Shop Mobile More Submit  Join Login

The Journal Portal

Tune into the voice of the community by checking out DeviantArt's Journal Portal. Join the conversation by browsing, adding faves, and leaving comments, or submit your own Journal to let your voice be heard.

Submit Journal

66,393 Deviants Online

Devious Journal Entry

Sat Mar 19, 2005, 6:07 PM
Como duele quererte como te quiero...... (Federico Garcia Lorca)
Siempre me pasa lo mismo

De que me vale quererte tanto
Si después de la madrugada que desprendes con  dulce rocío
Destrozas los coloridos capullos de tu propia creación.
Se que los pisas sin notar su existencia
O si la notas, no es tu intención
Pero igual, aniquilas sobre mi pecho el fruto de tus actos momentáneos.

De que me vale quererte tanto
Puesto que sin detenerte a pensarlo
Desgarras este cielo estrellado de  querencias infantiles
Y entre ellos te llevas mis ánimos, mi fuerza y mi razón

La felicidad es como la riqueza... esta mal distribuida
  • Mood: Mortified
  • Listening to: Pastora, astor piazolla, velvetina de Miguel Bosè
  • Reading: Te llamarè viernes
  • Watching: a very long engashement

Hmmm

Journal Entry: Mon Mar 27, 2006, 10:15 AM
Well it's been, what, almost a full two years since I've been here? I think I'm over what ever upset me all those months ago, so...hopefully I'm back and will upload some artwork. When I have my book handy.

FORSAKEN
:iconshorelle::iconmoiraine:

CSS by sedART & petercui

Jirones de mi piel

Fri Jan 21, 2005, 4:29 PM
Escribo esto para simplemente sacármelo del sistema. Actualmente estoy leyendo Los Aires Difíciles, ya Almudena Grandes debería pagarme por la promoción, y el personaje masculino principal es simplemente genial. Lleva la vida enamorado de la misma mujer que primero fue su novia y luego se caso con su hermano… ( lean el libro si quieren saber más)
Posteare algunos pedazos del libro que tienen que ver con él. Sin otro motivo que simplemente una oda a una forma de amor verdadero. Como el de Lucious por Ivy en The Village, que la amaba tanto que se conformaba con cuidarla aunque no fuera capaz de hablarle o tomarla de la mano. Un amor que no esperaba nada a cambio solo el bien estar de ella y su sonrisa.





Pero estas cosas no pasan de verdad

"Y es que yo nunca creí que te vería remendando mis heridas con jirones de tu piel" . Creo que la realidad será que nunca le veré realizar tal heroica tarea. Porque estas cosas solo pasan en las canciones.

He llegado a la conclusión de que esos amores ideales, que solo salen  en las canciones, en cuentos, y hoy por hoy esta siendo substituido por algo que tanto nos gusta al que llamamos cine, no existen más que en la imaginación del que las inventa. Otro soñador con la capacidad de idear las narraciones más emotivas y pasionales que puedan apelar a nuestros sentimientos. Por desgracia, cuando lo llevas a la vida real, ésta no tiene música de fondo, luces o paisaje manipulable y mucho menos un libreto rigurosamente estudiado. Simplemente son dos personas que se enfrentan con sus complejos, con sus intrigas internas, con sus prejuicios y que hacen el intento de caminar uno al lado del otro en una constante lucha por ser el más fuerte, algo así como la selección natural pero no del todo, ya que se crea un doble vínculo, una relación codependiente que a pesar de que siempre esta cayendo en el precipicio infinito de la incomprensión intenta sobrevivir por necesidad.

Desgraciadamente este mundo "es muy pequeño para las cosas que sueño" . Eso no es lo que yo creo que el amor debe ser. Quizás soy muy soñadora. Pero lamentablemente lo que he visto y vivido no me gusta y prefiero vivir los romances de las canciones de la radio, de los libros que leo y las películas que veo. Esos amores que solo existen conceptualmente. Que solo caben el la cabeza del visionario. Esos amores que solo bailan entre fantasmagóricos recuerdos ya desformados.

