total, estaban demasiado lejos como para enterarse de lo que estaban hablando, aunque parecía divertido.

Pero en ese momento pasó algo que llamó la atención del pequeño: España se acercó a uno de los arbustos y cortó una flor de cantuta. Después se la ofreció a la joven, quien se sonrojó y se la colocó en el pelo. Y de repente la mujer se acercó a España, le besó en los labios y se fue corriendo de allí.

Qué cosas más raras hacían los adultos.

El joven virreinato se levantó de los escalones y se acercó a España, quien todavía sonreía mientras miraba el pasillo por el que la dama desapareció. Tuvo que tirar de la mano del español un par de veces para que este al fin se diera cuenta de su presencia y se agachara para quedar a su altura.

-¡Hola Miguel! ¿Querías algo?

-¿Por qué esa mujer te chapó después de que le dieras la flor?

-¿Qué por qué?- España pensó durante unos instantes qué explicación podía darle al niño. Sería muy aburrido tener que explicarle cosas de adultos, así que se le ocurrió una idea.-¡Pues es un truco! Resulta que ciertas flores, como la cantuta que le he dado a esa chica, son mágicas.

-¿Mágicas?

-¡Si! Si le das una cantuta a alguien, seguro que recibes un beso de esa persona.

Miguel no se lo acababa de creer. Cuando vivía con su abuelo había aprendido que la cantuta era útil para conservar el agua y que esta no se evaporase. Solían utilizarla para adornar las puertas de las casas como símbolo de hospitalidad, en las ceremonias de Huarachicuy*, en las celebraciones de la victoria de un emperador, en funerales…Pero eso de que pudiera conseguir un beso regalándoselas a alguien era algo poco creíble.

¿Pero y si lo intentaba? Al fin y al cabo andaba aburrido y no tenía nada mejor que hacer.

Tras despedirse de España, salió al jardín y cortó tres cantutas. Si después de regalárselas a alguien no obtenía un beso, daría por echo que las flores no eran mágicas. Debía elegir muy bien a quien regalárselas.

Julio quedaba descartado. Era su hermano y le resultaría muy fácil obtener un beso de su parte. María y Catalina siempre decoraban su cabello con lindas flores, así que también las descartó, pensando que una flor más no les resultaría para nada llamativo.

De repente pensó en Chile. En ese niño callado y algo tímido que normalmente se encontraba algo apartado de los demás. Era un poco arisco, siempre estaba leyendo o jugaba solo. Y más de una noche lo escuchó llorar porque extrañaba a su madre Mapuche. Quizás si le regalaba una flor podría conseguir que sonriera un poco más, o al menos que se alegrara.
Buscó al chileno por toda la casa, hasta que al final lo halló en una de las habitaciones. Manuel estaba sentado en un sillón, con las piernas colgando, pues él era muy bajo y el sillón muy alto. Tenía cara de total concentración mientras leía un librito.

Miguel se quedó plantado en la puerta, dudando entre si llamarlo o no.

-¡M-Manuel! — logró llamarla tras mucho titubear.- Tengo algo para ti…

-¿Hum? — Manuel levantó la cabeza sin mucho interés, acababan de interrumpir el hilo de su lectura y eso le ponía de mal humor.- ¿Y qué es? Más vale que sea rápido, no tengo tiempo para perderlo contigo.

Miguel estuvo a punto de dar media vuelta y marcharse ¡Encima de que quería hacerle un regalo, Chile le recibía de esa manera! A pesar de estar molesto, Miguel al final pudo extender el brazo con una de las cantutas en la mano.

-Esto es para ti. Pensé que te gustaría.

-¡Vaya, una flor! ¿Me interrumpi´ solo por esto?- Manuel parecía bastante molesto.- ¿Qué quieres que haga con ella? Las flores son para las minas.

-Yo…Quería dártela…Pensé que quizás eso te alegraría.- se rascó la nuca y soltó una carcajada, completamente nervioso. -Tomé la cantuta para ti.