Me sorprendo a mi misma diciendo algo que jamàs imagine pensar pero es que yo nunca crei que me verìa remendando estas heridas con jirones de mi piel.
  • Mood: Humiliated
  • Listening to: Aprendiz, Nocturne in C Sharp Menor (Chopin)
  • Reading: Los Aires Dificiles, Federico (antologìa de Lorca)
  • Watching: The Village, B. of Madison Country, Mar Adentro

Entre Cigarros, Copas y Pianos

Mon Feb 14, 2005, 8:49 PM
Este es solo el borrador lo he escrito hoy mismo 14 de febrero del 05. Luego postere una version mejorada

El sonido provocado por el paso de unos tacones bajos marca el compás de música que se avecina. Vestido de noche, corbata y yuntas abren las compuestas del salón de la nostalgia. En una esquina una mesa vacía, con mantel color nácar, un cenicero recién limpio y un florero de porcelana que luce sus peinados con lirios cala.

Es un salón oscuro, que solo deja entrever las siluetas de visitantes que con parejas y amigos visitan para charlar mientras escuchan el vía ven de las notas que nacen de un negro piano en la única esquina alumbrada del antiguo almacén; que con el tiempo, el crecimiento poblacional de zonas antes habitadas solo por arrabaleros, putas y maleantes ocultan tras  ornamentos de plata su ambiguo pasado.

Mientras el murmullo se mantiene a un volumen estable, y la neblina cubre con su velo y su aroma a nicotina  haciendo la ronda alrededor de las mesas, la música del piano compite por abrirse espacio y acaparar cada recoveco del salón. El sonido es suave pero no por ello frágil, la seguridad del amo de la notas hace que sean seguras, inequívocas dueñas y señoras de su personalidad melancólica.

En la pista algunos pares de zapatos se mueven al compás de la música dibujando letras cursivas y arabescos en la pista que conoce la historia de la mayoría de los bailantes, de sus antepasados y otros cuantos. Medias de malla, tacones altos y anchos, faldas móviles, dóciles que obedecen los movimientos que ejerce su portándola mientras es guiada por un galante caballero en chaquetón, pantalones con filo y hábiles movimientos fuertes, dominantes pero calmados.

Yo es que no me deleito viendo el vuelo de las faldas en cuerpos hermosos y flexibles. Desearía ser una de ellas, pero no pertenezco a este grupo que participa, soy de las que mantiene al margen, que está pero no se encuentra presente. Que asiste todo desde tras bastidores.  Una camarera que no podía tener más de 19 años se acerca a mi ofreciéndome distintos tipos de cigarros, no suelo fumar, pero le digo que me de uno, no si mostrar antes mi ignorancia en el tema; pues cuando me pregunta cual prefiero solo pude contestar "cualquiera". Ella notó mi falta de información pero le digo igual pues una venta es una venta, antes de que se marchara solicite que me trajera una copa de vino.  Ella asintió con un movimiento suave de cabeza. Me acomodé en la silla arreglándome la chaqueta.

Prendí el cigarro, que me supo amargo y me pregunté para que lo hubiera comprado pero que más daba si ya estaba hecho. No tardó en el llegar mi copa. Me refugié en mis dos amuletos y mi soledad, en lo que esperaba que la noche me sorprendiera con alguna de sus usuales bromas. Una vida solitaria, taciturna, introspectiva lleva a esperar cualquier cosa te conmueva el día, no importa de que manera.

La música ceso un rato sin que me diera cuenta. Me había dedicado a escribir en una servilleta algunos garabatos con mi pluma. Tenía ganas de escribir, no sabía qué, pero a cada ínstate la necesidad hervía mi sangre, me desesperaba y me frustraba. Un sorbo tras otro, una calada, un sorbo, otra calada y un movimiento brusco de cuello. La tranquilidad física aparente solo era la antitesis del  interior, un caballo desbocado, un impulso creativo ahogado.

De repente una nota llega a mis manos. Un papel maltrecho con una caligrafía que en el fondo me pareció conocida. Mire a mí alrededor en la curiosidad de saber quien me  la había dejado en frente. No apareció nadie, o al menos no le identifique. Volví a mirar la nota, lo único que aparecía escrito era el nombre propio de Malena. Un nombre que no me pertenecía a mí según advierte el registro demográfico pero que alguna vez, por un momento, me perteneció, me fue otorgado por algunos otros labios que con el tiempo y las situaciones fueron desapareciendo.

De repente la música vuelve a sonar, Sol  Do  Si Fa, tanto me llama la atención el nombre escrito en aquel maltrecho papel que poca atención le presto a la música. Malena, el nombre de un libro, de una vieja canción, un nombre de mi pasado. Me miro las manos y las comparo con la última vez que escuché ese nombre, ahora tan cansadas, tan arrugadas por los días, meses, años y dificultades pasadas. Están tan ásperas que me avergüenzan.

Suena en la parte de atrás de mi conciencia un MI Sol RE sol Do Do, notas  que llegan como curiosas niñas que quieren rebuscar en el cajón de los recuerdos perdidos de la abuela. Finalmente encuentran lo que buscan y una película de escenas cortas pasan a grandes velocidades frente a mis ojos. Una presión en el pecho se apodera de mi al escuchar RE SI LA RE Si la Sol Fa RE.  Era inevitable reconocer esa música. El nombre, las notas, solo podían pertenece a una persona. La canción, "Malena", otra Malena una muy intima, un regalo único, divino.

Miré esta vez al ejecutor del piano. Y absorta ante lo que veía, miles de pensamientos cruzaron por mi mente. Recuerdo, de conversaciones, de burbujas de colores, de notas y pentagramas, de risas, de cuadros y otras cosas. Recuerdos de una persona similar y diferente.  Y allí estaba, tras del piano, con su usual mirada taciturna, perdida, y muy bien concentrada en un mundo interno al que no debaja entrar a nadie, donde él, la música y la naturaleza reinan en completa libertad.

Fue inevitable, me levanté con mi copa en mano y la nota en otra. Mientras caminaba a paso lento, como hipnotizada por versos cantados en mi cabeza. " Y yo me siento hueco de pasión y de música. Loco reloj que canta muertas horas antiguas. Yo pronuncio tu nombre, en esta noche oscura y tu nombre me suena, más lejano que nunca " , "Mi corazón oprimido siente junto a la alborada el dolor de sus amores, y el sueños de las distancias", "Empieza el llanto de la guitarra. Se rompen las copas de la madrugada". Lorca, un nombre que me enseñaron apreciar a los 22. Federico, ese nombre lo sentí como un grito en mi conciencia al ver que verdaderamente el pianista era un personaje de mi antigua vida. Le miré con la vista fija, levantó su mirada y me devolvió la vista, leí la historia de los años que sucedieron luego de nuestra distancia y creo que el pudo ver los míos. No hubo sonrisa, no hubo gesto de parte y parte. No era necesario, no hacia falta exteriorizar cualquier sentimiento. La burbuja todavía podía crecer y desarrollarse en cualquier lugar. Sentía el olor de su antiguo perfume, esta vez mezclado con nicotina, lo que me recordó que la vida nos había jugado algunas bromas pesadas.

Escribí con mi pluma fuente, una mont blanc, ni de cara ni barata, un garabato que pretendía decir Federico. Puse el papel en el piano y sobre el la copa de vino medio vacía  y medio llena para él. Cuando, me di la vuelta escuche su vos que me decía: ¿volverás?. Hice una pausa y viere mi rostro a un lado sin mirarle hice un gesto que afirmando con la cabeza. Despacio volví a mi anterior posición y segui mi camino. Al salir, la anterior presión se había disipado, había visto un rostro conocido, de esas que aunque el tiempo pase siempre conoces como si le hubieses visto ayer.

Miles de ideas, de sentimientos, de notas musicales, de dibujos fueron forjándose de manera efímera en mi mente que se había afilado, recompuesto en tan solo algunos segundos. Y es por eso que escribo esto, para no olvidarlo, para que mi imaginación lo tergiverse sin perderlo. Para llevarlo conmigo, para que cuando vuelva, el pianista tenga este garabato.

Para un gran amigo. Para ti Federico.
  • Mood: Humiliated
  • Listening to: Tiziano Ferro, Astor Piazzola
  • Reading: El Cantor de tango
  • Watching: Moulin Rouge
-Hace tiempo, que no veo la luz del sol metida en esta celda revestida de blanco.  Le dio con la voz casi entrecortada por la tristeza
- Por favor, Malena, no empieces. Dijo con voz de cansancio, mientras pasaba la mano por sus muslos sobre el pantalón como si se limpiara de algo desagradable que le había caído y arrugado o ensuciado la tela. Federico ya se conocía de memoria la  habilidad de Malena para autocompadecerse, su nombre lo decía todo. Así que viró la cara, reconociendo su debilidad ante el sufrimiento de su musa. Que más que musa era su tortura, la razón de su fracaso, el demonio vestido de mujer que fue enviado desde la corte de los infiernos para traerle penurias. A quien amaba entrañablemente, dependiendo de su existencia sin desearla.