La expresión de Manuel se suavizó un poco. Miguel pensó que el chileno iba a sonrojarse, pero no fue así. Manuel jaló la flor y la dejó entre las hojas del libro que estaba leyendo.

-Me quedo con la flor, pero solo porque tu me lo pedi. Ahora anda a wear a los pacos, quiero seguir leyendo.

Manuel sonrió entonces levemente mientras se volteaba, pero no se pudo encontrar ni un mínimo atisbo de rubor en él, ni tampoco la más mínima intención de darle un beso. Algo desilusionado porque el truco de la cantuta no había funcionado con Chile, Miguel decidió ir en busca de alguna otra persona.

El primero que se le vino a la cabeza fue Martín. Era uno de sus mejores amigos, un niño simpático y algo bravucón con el que solía pasar bastante tiempo. Además, lo bueno de tener que darle la flor a Argentina era que no sucumbiría ante los nervios tal y como le sucedió con Chile.

-¡Martín! — Salió al jardín, donde Martín se encontraba dándole patadas a una pequeña pelota.-¡Tengo una cosa para ti!

-¿Algo para mí? —El rubio dejó la pelota y se acercó corriendo a él tan rápido como sus piernitas se lo permitían.-¿Qué cosa es?

Miguel se acercó a él, alzando la cantuta hasta dejarla delante de la cara del rubio. Martín miró la flor unos instantes antes de tomarla.

-¡Sos regroso Migue!— Antes de que Miguel pudiese decir nada, Martín lo había aprisionado entre sus bracitos y lo estaba abrazando.-¡Es una flor hermosa, gracias!

-¿L-La cuidarás bien? - Perú apenas podía hablar ante tanta efusividad por parte de su amigo.

-No soy manco para estas cosas, la plantaré en una maceta y la regaré todos los días.-Argentina sonrió y besó a su amigo en la mejilla.

Perú estaba encantado de ver tan contento a su amigo. No solo lo había puesto alegre, si no que había recibido un beso. Pero por otro lado no estaba satisfecho del todo. Lo que él andaba buscando era un beso en los labios, no en la mejilla.

-¡Esto no funciona! ¡España me engañó!— Miguel volvió a la escalinata y nuevamente se sentó en los escalones, un poco molesto. Quedaba claro que el truco de las flores no funcionaba, pues no había logrado un beso ni de Chile ni de Argentina. Ya iría a reclamarle a España por ser un mentiroso.

Ya iba a levantarse y a irse cuando se dio cuenta de que todavía quedaba una cantuta en su bolsillo ¿Qué podría hacer con ella? No había ninguno de sus hermanos por los alrededores. Quizás lo mejor sería que la volviese a plantar en el jardín. Se dirigía para allá cuando de repente se encontró con cierta persona.

-¡Francisco!

El ecuatoriano pasaba por allí a todo correr. Llevaba en la mano un bote con varios insectos dentro. Al oir que Miguel le llamaba paró y se acercó a él.

- Miguel, ¿Qué haces acá sentado? Eso es aburrido ¿Por qué no vienes a jugar conmigo a los veterinarios? Tengo varios pacientes a los que examinar.- Agitó contento el bote donde guardaba los bichitos.

-Gracias Fran, pero no me apetece.- Miguel hizo una mueca, en parte porque se sentía molesto todavía, y en parte porque eso de jugar con bichos le parecía feo.

-¿Qué sucedió? Te noto algo triste.- Francisco miró con preocupación a su amigo.

-No es nada. Es solo que…andaba haciendo un experimento.

-¡Un experimento!-Esas cosas siempre llamaban la atención de Ecuador.- ¿De que se trataba?

-Ya no tiene importancia. No salió bien.- Suspiró y bajó la cabecita.

-Vaya, no te preocupes por eso ¡Anímate! Mis abuelos decían que a veces las cosas no salen como uno quiere.