Malena permanecía inmóvil sentada en el suelo, con el pelo revuelto que se obstinaba en marcar líneas anchas en su frente sudada. Su labio inferior era cruelmente cruzado por una incisión causada por un barrote de metal de la cama que le había sido asignada. Sus manos, que alguna vez fueron pequeñas y graciosas, ahora enojadas, mostraban sus venas  en forma de protesta formando canales parecidos a los desagües, hasta llegar a sus muñecas cubiertas de gasas apretadas que parecían las pulseras de los esclavos.

Mira lo que te has hecho. Yo solo quiero saber por qué eres tan imbecil, le decía sin anteverse a mirarla ¿Por qué yo soy tan tonto? ¿Por qué yo te necesito? Se que sería más feliz si nunca te hubiera conocido.  No podía evitar que el labio le temblara según pronunciaba esas preguntas, a la cuales muy bien sabía que no tendría respuesta.

Malena no estaba capacitada para pensar demasiado en ese momento, y por lo pronto parecía que tampoco durante las próximas semanas. Se la pasaban endrogándola para que no se pusiera agresiva y no intentara nada contra sus otras compañeras o contra si misma, que era justamente el "target" de sus atentados. Ella miraba hacia la nada. Escuchaba a lo lejos como un susurro el rosario de preguntas sin respuestas que su único compañero que repetía una y otra vez sin cansancio. Finalmente, sin salir del todo de su letargo habló nuevamente: Yo no te pedí que te quedaras. Comentario que causo a Federico la necesidad de arrodillarse frente a ella, agarrarla por los hombros y  jamaquearla.  

-Mala agradecida! le gritó sin darse cuenta de lo que había dicho hasta que lo dijo. Esperó a ver la reacción de su verdugo que solo movió sin emoción sus pupilas para mirarlo sin mucho interés. Y se perdió en una mirada profunda y tenebrosa, en dónde solo había tinieblas y el horrendo estruendo del vacío. Ante esto, nuevamente influenciado por sus propias emociones, que no eran más que proyecciones de las de ella, le dijo mientras en desesperación la abrazó con fuerza, como si creyera que ella deseaba escaparse de sus brazos, y llorando desconsoladamente dijo: Ya verás. Ya verás, mi bella Male, que todo saldra bien. Saldremos de esta. Te lo juro.
  • Mood: Mortified
  • Listening to: Pastora, astor piazolla, velvetina de Miguel Bosè
  • Reading: Te llamarè viernes
  • Watching: a very long engagement

A quien es, sabe

Wed Jul 13, 2005, 4:34 PM
Gracias por ver en mi lo que nadie ve... Ni yo misma

Gracias por ver mas allá de los harapos que arman este insignificante organismo. Por ver lo que yo no puedo ver de frente al espejo de pared. Me dices: sos mágica y busco en el reflejo del agua el hechizo que puedes ver.
No hay nada, solo el constante ir y venir de las hondas inconsistentes, un reflejo casi incoloro del patetiquismo de mi rostro, que no es más que la sombra de un alma que nació marchita. "Sos hermosa" y mientras tus labios pronuncian estas palabras, el viento me obsequia las notas de un piano que suena detrás   de  7  montañas.
¿Es para mi? Y el silencio de tu sonrisa eterniza  el pasadizo que se abre entre las rocas que protegen tus pensamientos. Miras el horizonte y dices: escucha, que para ti cantan.
Y me sorprendo de la manera en que ves lo invisible, en que sientes lo etéreo, en el despertar de un 6 sentido que yo no poseo. Y miro nuevamente el reflejo de este rostro desecho al que ya le faltan lágrimas.
¿Por qué tu ves lo que yo no veo?  Y pienso que cargas tu boca de piadosas mentiras blancas para avivar mis grises días. Pero sientes más de lo que creo y dices: No te miento. Y en mi llanto te discuto: "Si fuera cierto él me soñaría  desfilando vestida de luces de lunas y estrellas."
"Tu eres lo que eres y el mundo esta ciego. Naciste, por error, en la tierra equivocada, en un mundo son color"
Desesperada te grito: No quiero ser distinta, yo quiero que él me quiera. que me vea como tu me ves.  Lo he intentado todo...Y eso... se me ha hecho imposible.
Y me marcho, a paso lento y pesado, como mi vida, que cada vez me cuenta más vivirla.

  • Mood: Mortified
I'm not really fond of keeping an online journal, but I figure after about 4 years on dA (had an old account, switched to this one two years) it couldn't hurt to give it a go. Obviously I don't do art myself since I've never uploaded a thing, therefore I'm afraid this is going to be a rather boring journal since I can only mention other incredible artists. <3

I don't know how many people will read this, but I have a sort of odd request. I'm looking for an artist on dA who does somewhat darker art and has a special talent with things like jesters/clowns. My family is opening a gaming center soon and they've left it to me to find someone to create the logo. They didn't specify what the jester should look like, but it needs to be something relatively child friendly and unique. My personal taste is in something kind of creepy, so..if anyone knows of a deviant who dabbles in that sort of art, please drop me a line!

-Jamie
  • Mood: Neutral
  • Listening to: Carnival of Rust
  • Reading: World War Z
  • Playing: Silent Hill 2
  • Drinking: Dr Pepper
I got to try my hand in modeling this week for the first time. I did a shoot with Joey Phoenix photography and could not be happier with the results! She is amazing talented and very knowledgable. It could not have been a better experience for a first timer like me-I am extremely thankful!


I'm in the process of setting up a few more shoots so there will be more to come!

Aviso de emergencia

Thu Oct 21, 2004, 12:18 PM
Otro escrito para una posible fotografía. Lamentablemente últimamente no he publicado ninguna fotografía. Estoy falta de tiempo, o más bien de ánimos e inspiración. Por alguna razón últimamente todo sale por el lapiz y el papel.

De nuevo sola en un "puzzle" de ideas inconclusas
Sospechas, miedos, sobras de recuerdos alarmantes
Regresas,  con la mirada perdida y la mano en el bolsillo.
Y con tu llegada la  ilusión  se dispara desafiante
El "target" YO.
YO, y mi inocente deseo.

Ineludible es el germen de la curiosidad.
De la búsqueda con los ojos vendados.
Los pasos se sienten livianos,  se vuelven alados
Mientras que la  cabeza pierde el contacto con la razón.
Un motín formado por la guerrilla emotiva.

La luz de alarma, la sirena, se encienden
Dando su aviso de fuego en el sótano del  inconciente
Sospechas, miedos, sombras de recuerdos alarmantes
Luchan por hacerse paso y apagarlo.
Alguien ha entrado a destruir el archivo
La destrucción de la evidencia
El comienzo del olvido

Hoy regresas, definitivamente regresas.
Se han activado las sirenas de emergencia
Pero entras tranquilo, por la puerta ancha
Con la cabeza en alto,
Con el paso sosegado,
La mirada perdida,
Y la mano en el bolsillo,
Del blanco pantalón de lino.

  • Mood: Mortified
  • Listening to: Carmina Burana, As de Copas, Magenta (Bushido)
Bueno, últimamente tengo muchas cosas: trabajo, una monografía de mi hermana que tal parece me fue asignada a mi, mi investigación sobre el tango en el Buenos Aires de los años `20-`30 ( tengo que agradecer a Federico Balducci, por ser mi apoyo y cómplice en este proyecto), en fin muchas cosas. Sabes Federico, en mi búsqueda de ese pasado que no me pertenece, pero en el que me trato de adentrar, husmeando las paredes húmedas del pasado. Me han entrado unas ganas increíbles de ponerme una falda color gris debajo de la rodilla, unas medias gordas largas color piel, unos zapatos cerrados de tacón alto y recogerme el pelo con un sombrero pequeño color negro y salir… salir en barco al Buenos Aires que buscamos, ese del arrabal y del viejo tango. Borges dice: “ El tango hacia su volunta con nosotros y nos arriaba y nos perdía y nos ordenaba y nos volvía encontrar.”

Otra cita pero esta vez no se de quien: “El tango era la inspiración y la fatalidad. Su música no acompaña ni protege, incita y desenvuelve. El tango empuja, bordea los abismos.

Así que lo que me he dedicado es ha hacer proyectos simples. Son escritos que simplemente narran un instante o unas horas, no es un cuento, no es nada, solo un ejercicio narrativo. La intención es practicar las técnicas narrativas para mantener interesado al lector independientemente lo que diga es importante o no. Mejor dicho, no es lo que digo sino como lo digo. Aquí esta mi primer escrito.

*****************************************************
Balada para un Loco
Astor Piazzolla y Horacio Ferrer


Las tardecitas de Buenos Aires tiene ese "que sé yo", ¿viste?.
Salís de tu casa, por Arenales; lo de siempre, en la calle y en vos...
Cuando de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo...


****************************************************

-Tienes puesto el cinturón de seguridad?

      Me preguntó un tanto distraída mientras encendía el cinturón de
seguridad. Yo acababa de ponérmelo, pero aproveché su pregunta para
cerciorarme de que nuestros pasajeros traseros estuviesen bien amarrados a
su asiento.