-Supongo que no…Por cierto.- Sacó la flor que llevaba en el bolsillo y la miró. Ya no la necesitaba, así que no pasaría nada por dársela a Francisco -Ten. Es para ti. Gracias por intentar animarme- El niño le entregó la cantuta con una sonrisa.

Francisco no sabía bien a qué venía eso, pero asintió y tomó la flor.

-G-Gracias, es preciosa…

Y justo entonces un pequeño sonrojo apareció en la mejilla del ecuatoriano. Estaba confuso. Sus hermanas siempre le decían que regalar flores a otra persona era símbolo de que amabas a esa persona. Si Miguel le dio esa flor ¿Significaba que le quería? Y en caso de que eso fuera sí ¿Cómo debía de corresponder a eso? Había observado que los adultos solían demostrar que se querían mediante un beso. Además, también era una forma de agradecer los detalles bonitos. Y Francisco era ante todo una persona agradecida.

Un poco nervioso, el niño tomó al peruano de los hombros, se acercó a él y le chapó con fuerza en los labios. Tras unos segundos se separó bruscamente y salió corriendo de allí.
Miguel se quedó parado unos momentos, asimilando lo que acababa de suceder. Se tocó los labios con una mano, sonriendo con satisfacción. Al final resultó que las flores si que eran mágicas. Acababa de hacer un asombroso descubrimiento.

Sobra decir que a partir de ese día las cantutas se convirtieron en las flores favoritas de Perú.
Por aquí otra historia~ Tenía ganas de escribir algo donde salieran las naciones cuando aún eran pequeños. Además, el otro día vi por fin una flor de Cantuta al natural y me gustó tanto que decidí investigar sobre ella.

Como siempre, unas cuantas aclaraciones:

-La cantuta es la flor nacional de Perú.

-*Huarachicuy: Era una celebración de los Incas, donde los jóvenes pasaban a ser guerreros de pleno derecho.

-En esa época España no creía en la magia, pero era muy supersticioso. Durante siglos se mantuvo en España la creencia popular de que determinados tipos de flores podían atraer la buena suerte, sobre todo las flores de vivos colores.

-No quería poner pairings, pero al final no he podido evitar que Francisquito le de un beso u///u Me gusta demasiado el EcuPe.

Gracias por leer. Cualquier crítica o comentario será bien recibida.

Todos los personajes pertecenen a Latin Hetalia

Latin Hetalia :iconlatin-hetalia:

España (Antonio Fernández Carriedo) ® :iconhimaruyaplz:
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