      Los miré y sonreída les guiñé el ojo al notar de que los dos
angelitos estaban debidamente acomodados. Así que, convencida que todos
estábamos listos me relajé a la de vez de que buscaba con los ojos donde
estaban localizados los cds.

      Dos misiles procedentes de lados contrarios se dirigen en busca del
mismo "target". ¡Los Cds, la música, el gran botín de guerra! Dos cds
diferentes salieron disparados  tratando de llegar a la meta deseada. Pero
unas voces más potentes gritaron: "¡Lola!" Los dos cds que se preparaban
para luchar por el trono musical fueron sometidos a obediencia ante tal
petición.

      Mientras partíamos a favor de Luquillo comenzamos la travesía entre
inocentes voces alegres y que intentan seguir la canción sin conocerla a la
perfección y definitivamente en total ignorancia de su significado, lo que
presagiaba la algarabía de un divertido viaje a algo no tan divertido, o
mejor dicho NADA divertido.

      El lugar en donde mi amiga vive acompañada de sus dos hijos en una
apacible residencia terrera es un lugar de procedencia humilde, en lo
absoluto lujoso. Un lugar sencillo en donde puedes encontrar de todo, desde
el personaje más pintoresco parecido a una caricatura de esas que se dibujan
por "par de pesos" en los parques de atracciones y por las que los turistas
mueren, hasta el más común de los seres sin trascendencia.

      Hay que tener mucho cuidado al salir del barrio en carro, no se puede
ir a grandes velocidades puesto que el queso suizo que utilizan para
pavimentar la calle es el de peor calidad. Pero lo más curioso del asunto es
que la casa de Glenda es recinto de descanso, al menos así me siento cuando
paso algunos días allá, con su familia y amigos. Cuando entras en su
residencia sientes como  el tiempo corre de otra manera, ni para adelante,
ni para atrás, ni tampoco se queda  estático, es simplemente otra manera.
Allí, en ese recinto de muñecas de porcelana, es  inevitable relajarse y
reírse un poco.

       De todas maneras, ya íbamos en camino hacia Luquillo, mientras
sonaba "Lola" una y otra vez, mientras los chicos disfrutaban de un ritmo.
Poco a poco, entre cambio de música,  conversaciones, bromas, muecas, la
carretera despejada, algunos peajes el Camry verde pasó de ser automóvil, un
vehículo de transportación, a una especie de cápsula móvil, un pequeño
mundito dentro de otro más grande y mucho menos acogedor y mágico. Y de ese
modo continuamos en búsqueda de mi carro.

       El cd player tocó la música de Tiziano Ferro, el track numero dos:
"perverso". A mi amiga le encanta, a mi también y tal pareció que a los
chicos también pues bailaban moviendo sus brazos al comas de la música.
Surgió la broma..

-       Tiziano Ferro tiene la boca más sexy del planeta. Dije yo con voz
convencida, que más que expresar una opinión parecía un dato que compartía
para conocimiento de los demás. De ahí partió la guerra de la nada.
Estupidez a estupidez, de esas que se pelean cuando se bromea entre amigos,
y mientras la música cambiaba, "tardes negras", "del baño al aeropuerto".
Pero al llegar "no me lo puedo explicar" mi stamina bajo gradualmente hasta
quedar a  mínimos.  Si, lo admito  alguna vez te pienso pero no me tocas
más. "Solo que pensaba lo inútil que es desvariar y creer que estoy bien
cuando es invierno pero tu no me das tu amor constante no me abrazas y
repites que soy grande me
recuerdas que revivo en muchas cosas..."

Como las cosas pueden llegar muy dentro sin que uno se de cuenta. Glenda
sabe como las cosas me afectan y decidió cambiarla. Pero lamentablemente a
la hora del cambio su sucesora tampoco  no fue la más adecuada. "Aprendiz"
de Alejandro Sanz, menuda elección. "Nunca pensé que te vería remendando mis
heridas con jirones de tu piel".  Así que los ánimos fueron poco a poco
bajando. Los chicos se durmieron, y como a poco la contaminación, el bióxido
de carbono y lo peor de todo, los ánimos   fueron desintegrando aquello que
parecía impenetrable.

Pronto cada cual se ajusto a su ventana. Glenda a conducir aunque se que
realmente en su cabeza se había ajustado el piloto automático y su mente
divagaba por recuerdos y esperanzas casi marchitas por la espera y la
desilusión. Yo giré mi cabeza al lado contrario dando la espalda
casi a 120 grados de mi amiga, dedicándome a mirar por la ventana la paleta
de color de distintos tonos de verde  que rodea la autopista de Humacao.

Pensando en mil cosas a la vez, y por pensar en mil cosas a la vez realmente
no se piensa en ninguna completamente, pasó por mi memoria muchas escenas de
las conversaciones que tuve con Juan luego de que cada cual tuviera que
tomar su camino, uno por elección y el otro porque se cansó de esperar en la
intersección de sus vidas el regreso que nunca ocurrió.

Los chicos despertaron, como niños pequeños al fin las canciones románticas
les provocan una reacción nauseabunda, solicitaron a gritos que "lola"
volviese a sonar en la radio, y así fue. "yo voy por mi camino, tu tienes tu
destino, mi vi`a va pa`lante si estas o no conmigo..."   Nuevamente "lola",
"Lola", "LoLa", "lOlA" como si fuera
pajaritos de esos que aparecen en los muñequitos cuando le golpean la cabeza
a alguien. "No me llames Doloreeeeeesssss"

       A pesar de que las condiciones que primero se prestaron para una
atmósfera festiva, ahora no parecían tener ningun efecto al menos en los
pasajeros de al frente. Cada cual enserada en su pequeña cápsula de
pensamientos deformados.

       Miraba cada pedazo de paisaje que se me presentaba justo delante de
los ojos, el suelo pavimentado color negro, las valla de seguridad color
gris blanquecino, las franjas blancas que parecen competir con nosotros por
llegar a una meta imaginaria, se ven graciosas y libres según el movimiento
de 60 millas por hora de nuestro vehículo, todos estos detalles componen un
camino que interminable, sin comienzo ni final que nos acompañará hasta que
nosotros queramos. El Sol se ha dado cuenta de que solo le faltan algunas 4
horas laborables, y feliz de ponchar el fin de su jornada se dedica a
trabajar en los detalles dando distintas pinceladas de luces anaranjadas,
amarillas, cremas, azules, blancos y rojos creando la perfecta iluminación
para una sesión de fotos. Al menos, eso pensé cuando miraba las pocas casas
que se veían dibujadas en la distancia.

       De buenas a primeras siento que el viento que antes tenía las
puertas cerradas a nuestro mundo corre desembocado, el pelo que de por si no
lo tenía bien peinado comienza a comportarse voluntariosamente, golpeando
con su látigo de fuego mi piel. No le doy mucha importancia, saco la  mano
para poder sentir como él, con un juego feroz, empuja mi brazo hacia atrás
mientras descontrola la conducta de mi pelo y mi ropa, que de por si nunca
se ajusta a la perfección a mis deseos.

       Miré a Glenda y me pregunté a mi misma en que pensaba. Ella tenía
este único ristus meditativo que me provocaba mucha curiosidad. Supongo que
ella leyó mi interés en el rostro, comenzó a hablar de su tema favorito:
Gus. Gus, Gustavo, un hombre que no merece ni que escuche en los labios
húmedos y carnosos de mi amiga, quien inevitablemente lo pronuncia con voz
melancólica, una voz entre la alegría, la frustración y la tristeza, un tono
que solo se entiende cuando has escuchado esa historia patética de
seducción, engaño y amor marchitado. Lo pronuncia sintiendo cada letra como
si fuera la ultima vez que acaricia la vibración producida por el sonido que
nace en lo más profundo de su pecho, que viajó placidamente desde su memoria
hasta su diagrama y lo envía  como telegrama a sus labios.

       Yo es que la entiendo, pero a la vez  no la entiendo. Una mujer muy
guapa que ha sufrido la vil traición de saber que el amor de su vida se casa
con otra siendo aun su novio. No se  como  todavía tiene la capacidad de
pronunciar el nombre de su verdugo con la inocencia y el amor que los niños
guardan por sus padres sin importar si les hacen bien o mal.

       Me contó lo que pensaba, miles de ideas que en teoría suenan
hermosas que pero no tienes más destino que proveer un minuto de fantasía a
su vida.  Creo que por eso nos entendemos tan bien. Las dos somos dos niñas
que recogemos flores con los ojos cerrados en un rosal salvaje. Dos ilusas
que vivimos a base de sueños, y fantasías que solo caben en nuestro mundo
ideal.