Arthur sacó la champagne de la nevera, Manuel se encontraba dandose una ducha luego de haber hecho el amor encima de la alfombra-sonrió mientras recordaba lo delicioso que se sintió el haber sido uno- No era la primera vez que lo hacian, pero siempre era especial...
Y ahora como buen caballero le haria de cenar (aunque sus artes culinarias no siempre fueran las mejores)
Revisó en la cocina de la habitacion que era lo que encontraba, habia pedido que expresamente que llenaran la nevera con comida para una semana, y lo habian cumplido a cabalidad.
-mmm-mordió sus labios mientras su mirada recorria de arriba a abajo, decidió hacer algo simple, que no llevara a la destruccion de aquella hermosa cocina de marmol-esto es perfecto- tomó las frutas,el chocolate y la crema, si habia algo en lo que era bueno, era con las cosas dulces.Picó las frutas en cubos, mientras derretia el chocolate a baño maria, las dejó repartidas en dos copas de vidrio, para luego verter encima la salsa café(aunque debia de reconocer, que le hubiese gustado usar el chocolate para otra cosa) y como toque final, un poco de crema batida(que igual le hubiese gustado usar en otra cosa). Colocó todo en la bandeja de plata, incluso la champagne en su respectiva hielera, junto a dos copas de vidrio y un pequeño detalle, de una rosa roja en un florero, podria ser muy cliché, pero hacer aquellos minusculos detalles al chileno le encantaban. Se dirigió a la habitación, dejó la bandeja en una esquina de la cama y se dispuso a esperar a su "novio"
Tan solo la simple mencion de la palabra lo hacia sonreir. De pronto la puerta se abrió, alzo la vista y ahi se encontraba Manuel, con tan solo la bata y pantuflas blancas, su castaño oscuro  cabello humedo brillaba por los reflejos de las gotas.Le miraba sorprendido
-Wow-fue lo unico que le escuchó decir, y sonrió mas, dejar sin palabras a su amante, era un visto bueno.- T-tu lo hiciste?- señalo sorprendido las copas
-Claro que si, aunque no sea mucho...ya sabes que no soy bueno-Manuel se habia acercado a la cama y con cuidado de no botar la bandeja le robo un pequeño beso
-gracias-le sonrió timido, a pesar de que llevaban un año juntos, nunca dejaba de lado esos pequeños detalles- Aunque la crema y el chocolate lo hubiesemos usado de otra forma-dijo en una carcajada mientras tomaba una copa y empezaba a comer. Arthur rió
-Me hubieses dicho que si?-
-Quien sabe- huntó su cuchara en la crema, para mirarlo provocativamente mientras lamia su base-mmm...me gusta la crema- le guiñó el ojo. El calor comenzó a invadirlo, con solo imaginar de que "crema" hablaba.
El rubio tosio nervioso-e-ehm...- tomó su copa y empezó a comer, que sucedia? generalmente era él quien insinuaba cosas...
-Arthur...-susurró Manuel mientras pasaba su cuchara con crema por su cara, desde su mejilla hasta su cuello...
-Q-Que?- dijo nervioso...aquello no era normal! claro que no! él era quien dominaba!. Manuel se habia acercado a lamer el camino de la sustancia por su rostro, lentamente mientras se sentaba a horcadas encima de él... Dios...vió hacia abajo, el chico estaba desnudo, solo tenia la bata... un cosquilleo empezó a  aumentar en su entrepierna
-E-espera Manuel-rogó mientras veia la bandeja, se podria caer y ensuciar y quien iba a limpiar?(ya sabia que los empleados, pero la sensancion de tener algo delicado encima de la cama) El chileno paró, mirandole con el ceño fruncido
-Acaso no te gusta?-
-N-no! no es eso! es que-hizo un gesto a la bandeja, el otro comprendiendo rió. Se levantó, tomo la bandeja y la dejó encima del velador
-Ahora si?-movió las cejas coqueto
-Ahora si- le sonrió con picardia el rubio...
FIN-trollface- XD
Muahahah soy tan malvada XD en realidad ._. no supe que hacer en la parte del lemon ._.U soy un asco un poco en eso, leere mas novelas jumm XD
y sobre la personalidad de Arthur y Manu mm pues estuve leyendo, que cuando los hombres ingleses se enamoran, cuidan mucho de su pareja y son mas abiertos(sexualmente y sentimentalmente) nwn e igual que los chilenos XD(pienso yo XD) jojo
y eso ._. espero que les guste mi manera fail de escribir XD prometo mejorar :3
Manuel no me pertenece, si no que a la comunidad de latin hetalia
e Inglaterra su respectivo creador nwn yo solo los uso (mm usar o¬o XD) para mis fantasias fujoshis XD
gracias por leer! ^^
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

Caminaban entre las calles de Talcahuano cuando se les ocurrió ir a parar a la Base Naval de esa misma ciudad. Entrar no fue difícil, pues Manuel tenía libre acceso a lo que incluía todas esas cosas y sólo dijo que Miguel le hacía compañía. El guardia los dejó pasar y, como un niño en una dulcería, Perú se acercó al mar del lugar, mirando con nostalgia cierto objeto flotante que desde hacía muchos años Chile conservaba como un trofeo.