       "... enamorá de to' el aire que tiene el paseo de aquí hasta tu
casa. Con lo bien que se esta tumbå en la terraza...". Suena el track numero
7 de un cd que solo esta destinado a que se escuche una canción. Perdí el
contacto con la realidad al escuchar esa frase. Por instinto pulsé el botón
para rebobinar la canción. Esta vez subí el volumen "enamorá de to' el aire
que tiene el paseo de aquí hasta tu casa." Perdí noción del tiempo, la
imagen de un recuerdo pedido despertó de su hibernación para desfilar con
gracia frente a mi. Maleta en mano, ropa de invierno en la otra trato de
tranquilizarme antes de comenzar un largo viaje de 8 horas que conduce a la
ciudad de mis sueños Madrid. El Madrid de mis amores y mis más frustrantes
sentimientos. El viaje desfiló por mi memoria sin perder detalle mucho más
rápido que las líneas divisorias en la brea. Los libros en la mano, la
comida asquerosa de los aviones, la copa de vino tinto que el motivo de mi
viaje una que me enseño a tomar y que en aquel momento lo usé para calmar
los nervios causados por la combinación del miedo a estar encerrada por
tantas horas y la ansiedad de bajarme en el aeropuerto de Barajas y llegar a
la casa que pertenece a la persona en que más confié, y que ahora  su
recuerdo me apuñala en el costado para que la herida jamás deje de manchar
el traje blanco de mis sentimientos e intenciones para él.

       Es viaje que atraviesa el océano hasta llegar a una de las ciudades
mágicas del mundo. Que tiene la capacidad de someterme al agradable sopor de
su ambiente, de su gente, de su música, de todo lo que compone la palabra
MADRID. Que no es un Madrid, sino muchos Madriles, cada cual con un encanto
individual que te obliga a desear jamás partir y que cuando partes siempre
suenas con bajarte en Atocha y escuchar la grabación del metro decir -
Próxima parada Recoletos. Y bajarte y caminar con calma, como si el tiempo
estuviera a tu merced, mirando todo, respirando ese aire contaminado por los
coches  que  en primavera parece muy agradable, hasta llegar al Museo
Arqueológico. Pasar el día allí o caminando con calma hasta llegar a Sol, un
camino muy largo pero que la magia de la ciudad te transporta sin molestia
alguna, solo hasta que llegas a algún lugar en donde sentarse, es allí que
te das cuenta que los pies te pelean por el abuso.   Quedarse  en Madrid
para siempre, como dice la canción de Sabina "yo me bajo en Atocha, yo me
quedo en Madrid". Todos estos sentimientos se proyectan solo por escuchar:
"enamorá de to' el aire que tiene el paseo de aquí hasta tu casa".

       Al darme cuenta de todas las cosas que pasaron por mi cabeza y de la
inevitable nostalgia que se avecinaba. Busqué cualquier tema de
conversación:

       -       ¿Crees que fue un accidente realmente la razón por la que
nunca llegó? Osea que no vaya a ser mentiras, parece ser una historia
demasiado montada.

       La observaba detenidamente rogándole con la mirada que me dijera que
si, que no me quitara la poca ilusión que me quedaba de que no me hubiese
dejado plantada. Detuvo el carro y me miró con ojos que me decían "otra vez
con lo mismo".

       Yo esperaba que me dijera lo que yo deseaba escuchar, por un
instante tuve miedo de que un balde de agua fría se abalanzara sobre mis
hombros cuando ella tardo en contestar.

       -       Tienes un revolú en esa cabezaaaaaaaa, dijo sin pena.
Primero, me hablas de Juan y luego me preguntas algo que no se de alguien
que no conozco. Vamos a ver, que se yo, puede ser que sea cierto. ¿por qué
no va a ser verdad?

       Me quedé mirándola con la misma expresión de nada que me da la una
pereza insólita, que me da cada vez que deseo algo que es imposible.

       -       Bueno. Mely dile al guardia que nos abra el portón de
entrada.

       No fue hasta ese instante que me di cuenta de que habíamos llegado.

       Con esfuerzo dice al "intercome" que me comunica con la caseta
blanca de techo verde en dónde el guardia de seguridad duerme el sueño de
los justos en lo que se gana su sueldo

-Residente de la 67. Penelope Borgia

Pertenece a una de mis galerias: Narraciones por narrar
  • Mood: Humiliated
  • Listening to: Tiziano Ferro, Astor Piazzola
  • Reading: El Cantor de tango, cuentos de Borges,
  • Watching: poco tiempo, monografia de cristy me toco