González lo miró desde atrás con un semblante neutro. El tema de la devolución del Huáscar era algo que estaba lejos de ser diferente a un sueño peruano. El hecho de que Miguel mirara aquella nave con los ojos tristes y con la mente ida, no iba a convencerlo de nada.

¿O sí?...

Se le acercó, colocándosele a un lado. Giró su cabeza encontrándose con la mirada peruana no posada en la suya y sonrió con tristeza. El hecho de mirarlo así no era grato para ninguno de los dos. Ni siquiera para Chile.

— ¿Recuerdas esos años? —preguntó el heredero del imperio Inca. Manuel asintió con la cabeza sin pronunciar sílaba alguna— Cuando lo capturaste…

—En Angamos. Claro que sí.

Miguel miró hacia el frente. Sus ojos miel parecían no decir nada y los de Manuel lucían, aunque intentaba ocultarlo lo mejor posible, preocupados. Perú volvió a mirar hacia el Huáscar.

—¿Lo querís de regreso a tu casa, cierto? —preguntó, sabiendo perfectamente la respuesta a ello.

—¿Me lo devolverías si te lo pidiera? —Chile sonrió de medio lado, mirando también al barco, recordando el sonido de los cañonazos chocando contra las naves y las aguas tranquilas de Iquique.

—Es sólo un museo flotante. Ya no tiene importancia.

—Para ti es más que eso, chileno—Perú sonó extraño, como si quisiera gritarle una y mil cosas a Chile en diferentes tonos—. Ese barco simboliza mi derrota. La mía y la de Bolivia. Para ti es un prisionero de guerra.

González no supo establecer qué relación existía entre esos dichos y el deseo de Perú al querer de vuelta la nave que representaba una dolorosa pérdida. Mas prefirió olvidarse del asunto.

—Es el hecho que te recuerda todos los días que ganaste la guerra.

Los ojos de Prado se cerraron y volvieron a abrirse en un parpadeo que duró horas para Chile. El viento sopló con fuerza, haciendo sonar la superficie del agua y mover los uniformes militares de ambos.

—¿Entonces para qué lo querís de vuelta?

Miguel no respondió. Los sentimientos del peruano eran confusos y la mente le jugaba malas pasadas.

—Tú mismo dijiste que era el recuerdo de una derrota…

—No lo quiero de vuelta para tenerlo de museo como lo tienes tú—Chile alzó una ceja extrañado.

—¿Entonces para qué lo querís?

—Sería bonito tener en mi casa el objeto que nos une y unirá a ambos para siempre.

El tiempo se detuvo, la tierra lo hizo junto con él. El universo se centró en ellos y el cielo pareció mirarlos. Chile abrió un poco los ojos, Perú giró a mirarlo. Manuel respondió a aquellos ojos con los propios.

—¿De verdad lo querís de vuelta por eso?

Miguel se sonrojó.

—Ehh… sí—Y bajó la vista clavándola en el suelo.

—¿Qué estay dispuesto a hacer?

Perú frunció el ceño y volvió a levantar la mirada. Ahora un poquitito más de lo normal para mirar a Chile directamente a los ojos. A esa distancia casi inexistente, los dos centímetros de diferencia se hacían notar.

—Ehm… yo…

¿Qué decir? No lo sabía. Odió al chileno por ponerlo en esa situación tan incómoda.

—¿Querís al Huáscar o no?

—Sí… Qué…—aclaró su garganta, notoriamente nervioso— ¿Qué tengo que hacer?

—Darme un beso.

De inmediato, el rubor acudió a las mejillas peruanas. Incómodo y revolviéndose en el mismo lugar intentó decir algo pero las palabras se quedaron atascadas en su garganta. No tenía sentido dejar escapar su voz a través de sus labios.

—¿Un… be-beso? —tartamudeó, intentando ocultar su nerviosismo.

—Sí—confirmó Chile, como si se tratara de lo más normal del mundo—. No es mucho pedir tratándose de la cosa que nos une como naciones…

—S-sí, pero…—volvió a agachar la mirada pero su afición al suelo se acabó cuando sintió los brazos de Chile rodear su cintura. Los ojos peruanos y chilenos volvieron a enfrentarse.

—¿Pero…?

—Si te lo doy, ¿me lo devolverás?

—Lo pensaré.

—Así no se vale, chileno—intentó zafarse, pero el abrazo era fuerte. Tanto como si de la Esmeralda se tratara.

—Para mí sí—y dicho eso, la boca chilena asechó a la suya. Los pares de labios se juntaron en un beso por demás dulce. Los ojos miel de Chile se habían cerrado, sin embargo los de Perú no podían estar más abiertos porque sus párpados no se lo permitían.

Pero no faltó mucho para que fueran cerrándose de a poco, entregándose al delicioso movimiento de la boca chilena. Las manos que antes estaban a ambos costados se fueron a los cabellos castaños de Chile, enredando así los dedos en ellos. Eran suaves y finos al tacto.

Se separaron, mas no demasiado. Sus narices seguían rosándose, los ojos estaban ya a punto de ser devorados por el otro par. Perú volvió a hablar, respondiéndole así a la sonrisa que Chile había dibujado en su cara. No era burlesca ni nada, Perú estaba seguro de eso.

—¿Me lo devolverás ahora?

—Estoy pensando.

Miguel hizo un puchero casi inconscientemente. Chile volvió a sonreír complacido.

—Quizás tengai que darme otro para convencerme… Digo yo.

Perú accedió a hacerlo. Ahora, como siendo comprado de inmediato, ya no sólo fueron los labios los que jugaban. Las lenguas serpenteantes se rozaban mil veces sintiendo así el peruano la sensación de vértigo invadirlo completamente. Los ojos fuertemente cerrados haciendo contraste con los tan tranquilos de Chile, lo convencieron de que simplemente se centrara en el beso y no en lo que esperaba recibir a cambio.

Volvieron a separarse luego de que el aire se había hecho más que necesario. Al igual que antes, las narices seguían rosándose altaneras.

—Ya no lo quiero.

Chile se sorprendió, frunciendo el ceño.

—¿Y por qué cambiaste de bando tan rápido?

—Es que…—las pupilas miel volvieron a bajar, ocultándose así de la otra miel un poquito más clara— el barco no me importa…

—¿Y qué es lo que te importa?

El abrazo de Manuel se hizo más fuerte. Miguel se sintió obligado a responder.

—Tú, chileno cojudo.

I·I·FIN·I·I
Súper taldo xD desde que se me ocurrió escribir el ArgentinaxUruguay me metí en la cabeza la idea de escribir un ChilexPerú. Esta pareja me gusta TANTO como la nombrada primeramente, aunque sea mucho más popular xD lo cual es triste u.u ambas parejas son hermosas y deberían hallarle la esencia c:

El título puede ser un poco de controversia. El Huáscar es una nave peruana que combatió en la Guerra del Pacífico, específicamente en el Combate Naval de Iquique (Además participó en la Guerra Civil de 1891 del lado de los congresistas, derrotando al presidente José Manuel Balmaceda). Es todo un tema aquella batalla. Surge la figura de uno de los personajes históricos más importantes de mi amada patria ♥. Del lado de Chile Estaba la Corbeta Esmeralda, del lado de Perú el Monitor Huáscar. Además se presencia a la Goleta Covadonga (chilena) y a la Fragata Independencia (Perú). Pero directamente en la Batalla, participaron sólo Esmeralda y Huáscar. El primero de éstos fue hundido. El segundo fue capturado por los chilenos en la Batalla Naval de Angamos. Hasta hoy se encuentra en Talcahuano, específicamente en la Base Naval.

En fin, espero que no haya ocasionado problemas escribir sobre algo que a muchos puede parecerle mal. Es sólo un fic y, como he dicho muchas veces, no pasará de ello.

Muchas gracias por leer!

Hetalia © Hidekaz Himaruya.

Chile (Manuel González) © ~Rowein
Perú (Miguel Alejandro Prado) © *kuraudia
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.

-No!- le cerró la puerta en la cara. Manuel dio un suspiro mientras iba a la cocina a revisar las sopaipillas que había dejado friéndose... había vuelto a rechazar al argentino. Era ya la...-dio un bufido- ya ni sabia cuantas veces había tenido que rechazarlo-sacó las sopaipillas de la freidora, mientras las dejaba en una fuente, que tenían servilletas, para absorber el aceite- Y ya sabia que mañana iba a volver.
Tomó la fuente y se fue al living, a comer mientras veía la tv, al lado del sillón, tenia una pequeña mesa, su estufa y la tetera encima. Beber té mientras comía, era algo que no podía dejar de hacer.
No se fijó de la hora, se puso a ver entretenido las secciones de las noticias, que hora serian ya? las 9 de la tarde. Bebió cómodamente su té mientras miraba hacia fuera de la ventana, llovía, hacia un viento fuerte...
¿Martin habría llegado bien a su casa?-movió su cabeza como queriendo sacar la idea de su mente- Primero que nada, que hacia pensando en él? Fue entonces cuando brillantemente se le ocurrió una idea. Fue hacia su habitación, buscó entre su ropa y encontró su tan secreta libreta, llena de poemas y pensamientos, tomó un bolígrafo, se ganó frente a la ventana mientras veía caer la lluvia y comenzó a escribir... a escribir sobre como la lluvia limpia las heridas, sobre las parejas que caminaban bajo la lluvia, besándose...a escribir sobre como después de la lluvia sale el sol, el sol mas brillante y lleno de energía... aquel sol que él siempre agradecía que siempre saliera...
"Martin...." retumbó de pronto en su mente... Miró preocupado, la lluvia hacia rato que había dejado de pasar..."Estaría mal si lo llamo? Es solo para saber si llegó bien..."
Volvió a bajar de nuevo hacia el living, tarareando suavemente una melodía, cuando pasó por la entrada...

Un papel blanco... con una caligrafía que él reconoció enseguida. Lo tomó rápidamente y se dispuso a leer
"Te espero a las 8:30 en la plaza... TENÉS QUE VENIR!
Atte Martin"
"Chucha"...fue lo primero que pasó por su mente... Miró la hora, las 10:45
"MIERDA! MIERDA! MIERDA! DE SEGURO ESE WEON SE QUEDÓ BAJO LA LLUVIA!!" o no?- se detuvo a medio ir por su abrigo...observó hacia afuera, para colmo, había vuelto a llover, mas fuerte que antes... mordió sus labios mientras se debatía entre si ir o no ir...
-Tsk...Después me las va a tener que pagar si o si - resopló mientras se colocaba un gorro de lana, guantes, su abrigo, bufanda y tomaba el paraguas que se encontraba colgando en un lado de su puerta.
Hacia tanto frio afuera que Manuel agradeció el haber salido tan abrigado. Miró la hora en su reloj, quedaban 5 minutos para las 11. Si no encontraba al rubio rápidamente... su corazón se apretó, no sabría que haría...
El parque del cual hablaba Martin en la nota, era aquel parque en el cual siempre solían jugar cuando pequeños... y también había sido donde se le había confesado el argentino...
No sabia que hacia recordando aquello. Miró alrededor, pero no se veía nada. Para peor la lluvia no había parado. Decidió dar una vuelta por el parque, quien sabe quizás estaba bajo una banca...o algo peor... tirado en canal mientras su cuerpo flotaba boca abajo…
Pero ya eran las once y quince y se había dado como mas de tres vueltas alrededor del parque, sus zapatillas estaban mojadas, con barro, los pantalones también estaban mojados...el maldito paraguas no había servido de nada al fin y al cabo.
Y no se veía al rubio por ningún lado.
Aquello era tan desesperante... empezó a caminar sin rumbo. Pensando... y si Martin se había ido? No era tan estúpido como para quedarse bajo la lluvia...
Por dios! ni siquiera sabia por qué había pensado aquello. Había una alta probabilidad de que el rubio se hubiese quedado esperando bajo la lluvia hasta que él llegara. Sabía que era capaz de aquello.
Miró su teléfono...eran las 11:20 y el ahí dando vueltas con su paraguas mientras una lluvia torrencial caía, en vez de estar cómodamente tranquilo en su casa, tomando un te y comiendo sopaipillas...
Hasta que de pronto algo hizo click en su mente.
-Como pude ser tan weon!- se retó mentalmente. Había ido a revisar por todas las bancas de la orilla, pero no había pasado por el centro del parque, en donde había un resbaladin que tenia un lugar para ocultarse. O si lo había visto de lejos, pero no había nadie.
O eso al menos parecía.
Corrió lo más que le daban sus piernas. Mientras su corazón se aceleraba mas rápidamente a cada paso que se iba acercando.
Pronto llegó al rebasladin, de un color morado, y ahí abajo oculto, estaba Martin, frotándose las manos.
-Manu- le miraba sorprendido
-Así que aquí estabai- su respiración estaba muy rápida.
-che...sabia que vendrías- le dijo con una tonta pero adorable sonrisa el rubio.
-A-acaso eris weon o que?!- le grito, había soltado el paraguas y tenia los puños fuertemente apretados, que importaba la lluvia que lo estaba empapando? estaba enojado, muy enojado...por su culpa-hasta que hora pensabai esperar? te podriai haber resfriado! o incluso peor!- mierda...las lágrimas estaban amenazando con salir, rápidamente se las limpió- y-yo...y-yo...que hubieses hecho si no hubiese visto la nota? ah?!-
-Pero viniste-le sonrió el argentino. El castaño no pudo evitar hacer un pequeño puchero, tratando de aguantar las ganas de llorar que ahora era imposible de detener -Me estuviste buscando...- le señalo las zapatillas, llenas de barro y mojadas- vos te hubieses resfriado, no yo- comentó divertido.
-cállate...-volteó hacia otro lado
-sos tan adorable manu...- tomo su mano y lo jaló hacia dentro de su escondiste. Limpiándole las lagrimas con su mano-che! no te preocupes, ya esta todo bien... no ves que el grosso yo no se enferma?- rio. Una pequeña sonrisa apareció en el rostro del chileno.
-Me teniai preocupao-
-Lo siento...- tomó su rostro para verlo fijamente. Manuel no hizo ademan de apartarse, no podía, menos con aquella mirada tan brillante y fija en él... era como si de pronto lo hubiesen absorbido. Como si aquel rubio egocéntrico se hubiese metido en su mente...- te quiero Manu- le dio un suave beso en los labios. El castaño sonrió mientras un suave rubor comenzaba a subir por su rostro.
-Eris tan weon...- le sonrió más.
XD esta es la wea mas fleta y cursi del mundo que se me ocurrió asjdddddadh XDDD (le sale lo manu)
=u= hace tiempo que no escribia, espero que haya salido bien .-.
Manu me quedó sumiso(?) XD ok no XD
Pero era para ver que por fin los esfuerzos de Martin sirven =u=
Me pregunto como seria un fic donde Manu fuera el que siguiera a Martin ;DDDD seria raro XDD hahahaha XD
el dia que lo escribi llovia =u=
XD se me olvidaba! XD Manuel y Martin pertenecen en su totalidad a la comunidad de latin hetalia c:
Show
Add a Comment:
 
No comments have been added yet.